Intendente que autorizó la fiesta para 500 personas en Entre Ríos, arrepentido: “Fue una situación no deseada”

admin

31/03/2021

Luego de que una enfermera de Crespo, Entre Ríos, denunciara en sus redes sociales que se había realizado una fiesta sin ningún tipo de protocolos para 500 personas en su localidad, el intendente que permitió el evento, Darío Schneider, asumió la responsabilidad y afirmó que se trató de una “situación no deseada”. 

“Fue una situación no deseada y que nosotros lamentamos. Nos preocupó la imagen y lo que veíamos”, remarcó el jefe comunal en diálogo con Telefe Noticias, luego de que se viralizara una imagen en la que se ve una multitud de adultos mayores en la pista de baile de un salón cerrado, sin respetar el distanciamiento social y la utilización del barbijo.

Y continuó: “Es el primer evento de estas características que se hace en la ciudad después de prácticamente un año. Hubo cosas que no estuvieron bien y las reconocemos, hay responsabilidad compartida con el municipio porque podríamos haber evitado la situación si nos anticipábamos un poquito al tema, asumo la responsabilidad”.

Sin embargo, se defendió diciendo que en Crespo “viene con muy pocos casos” y que “durante todo 2020 tuvo muchas restricciones”. Además, remarcó que habilitaron el evento “porque las instituciones que los realizan se financian gracias a estos y necesitaban llevar adelante estas actividades”.

La fiesta, que se llevó a cabo el último fin de semana, quedó en el centro de la polémica luego de que Lorena Ferrari, una enfermera del lugar, expusiera la situación en su cuenta personal de Facebook. Denunció que “desde la fiesta solicitaron la ambulancia por una persona con dificultad respiratoria” y, al llegar, se topó “con esta multitud de personas, hacinadas bajo un techo sin ningún tipo de protección y/o cuidado”.

No se respetaron protocolos ni distanciamiento.
No se respetaron protocolos ni distanciamiento.

Sentí que se burlan de los que tuvimos que poner el cuerpo en el período más crítico, donde vimos personas morir, ojos desencajados por un poquito de oxígeno, angustia por la incertidumbre de que no sabían qué pasaría con sus familiares“, añadió.

Asimismo, la profesional de la salud que trabaja en el hospital San Francisco de Asís, remarcó que “no hay que tener miedo, pero sí cuidados, hay que tener empatía por el prójimo”, porque “nadie piensa en nadie y a nadie le importa nada, solo su propia satisfacción”.

“Qué me vienen a hablar después de fiestas clandestinas de los jóvenes que aún son más sensatos porque hacen sus fiestas al aire libre, de las clases virtuales, de las burbujas escolares, de los niños con barbijos todas las horas de clases, de cuando tenés que entrar a un local/negocio y hay un límite de 3-4 personas según las dimensiones del lugar y con barbijo… ¿Para qué se desesperan llamando/exigiendo por la vacuna? ¿Para qué?”, se lamentó.

El evento se realizó en un marco donde el Gobierno presidido por Alberto Fernández analiza reforzar los protocolos contra el coronavirus e imponer nuevas restricciones para prevenir una segunda ola de contagios, intensificada por la circulación comunitaria de la nueva cepa Manaos del virus.

DB

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir