La defensa de la médica detenida por practicar un aborto: “Todo está escrito en la historia clínica”

admin

05/09/2021

Miranda Ruiz, quien fue detenida por practicar un aborto en el Hospital Juan Domingo Perón de Tartagal, en la provincia de Salta, afirmó este sábado que “son falsas” las acusaciones en su contra, acerca de una supuesta falta de consentimiento de parte de la paciente para llevar a cabo el procedimiento. En ese sentido, señaló que intentaban “persuadirlas por haber cumplido con la ley”.

La médica, de 33 años, participó del procedimiento de interrupción legal de un embarazo (ILE) de 22 semanas a una joven de 21 años, quien había requerido la práctica para proteger su “salud integral”. La denuncia la realizó un tío de la joven, que vive en la localidad de Salvador Mazza. El hombre sostuvo que su sobrina se había arrepentido y que, aun así, le habían realizado la intervención.

“Sin prueba alguna, se empezó a instalar una acusación falsa, mediática, que no tiene nada que ver con mi actuación como profesional con mis pacientes. Solamente tenían la intención de persuadirme a mí y a la paciente, luego de castigarnos, por haber cumplido con la ley”, explicó la profesional en declaraciones a El Tribuno.

Además, aseguró: “Todo está escrito perfectamente en la historia clínica. Jamás me imaginé que me iban a abrir una causa penal. Yo lo vivía como un circo mediático y hasta me reía de las ridiculeces que decían; pobre paciente. Eso fue hasta que un fiscal pidió mi detención”.

La médica recibió el apoyo de varias organizaciones. Foto Juano Tesone
La médica recibió el apoyo de varias organizaciones. Foto Juano Tesone

El viernes por la mañana, distintas organizaciones civiles organizaciones civiles se movilizaron hasta el Ministerio Público Fiscal de Salta y realizaron un “pañuelazo” verde a las 12 en el Hospital Público Materno Infantil de esa provincia para exigir, entre otras cuestiones, “la urgente liberación” de Ruiz.

Las acciones de repudio se replicaron también en la Ciudad de Buenos Aires, frente a la casa de Salta. La médica fue liberada ese mismo día, en horas de la tarde, por decisión del juez que interviene en la causa.

Una detención “desopilante”

Ruiz, quien vive en Tartagal y trabaja allí “desde hace dos años y tres meses, con un cargo de residente que es de 4 años”, repasó en la entrevista que concedió a aquel medio salteño cómo se produjo su detención. Comentó que no fue violenta, pero sí “desopilante”.

“Vinieron de manera muy amable, me trataron muy bien. Pero fue desopilante. Obviamente, el policía cumple una orden. Me trataron muy bien tanto la Policía como dentro de Fiscalía. Hasta noté angustia de todos los que me estaban deteniendo. Noté en ellos la tristeza por lo que estaban haciendo”, recordó.

Distintos movimientos presionaron para su liberación. Foto Juano Tesone
Distintos movimientos presionaron para su liberación. Foto Juano Tesone

En ese sentido, añadió: “Es un error de procedimiento, de mínima. No puede ser que detengan a alguien así. Me dijeron que no hay precedentes en la Justicia de Tartagal. A mí nunca me llegó ninguna notificación, no tenía ni siquiera abogado. Recién el jueves consigo a un abogado cuando el MPF publica porque ahí entiendo que me pueden detener”.

“Sucede que soy la única médica no objetora. De ahí se puede leer algún tipo de intención de disciplinamiento a todos los médicos y médicas que practicamos interrupciones voluntarias y legales de embarazos”, deslizó la médica.

“Práctica sujeta a la ley”

El gerente general del Hospital Juan Domingo Perón de Tartagal, Santiago Payo, afirmó que “en este caso, la práctica de la ILE estaba sujeta a ley”. En paralelo, reveló que “estaba en peligro la salud integral de la mujer” y que por ese motivo se efectuó la interrupción del embarazo.

También señaló que “la paciente nunca refirió no querer que se haga el evento”, como trascendió en medios de comunicación locales, y alertó que la detención se produjo “en función de lo mediático” únicamente.

“Esto es un claro ejemplo de lawfare. Se instala una causa falsa en los medios de comunicación y se coerciona de esa manera al poder jurídico de turno a detenerme de manera repentina, con la denuncia de un familiar y no de una paciente. No se entiende a nivel jurídico. ¿Por qué presa primero y no se investiga antes?”, se preguntó Ruiz en otra parte de la entrevista con El Tribuno.

Si un embarazo es producto de una violación, o si la vida o la salud de la persona gestante corren peligro, la ILE garantiza el derecho al aborto, independientemente de la edad gestacional. La interrupción voluntaria del embarazo (IVE), en tanto, habilita a solicitar la práctica hasta la semana 14 de gestación. Ambas prácticas están enmarcadas en la Ley Nº 27.610, que entró en vigencia en todo el territorio nacional el 24 de Enero de este año.

Yo estoy tranquila y segura. Si no me liberaban iba a haber una movilización grande, porque es angustiante que metan presa a una médica por cumplir con la ley. Soy una mujer que se compromete con el trabajo, que trato de resolver los problemas de la gente, que ha resuelto bastantes problemas de salud de la gente en un lugar como Tartagal en donde es muy difícil ejercer la medicina”, completó Ruiz.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir