La histórica visita de Neil Armstrong, del Apolo 11, a la Unión Soviética en plena Guerra Fría

admin

22/07/2021

Neil Armstrong, una figura de laNASA, comandante de la nave Apolo 11 y primer hombre que pisó la Luna, visitó, en plena Guerra Fría, la Unión Soviética para allanar el camino de la exploración del espacio.

Desde la década del cincuenta la Unión Soviética y Estados Unidos competían por la carrera espacial. 1957 se concretó una gran derrota para los estadounidenses cuando los soviético no enviaron uno, sino dos, naves al espacio.

Fueron los célebres Sputnik I y posteriormente el Sputnik II.

Neil Armstrong (izquierda), Michael Collins and Buzz Aldrin el 24 de julio de 1969. Foto/Reuters
Neil Armstrong (izquierda), Michael Collins and Buzz Aldrin el 24 de julio de 1969. Foto/Reuters

Cómo se creó la NASA según Neil Armstrong

Ese lanzamiento del Sputnik ruso, según Armstrong, convenció al Congreso de Estados Unidos para que organizara una agencia espacial independiente con apoyo federal.

Así surgió la NASA, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio, que fue creada en 1958.

A pesar de los grandes esfuerzos de Estados Unidos por alcanzar a la Unión Soviética desde los primeros días de la exploración espacial, Armstrong contó, en charla en el Instituto Smithsoniano de Washington, que se sintió siempre superado.

!Los rusos iban por delante en la mayoría de los aspectos, y los estadounidenses se sentían avergonzados”, recordó en esa conversación Armstrong.

Sin embargo, a partir del desarrollo del programa Apolo Estados Unidos empezó a alcanzar a Moscú.

Armstrong recordó un momento dramático, en pleno vuelo de la misión Apolo, en 1969, cuando le comunicaron que la nave espacial soviética Luna 15 estaba orbitando la Luna.

“No llevaba tripulación humana a bordo”, según recordó el astronauta estadounidense “pero su misión encubierta era aterrizar en la superficie de la Luna, obtener algunas muestras de suelo, lanzarlas a la Tierra y declarar una victoria soviética”.

Pero el Luna 15 soviético fracasó y acabó estrellándose el 21 de julio de 1969, sólo un día después de que Neil Armstrong y Buzz Aldrin dieran sus primeros pasos en la superficie lunar.

Neil Armstrong en la Unión Soviética. El 24 de mayo de 1970 aterrizó en Leningrado. Foto/NASA
Neil Armstrong en la Unión Soviética. El 24 de mayo de 1970 aterrizó en Leningrado. Foto/NASA

La visita de Neil Armstrong a la Unión Soviética en 1970

El 24 de mayo de 1970, 25 meses después de la muerte del cosmonauta Yuri Gagarin y diez meses después del vuelo lunar del Apollo, Neil Armstrong visitó la Unión Soviética.

A pesar del tenso momento de la Guerra Fría, Armstrong, recibió una tumultuosa bienvenida durante su llegada al aeropuerto Pulkovo de Leningrado.

Así, entre el 24 de mayo y el 5 de junio de 1970, el astronauta estadounidense estuvo en tierra soviética a petición de la Academia de Ciencias de la URSS.

Aunque el objetivo principal de su visita era dar una charla en una conferencia en Leningrado, actual San Petersburgo, Armstrong también fue a Novosibirsk, en Siberia occidental, y a Moscú.

La visita de Armstrong supuso un paso más en el intento de una buena relación entre las dos superpotencias espaciales, que finalmente desembocó en el (ASTP), la misión de acoplamiento conjunto del Proyecto de Prueba Apolo-Soyuz en julio de 1975.

Así fue como Armstrong, procedente de Varsovia, cuando Polonia pertenecía al bloque comunista, aterrizó en el aeropuerto de Pulkovo se convirtió en el segundo astronauta estadounidense en territorio soviético, luego Frank Borman, a principios de julio de 1969.

Neil Armstrong en la 13ª conferencia anual del Comité Internacional de Investigación Espacial. Foto/NASA
Neil Armstrong en la 13ª conferencia anual del Comité Internacional de Investigación Espacial. Foto/NASA

Los cosmonautas soviéticos Konstantin Feoktistov y Georgi Beregovoi le dieron la bienvenida en el aeropuerto y actuaron como anfitriones de Armstrong durante su viaje.

Feoktistov y Beregovoi, a su vez, habían visitado los Estados Unidos en octubre de 1969, incluyendo el Centro de Naves Espaciales Tripuladas, ahora llamado Centro Espacial Johnson en Houston, pero no conocieron a Neil Armstrong ya que estaba en la gira de buena voluntad alrededor del mundo.

​Qué hizo Neil Armstrong en Leningrado en 1970

El astronauta estadounidense pasó cinco días en Leningrado, visitando la 13ª conferencia anual del (COSPAR) del Comité Internacional de Investigación Espacial.

El Administrador Adjunto de la NASA, George Low, también asistió a la conferencia del COSPAR y mantuvo conversaciones por separado con sus colegas soviéticos sobre la futura colaboración en el espacio, los primeros pasos en el camino que finalmente condujo a la ASTP.

En Leningrado Armstrong brindó su conferencia “Exploración de la superficie lunar”, el 25 de mayo, ante un público interesado de más de 1.200 delegados de 30 países.

Tres días más tarde, habló sobre el registro fílmico de las históricas misiones Apolo 11 y 12. El Palacio de Tauride, un edificio del siglo XVIII y antigua sede del parlamento soviético, sirvió de escenario para la reunión del Comité Internacional de Investigación Espacial.

Imagen del Palacio de Tauride donde Armstrong brindó una de sus conferencias. Foto/EFE
Imagen del Palacio de Tauride donde Armstrong brindó una de sus conferencias. Foto/EFE

El viaje de Neil Armstrong a Siberia el 29 de mayo de 1970

Ese día Neil y sus anfitriones volaron a la ciudad siberiana de Novosibirsk, sede de la ahora cerrada ciudad científica rusa Akademgorodok.

Mikhail Lavrentyev, de la rama siberiana de la Academia de Ciencias de la URSS, lo recibió en el aeropuerto y, junto con el alcalde de Novosibirsk, Ivan Sevastyanov, fueron sus anfitriones.

Además de los científicos, Armstrong también se reunió con los estudiantes del Club de Jóvenes Técnicos de Akademgorodok, quienes le dieron un lugar en el Libro de Huéspedes Distinguidos.

Además los anfitriones lo llevaron a dar una vuelta por la ciudad y, para el recreo, lo invitaron a Armstrong, a Beregovoi, a Feoktistov y a varios científicos a bordo del barco Fakel para hacer un crucero a una isla del cercano embalse de Ob.

La visita de Neil Armstrong a Moscú

El 1° de junio, el astronauta visitó el famoso Centro de Entrenamiento de Cosmonautas Gagarin, en la Ciudad de las Estrellas, en las afueras de Moscú.

Valentina Tereshkova, la primera mujer cosmonauta en el espacio, fue la anfitriona de Neil durante su visita.

Allí Armstrong conoció a otros cosmonautas que le mostraron los simuladores de vuelo de la Soyuz y las diferentes instalaciones de entrenamiento. Recibió algunos regalos, entre ellos, una maqueta de las naves Soyuz 4 y 5 acopladas entre sí.

También el astronauta se reunió con las viudas de Yuri Gagarin, que falleció en un accidente aéreo en 1968, y del cosmonauta Vladimir Komarov, que había muerto durante el desastre de la Soyuz 1 en 1967.

En una conferencia de prensa posterior, el estadounidense dijo a los periodistas que se había sentido “muy emocionado” por el encuentro con las viudas de los dos cosmonautas.

Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin Aldrin en julio de 1969. Foto/Reuter
Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin Aldrin en julio de 1969. Foto/Reuter

La memoria del pueblo soviético de Neil Armstrong

En la Unión Soviética el pueblo sabía muy su frase más famosa emitida cuando, al ser el primer ser humano en tocar la superficie lunar, declaró: “Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad“.

Incluso, antes de abandonar la Luna, Armstrong dejó allí una mochila con medallas conmemorativas de los cosmonautas rusos Vladimir Komarov y Yuri Gagarin.

El cosmonauta Komarov, que comandaba la cápsula rusa Soyuz 1 con la que la Unión Soviética había querido llegar a la Luna en primer lugar, con Yuri Gagarin como refuerzo, murió en 1967 por una falla en su paracaídas.

Años después, Vladimir Popovkin, jefe de la agencia espacial rusa, dijo que sus colegas reconocían a Neil Armstrong “como un piloto de nave espacial ejemplar. Modesto en sus formas, y siempre correcto en su trato con la gente, con un simpático sentido del humor cuando eso era apropiado”.

Según Popovkin, para los integrantes de la agencia espacial soviética, Armstrong era, ante todo, alguien “exigente y duro consigo mismo. Para nosotros, seguirá siendo por siempre el modelo de realización de los sueños del hombre común”.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir