La guerra entre vecinos que terminó con una enorme muralla de caca

admin

30/04/2021

Una propiedad con más de 100 años de historia, un terreno dedicado a la explotación ganadera y una disputa entre quienes serían sus propietarios que terminó de la peor manera para el resto de los vecinos. Una montaña de caca extendida a lo largo de 76 metros y que, en pleno verano, levanta un olor nauseabundo. 

La historia detrás de esta guerra que afectó a todo un barrio comenzó hace un año, en el municipio de Lodi, Michigan (Estados Unidos). Fue en ese momento en que los problemas por la propiedad centenaria construida por el señor Lambarth, abuelo de uno de sus actuales herederos, se materializaron.

De aquel gran terreno en el que se desarrolló una histórica granja, ahora debía establecerse una división debido a la falta de acuerdo de las partes. La tensión fue en aumento ya que no había una definición sobre la línea de propiedad que dejara contentos a los nuevos dueños.

Los vecinos protestan por el mal olor. Foto: Captura TV, FOX2.
Los vecinos protestan por el mal olor. Foto: Captura TV, FOX2.

El conflicto finalmente se resolvió, aunque evidentemente este hombre no quedó conforme con lo que se definió. De esta manera, quien seguramente sea el vecino más odiado por los habitantes de la zona, construyó una enorme, gigantesca pared de estiércol para dividir los dos terrenos.

Las grandes víctimas fueron el resto de los residentes, que no participaron de la pelea por la propiedad pero sí deben tolerar el olor que predomina en la zona. “Normalmente el hombre extendía el estiércol por todo el campo, pero ahora decidió hacer una cerca”, dijo Wayne Lambarth, dueño de la otra parte de la propiedad.

"Normalmente el hombre extendía el estiércol por todo el campo, pero ahora decidió hacer una cerca". Foto: Captura TV, FOX2.
“Normalmente el hombre extendía el estiércol por todo el campo, pero ahora decidió hacer una cerca”. Foto: Captura TV, FOX2.

Es un nuevo intento del hombre por ganar la batalla y por cierto un modo muy creativo de ejercer presión sobre su rival: el estiércol, cerca de la casa es definitivamente difícil de tolerar. “Es sólo un montón de mierda allí”, dijo Jaidyn Schwarzel, una mujer que vive frente al muro oloroso.

Es que Lambarth tiene la vivienda alquilada a unos inquilinos que son los que actualmente viven en la casa y se ven obligados a lidiar con olor de la pared de excremento de vaca todos los días.

La residencia tiene 100 años de historia. Foto: Captura TV, FOX2.
La residencia tiene 100 años de historia. Foto: Captura TV, FOX2.

“Es como si no pudieras dejar la ventana abierta. Todo el piso de arriba olerá así”, dijo Coyne Gatto. Gatto vive con Schwarzel en la casa y ambos se han quejado del olor a caca que deben tolerar constantemente.

"Es como si no pudieras dejar la ventana abierta. Todo el piso de arriba olerá así". Foto: Captura TV, FOX2.
“Es como si no pudieras dejar la ventana abierta. Todo el piso de arriba olerá así”. Foto: Captura TV, FOX2.

¿No se puede hacer nada?

En el informe sobre el caso, emitido por el canal Fox2, el periodista llegó a contactar al creador del muro de caca. Cuando le preguntó por la pared de estiércol, el vecino se hizo el desentendido: “No es un muro de caca. Es una cerca de compost”.

También se le consultó por la cuestión de los otros residentes de la cuadra, que deben respirar el aire nauseabundo. A lo que respondió algo inaudible sobre que no le gustaba el precio de la leche antes de volver a trabajar en su granja.

"No es un muro de caca. Es una cerca de compost", se defendió el hombre. Foto: Captura TV, FOX2.
“No es un muro de caca. Es una cerca de compost”, se defendió el hombre. Foto: Captura TV, FOX2.

Es que el hombre sabía que no hay nadie que pueda detenerlo. Según se informó, si bien la caca es una molestia desagradable, los funcionarios locales dijeron que no se puede hacer nada al respecto porque está dentro de la propiedad del hombre.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta