La “cocina” del mejoramiento genético en maíz: híbridos con germoplasma mundial adaptados a los campos argentinos

admin

26/03/2021

En la celebración de sus “bodas de cristal”, los 15 años de mejoramiento genético en Argentina, la alemana KWS apostó a una jornada a campo virtual, haciendo base en sus headquarters del breading en Chivilcoy, pero con la posibilidad que hoy da la virtualidad de “tocar” en distintas locaciones.

Así, la empresa de corazón alemán mostró su “alma” argentina. El respaldo internacional para traer germoplasma de diferentes lugares del mundo, adaptado a los requerimientos ambientales de los campos argentinos.

Esto se pudo ver esta semana el segundo Demostrativo Agronómico Regional (DAR).

Uno focos estuvo puesto en el potencial, la estabilidad y la sanidad con tres oradores.

Julio Cerono, Director de Mejoramiento de Maíz en KWS Argentina, durante la jornada.
Julio Cerono, Director de Mejoramiento de Maíz en KWS Argentina, durante la jornada.

Julio Cerono, Director de Mejoramiento de Maíz en KWS Argentina, destacó los beneficios de contar con múltiples programas de mejoramiento en todo el mundo. “Así, por ejemplo, tenemos germoplasma tropical que viene de los programas de Brasil y contienen una diversidad en resistencia de enfermedades foliares, de espiga y de caña”, dijo.

Una vez que se recibe el germoplasma de las líneas elite se hace una evaluación de los múltiples ambientes que hay en el país para establecer y tener identificado los atributos de esas líneas. “La obtención de las líneas adaptadas de ese germoplasma nos demora unos 4-5 años, luego de eso empezamos a hacer las cruzas para obtener los híbridos y esa evaluación de los híbridos nos lleva otros 3-4 años”, relató Cerono.

El breeder explicó qué buscan en las dos líneas de mejoramiento que llevan adelante, una para grano y otra para híbridos sileros. “Dentro del programa de mejoramiento de maíz para silo estamos buscando materiales con muy buena resistencia a enfermedades foliares porque el silo tiene que tener buena sanidad de hoja y vaina ya que cualquier enfermedad provoca una caída en la digestibilidad”, contó.

Y prosiguió: “Dentro de sea línea buscamos gran producción de biomasa, sin descuidar la producción de grano con lo que llamamos Stay Green , esto es, líneas que se mantengan verdes mas tiempo”.

Alejandro Genin, breeder de maíz de KWS Argentina.
Alejandro Genin, breeder de maíz de KWS Argentina.

En grano, en tanto, se buscan materiales se sequen rápido con la planta verde. Ahí lo que importan son atributos agronómicos como caña, resistencia al vuelco, potencial de rendimiento, estabilidad y sanidad.

Desde el norte, el breeder de maíz de KWS Argentina, Alejandro Genin, también ponderó las bondades de poder acceder a genética de todo el mundo, haciendo una adaptación con el mejoramiento local.

“Tener disponibles líneas americanas o europeas es muy importante para encontrar ciertas resistencias, por ejemplo, las líneas con germoplasma tropical que nos van a conferir resistencias a enfermedades de hoja, que es el driver principal”, contó Genin.

Desde el laboratorio, el gerente de Introgresión de Genes de KWS Argentina, Alfredo Zeballos, contó que “es un proceso meticuloso, con mucho detalle y trazabilidad”. “Acá podemos sembrar tres veces al año, por lo que logramos tres generaciones por año y en dos años y medio ya tenemos una línea convertida que es entregada al resto del equipo para que siga el camino hasta llevarla a comercial”, repasó Zeballos.

Alfredo Zeballos, gerente de Introgresión de Genes de KWS Argentina.
Alfredo Zeballos, gerente de Introgresión de Genes de KWS Argentina.

“Los eventos biotecnológicos son los protectores del rendimiento y la genética que se obtiene después de muchos años de mejoramiento”, expuso. Vale recordar que desde 2016, que KWS firmó un acuerdo con Syngenta, están introduciendo el gen Víptera 3.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir