La CGT criticó a Florencio Randazzo por decir que los gremios “eran parte del problema” de la Argentina

admin

14/05/2021

“La Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT) repudia las irresponsables declaraciones de un compañero que hace mucho tiempo perdió́ el rumbo”, marcó en un comunicado la CGT tras las declaraciones del ex ministro de Transporte, Florencio Randazzo quien afirmó que “la dirigencia sindical y las organizaciones sociales son parte del problema de la Argentina”.

Las declaraciones del ex funcionario del gobierno de Cristina Kirchner fueron en el marco de una convocatoria por Zoom con jóvenes dirigentes de la provincia de Córdoba en el que la consigna a tratar era “cómo salir del estancamiento”.

Desde la CGT calificaron las palabras de Randazzo de “irresponsabilidad intolerable” por “pretender debilitar más aún a las organizaciones sindicales y sociales” en un contexto en el que “se profundizan en nuestro país y en todo el continente, la injusticia social se expresa del modo más violento y la pobreza alcanza niveles históricos”.

“El desafío de poner a la Argentina de pie es para dirigentes comprometidos con los más necesitados y no para librepensadores de conferencias virtuales”, dispararon desde la dirigencia sindical haciendo referencia al marco en el que Randazzo emitió sus críticas al sector.

La dura respuesta de la CGT al ex ministro de Transporte, Florencio Randazzo.
La dura respuesta de la CGT al ex ministro de Transporte, Florencio Randazzo.

Por otro lado, el comunicado apuntó que “la reconstrucción del tejido social se hace con organizaciones sindicales y sociales más fuertes para defender los intereses de los trabajadores ocupados y desocupados”.

Se atribuyeron luego la responsabilidad en la construcción de la “clase media con movilidad social ascendente que fue ejemplo en América, dotando de derechos reales a todos los trabajadores”.

“Hemos soportado estoicamente los ataques de la dictadura y los embates del neoliberalismo, desplegamos durante toda la pandemia nuestras redes de solidaridad para garantizarle a los trabajadores en el peor momento; atención social, sanitaria y laboral”, sostuvieron desde la CGT.

Y apuntaron: “Las reformas laborales que pregona Randazzo sólo abonan la fortaleza de los sectores más radicales del pensamiento liberal. Abogar por menos derechos para los trabajadores es no haber comprendido nunca al Peronismo”.

La bronca de la CGT apunta a la queja de Randazzo por las frustradas gestiones para promover una reforma laboral y porque los fondos destinados a la asistencia social no evitaron que más del 42% de los argentinos se encuentre en situación de pobreza, problemática que además golpea al 57% de los menores de edad.

“¿Cómo puede ser que la Argentina no pueda discutir una ley laboral nueva, moderna?”, cuestionó el exfuncionario en el zoom con funcionarios de Schiaretti. Y hasta propuso una hoja de ruta para superar la resistencia de los gremios: “Bueno, quien tiene ya trabajo, consideramos que tienen derechos adquiridos, no discutamos esto, pero discutamos de acá para adelante, para el otro 51 que está afuera”.

“La mejor forma de darles dignidad es que consigamos trabajo. Sin embargo, esa discusión parece prohibida en la Argentina”, completó.

En tal sentido, llamó a “generar incentivos para que el empleador pueda regularizar a quien trabaja en la informalidad y que formalizar un trabajador no sea un problema”.

Tras las críticas de los sindicalistas de la Central Obrera, fuente cercanas a Randazzo señalaron a Clarín que Randazzo ratificó lo que dijo. “La dirigencia sindical, en su mayoría, es parte del problema”, reiteró al enterarse de las críticas de la CGT.

“Florencio dijo que se deben garantizar los derechos adquiridos de aquellos que hoy tienen trabajo. No planteó quitar derechos ni flexibilizar en ese sentido nada”, agregaron. “Dijo que hay que dar incentivos para crear nuevos empleos y hacer una reforma laboral moderna en ese sentido”.

Randazzo, que inició contactos con Lavagna, sectores del peronismo anti-K y ahora puso un pie en Córdoba por invitación de un ex diputado y actual funcionario del Schiaretti, coquetea con una nueva candidatura, esta vez a diputado nacional.

Y sus críticas, que ya generaron una reacción oficialista, en este caso de la CGT, apuntan a lo laboral. “Está convencido que el gran desafío de la Argentina es crear empleos en vez de multiplicar el asistencialismo con planes”, es uno de sus planteos de campaña, explicaron an su entorno.

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir