La increíble historia de Henry May, el fundador de Huracanes por todo el mundo

admin

05/05/2021

Sobre la calle Luna Quemera, rumbo a la Avenida Caseros, hay un inmenso y muy colorido mural que retrata todo el recorrido de Henry May, un increíble fanático de Huracán que camina los rincones del mundo fundando homónimos del Globo de Newbery. Su búsqueda es más amplia: emplear al fútbol como herramienta de inclusión y de educación.

“La idea es generar un fenómeno global. Y que el fútbol, a través de los distintos Huracanes, sirva para la contención de los más desprotegidos”, le contaba May en Clarín en su visita a Buenos Aires en 2013. Ya entonces Junto a la Fundación Craig Bellamy ya se había instalado en Sierra Leona, en India y en Colombia. También trabaja con otras ONGs vinculadas a la educación (como Teach First o Enseña por Argentina) y a lo social. En Londres, este hincha del Fulham ya había formado su propio equipo con amigos para competir en las Ligas amateurs. Claro, vestidos con el Globo al lado del corazón. También fue el creador de la Huracán Foundation en nombre de nuclear a todos esos Huracanes y todo el proyecto en general.

Viviana Cialdella, titular de la ONG Corazón Quemero, trabajó junto a él en varios emprendimientos solidarios. Y cuenta: “Lo que más sobresale de él es su humildad, su mensaje de paz, su búsqueda generosa y su visión global. Es un gusto y un orgullo que sea de los nuestros”. El periodista Brian Pécora, quien ocasionalmente lo hospeda en su casa cuando Henry visita Buenos Aires, cuenta un detalle que sorprende: aunque ya se acostumbró a las cámaras de televisión, cada vez que un hincha le pide sacarse una foto él se pone colorado. Se inhibe pero acepta invariablemente. No puede creer tanto cariño dando vueltas. Por eso, a cada hincha que le pide un autógrafo él le regala una postal del Huracán FC Sierra Leona. Sí, Huracán en pleno Africa.

Henry May, en Sierra Leona. Con la camiseta de Huracán, claro.
Henry May, en Sierra Leona. Con la camiseta de Huracán, claro.

La FIFA ya le prestó atención a su idea. En video exhibido hace un tiempo, en un informe presentado a través de su canal oficial, elogiaron su proyecto. Allí aparece May jugando al fútbol con su equipo, en las categorías menores de la Football Association. También contando esa idea que nació bajo la lluvia y producto de la casualidad. Llegó a Buenos Aires como turista, leyó el anuncio en el diario de aquel clásico de 2008 y fue. Llovió como si se tratara de una maldición, pero fue todo lo contrario: se trató de la bendición de un nacimiento. El partido se suspendió por el temporal mientras Huracán ganaba 1-0. En la continuidad el equipo perdió 4-1. Pero nada cambió: Henry ya estaba en marcha.

El idilio recién empezaba. También vio a Boca, a Racing, a Independiente, a River. “Con Huracán me pasó algo distinto a todo. Era mi equipo. Mi amor argentino”, explica siempre que lo consultan este agradable inglés que ahora -por amor y convicción está instalado en Colombia. Justo ayer -4 de mayo- fue su cumpleaños. Recibió mensajes quemeros de todos lados. 

La publicación del Daily Dail, del Reino Unido, sobre el Huracán FC London  da cuenta de la dimensión global que alcanza esta idea nacida también por los encantadores influjos del Huracán de Angel Cappa, ya en 20009. 

Ya lo tenía claro en aquella visita de 2013 en la que además se hizo socio en la Sede de la Avenida Caseros. Y luego recibió una plaqueta a modo de homenaje en el Palacio Ducó. Estaba feliz. En los dos años siguientes, quizá como Henry como talismán: volvió a Primera, ganó la Copa Argentina de 2014 (su primer título tras 41 años) y la Supercopa Argentina frente al River de Gallardo, la Estrella Trece.

En esa oportunidad, May proyectaba ante la consulta de Clarín: “A corto plazo: queremos trasladar toda la pasión y amor que nos dan los hinchas de Huracan. Ellos nos mostraron que el fútbol tiene un poder único que supera toda diferencia (Inglaterra y Argentina, por ejemplo) y puede unir gente y trasladar felicidad. Crear diferentes Huracanes en el mundo todo con un enlace fuerte a Teach for All. Entendemos que la calidad de educación en el mundo es un gran reto, algo muy importante”. Eso viene sucediendo desde entonces.

El largo plazo es un sueño que crece: “Huracán puede ser el club que es conocido por el mundo por su red de diferentes equipos, en una fundación sostenible, con ese enlace con Teach for All y otras organizaciones. Para mostrar a todos el poder del fútbol y la importancia de educación. No sólo en el mensaje sino también en el hecho“. Es el mismo Henry que cuando Huracán jugó la final de la Copa Sudamericana de 2016 frente a Independiente Santa Fe, en Bogotá, armó una fiesta que todavía se recuerda en Colombia.

May es docente y estudió en la Universidad de Nottingham. También es un hábil contador de chistes al estilo Benny Hill. Y hasta se anima con otro argentino de la vereda de enfrente, el Papa Francisco: “Debe ser para estar más cerca de Dios y así tener el perdón divino por ser Cuervo. O tal vez el Papa se enteró de que van a inaugurar un supermercado en el Vaticano”. En definitiva, un quemero de ley.

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta