La definición por penales: Rossi se convirtió en héroe y salvó el papelón de Cardona

admin

16/05/2021

Cuentan aquellos que fueron protagonistas de las definiciones por penales, que la distancia recorrida desde el círculo central hasta el área es un camino cargado de adrenalina. En cada paso, el arco puede parecer mucho más grande que su medida original (7,32 x 2,44 metros) y el guardameta, tomar proporciones guliverianas como en esas alucinaciones donde los objetos se ven más grandes de lo normal. Entonces, todo depende de la templanza a la hora de rematar. También, de la intuición para atajar, por más que la big data aporte precisiones sobre cada ejecutante.

En ese sentido, Agustín Rossi se convirtió en héroe (Mascherano dixit) y Edwin Cardona pasó de querer que se lo tragara el césped de la Bombonera a respirar aliviado por las tapadas del número uno xeneize. El colombiano pateó desde los doce pasos como si estuviera jugando un picado en las playas de Cartagena. Fue una irresponsabilidad. Y casi termina corporizando al pibe Alan Leonardo Díaz a las tapas de los diarios, como el muchachito de la película.

Boca ganó el sorteo y eligió disparar primero. En definitiva, ese tiro inicial quita presión. Y lo ejecutó Carlos Tevez, el capitán, el referente. Remató arriba, a la izquierda de Díaz que voló hacia ese palo, pero no alcanzó.

Inadmisible. El penal que pateó Cardona, pinchando la pelota, fue detenido por Alan Díaz. (AFP)
Inadmisible. El penal que pateó Cardona, pinchando la pelota, fue detenido por Alan Díaz. (AFP)

Llegó el turno de Gonzalo Montiel, un especialista, el designado por Marcelo Gallardo en los noventa minutos. Rossi adivinó la dirección, pero el lateral pateó a la ratonera.

Siguió Villa, quien remató como indican los manuales:fuerte, arriba y al medio. La pelota pegó en el travesaño y penetró en el arco de Díaz.

La felicidad de Buffarini. Remató el último penal, el del triunfo de Boca. (REUTER)
La felicidad de Buffarini. Remató el último penal, el del triunfo de Boca. (REUTER)

Y el primer zurdo de la tanda entró en la escena:Fabrizio Angileri. Remató a la izquierda de Rossi, casi a media altura, y el arquero tapó con grandes reflejos.

Cardona, en este contexto, tenía la posibilidad de estirar la ventaja. Sin embargo, intentó picarla. Fue tan mala su decisión que el chico de 21 años tuvo tiempo para reincorporarse y detener el disparo.

Julián Alvarez lo empató con un tiro a la derecha de Rossi, que volcó su cuerpo hacia la izquierda.

Carlos Izquierdoz también eligió sacudir fuerte y alto.

Y se produjo otro quiebre en la definición. Leonardo Ponzio tomó demasiada carrera -algo poco aconsejable por los expertos- y remató abajo a la derecha, sin fuerza, permitiendo la reacción de Rossi.

“¡La va a cruzar!”, gritó Gallardo cuando Julio Buffarini enfrentó a Díaz para el último remate. No obstante, el cordobés abrió el pie, el pibe se quedó estático y Boca celebró. Sin euforia, tal vez consciente de la coyuntura. Pero feliz por la mochila que se sacó de encima. No es para menos.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir