José Luis Clerc: “En el tenis hay mucha envidia”

admin

21/07/2021

Fue uno de los grandes tenista de los años ’80. Hoy, José Luis Clerc, Batata, sigue ligado al deporte. Lleva 30 años comentando tenis en la ESPN. “Me gusta estudiar a los jugadores, hablar con sus entrenadores, dar un plus en cada transmisión”, explica.A su vez, el ex tenista dicta clínicas y enseña tenis es su escuela en Parque Roca. Aquí, responde las veinte preguntas de Viva.

1

-¿Por qué te dicen Batata?

-Porque de chico no tenía una gran movilidad. No era un atleta. Era medio rellenito. Me empezaron a decir así en el Club San Fernando. No podía llegar a un tiro corto en el tenis y, si llegaba, me tropezaba. Era torpe. Y el apodo quedó. Si comés mucha batata, terminás pesado. Y yo era pesado para ir hacia adelante.

2

-¿Por qué empezaste a jugar al tenis?

-​Mi viejo era el capataz del Club Laviron, en el Tigre. Los fines de semana me iba con él al club y así empecé a jugar. Tenía 5 o 6 años. Siempre alguien me peloteaba. Soy un agradecido de lo que hicieron los socios en ese momento. Me trataron como a uno más siendo el hijo de un trabajador del club. Vengo de una familia humilde. Mi vieja era costurera, hacía vestidos.

3

-¿Qué te preocupa de la Argentina?

-Sacando la pandemia, la inseguridad. Yo viví un episodio bravo hace un par de años. Entraron tres personas a mi casa, estaba con mi hija Sofía, la más chiquita, y una amiga de ella. Me pegaron mucho.

4

-Tuviste Covid -19 hace poco, ¿cómo lo viviste?

-Fue duro. Estuve 12 días aislado en el departamento donde hago las transmisiones para ESPN. No perdí el olfato ni tuve dolores musculares, pero la soledad fue lo más difícil. Bajé como 4 kilos. Era estar tirado en un sillón, con los ojos cerrados, sin fuerzas. Una angustia tremenda. Ya recuperado, caminaba una cuadra y me cansaba.

Me quedó en el tintero no haber ganado la Copa Davis ni Roland Garros.

José Luis Clerc

5

-¿Alguna vez pensaste en ser coach de un tenista profesional?

-Cuando me retiré, me vinieron a buscar algunos, entre ellos el papá de Gaby (Sabatini). Pero era volver a agarrar las valijas, dejar a mi familia y no quise. Yo ya tenía mi club en La Horqueta. Siempre me gustó la enseñanza, ser docente. Y lo que más disfruto es el trabajo de inclusión social que hacemos en la escuela. Vienen chicos con capacidades diferentes y hasta hay tenis para no videntes Eso es algo muy lindo, que llena el alma.

6

-¿Qué consejo le darías a Nadia Podoroska, la mejor tenista argentina?

-Para mí, Nadia tiene que mejorar el carácter, atacar más. Pero ha mejorado muchísimo. Tiene una derecha muy buena. Yo suelo estar en contacto con sus dos entrenadores.

7

-¿Alguna manía?

-Ser perfeccionista.

8

-¿Qué cuentas pendientes te quedaron a nivel deportivo?

-Dos, muy marcadas: una, no haber ganado la Copa Davis. Esa final que jugamos con Guillermo (Vilas) en Cincinnati y perdimos. Y ganar Roland Garros. Esas son las cosas que me quedaron en el tintero y seguirán allí hasta el día en que me muera.

José Luis Clerc, cuando era tenista profesional. Ganó 25 títulos.
José Luis Clerc, cuando era tenista profesional. Ganó 25 títulos.

9

-Naomi Osaka, la 2 del mundo, dejó de competir por problemas psicológicos, por no poder enfrentar a la prensa, ¿te pasó algo similar?

Recuerdo que yo no podía jugar bien los torneos de Grand Slam. Me distraía y no podía concentrarme por la cantidad de gente, porque había muchos jugadores… A raíz de eso empecé con el yoga, con los ejercicios de respiración y con las visualizaciones. Me hacían visualizar la cancha y a mi rival.

10

-Si pudieras cambiar algo de tu forma de ser, ¿qué sería?

-Ser menos sensible, porque todo me llega y me duele.

11

-¿Alguna cábala?

-Jugaba siempre con mis dos muñequeras argentinas. Y llegué a jugar seis meses con una raqueta quebrada, con un clavo en el grip.

12

-¿Pensaste en hacer política alguna vez?

Algún día me gustaría ser secretario de Deportes de la Nación o de la provincia. Porque yo sé lo que necesita el deportista, los chicos. Porque el deporte educa, enseña, socializa, corrige e incluye. Por supuesto, rodeado por gente buena y sana. En el tenis hay mucha envidia. Y mucha presión de algunos padres que quieren que sus hijos ganen y salvarse a costillas de ellos

Nunca sentí a Guillermo como un rival. Hay que decir la verdad: Guillermo fue 10 veces mejor que yo. Él, fue idolo. Batata, nada más que un tipo conocido. 

José Luis Clerc

13

-Te retiraste a los 27 años, ¿por qué tan joven?

-Porque empecé muy joven. A los 14 conocí a mi entrenador, que fue padre, amigo, psicólogo, coach: Pato Rodríguez. A los 17, ya era 12 del mundo. Mucha presión. Fui papá joven. A los 27 ya tenía dos hijos. Me costó retirarme, no fue de un día para el otro. Traté de hacer todo lo mejor. Además, estaba la famosa disputa Vilas-Clerc, Clerc-Vilas. Nunca sentí a Guillermo como un rival. Hay que decir la verdad: Guillermo fue diez veces mejor que yo. Él fue ídolo; Batata, nada más que un tipo conocido. Era muy difícil para la gente ver que otro le ganara a su ídolo. Fui un afortunado de vivir mi época profesional a su lado. Quiero mucho a Guillermo, lo amo. Él se portó muy bien con mi familia. Después de eso, todas las otras cosas se borraron.

14

-¿Cómo te definirías?

-Soy un tipo con carácter, con ansiedad. El tenis me educó, fue mi cable a tierra. Hoy, lo son las transmisiones de ESPN. Cuando no tengo ninguna, llamo y las pido. Me dicen: “Descansá, Batata”. Y no quiero. Soy adicto al trabajo.

15

-¿Un lugar en el mundo?

-París. Tengo algo con los franceses. Mi primer viaje a Europa, a los 16 años, fue a Francia. Tengo muchos amigos allá.

Clerc, junto a Guillermo Vilas, en la Copa Davis de 1980.
Clerc, junto a Guillermo Vilas, en la Copa Davis de 1980.

16

-¿Seguís jugando al tenis?

-No, tengo un problema en mi ojo izquierdo. Por estrés tuve un desprendimiento de retina. Y no veo muy bien de ese ojo. He mejorado, pero no lo suficiente. Doy muchas clínicas y enseño.

17

-¿Un defecto?

-Ser demasiado bueno y sensible.

18

-¿Comés batata?

-Por supuesto, me encanta.

19

-¿Un sueño?

-Que mi hija Sofía sea feliz. Tiene 10 años y es hipoacúsica, implantada. Tiene una madre extraordinaria, mi mujer, que es médica ademas, que la ha ayudado en sus avances. Y sueño que la sociedad no mire a estos chicos como diferentes. Esa es la lucha diaria. Ella va a un colegio integrador, pero más allá de eso, es bueno que el adulto le enseñe a su hijo que ese es un chico normal. A mis dos primeros hijos no los pude disfrutar. Al tercero, hasta ahí nomás. Y a Sofi la he aprovechado mucho más. La disfruto. Es una luchadora de la vida. Estoy feliz de que haya venido a nuestra vida porque nos la cambió muchísimo.

20

-¿Creés que hay un destino marcado?

-Sí, tenemos día y hora para irnos y sabemos a qué venimos. Creo que la vida te va poniendo obstáculos para ver si los saltás o los pasás por el costado. Yo he vivido muchas cosas bravas, pero uno viene a aprender. Y cuando estás listo, el de arriba te dice: “Lets go, man”.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir