La maquinita del Banco Central: el Tesoro ya necesitó $ 460.000 millones extra para financiar el gasto

admin

21/07/2021

Para las cuentas públicas el segundo semestre comenzó apretado. En lo que va del mes, el Banco Central le transfirió al Tesoro Nacional $130.000 millones, en concepto de giro de utilidades. Así desde que comenzó el año y aunque la apuesta era por la moderación sobre todo en los primeros meses, el Central ya asistió al Tesoro con $ 460.000 millones, lo que representa el 1,1% del PBI.

El objetivo inicial para este año era poder financiar el déficit fiscal con recursos propios, sin necesitar de la ayuda de la emisión monetaria. El equipo económico lo había logrado en parte, pero desde la segunda mitad de junio tuvo que apelar más seguido a la autoridad monetaria para hacer frente a sus necesidades.

Si bien se ve una aceleración en estas ayudas, para los analistas todavía se mantienen en niveles esperables dentro del contexto de lo proyectado para este año.

Este lunes, el organismo que preside Miguel Pesce informó que le giró unos $ 50.000 millones el pasado 15 de julio, que se sumaron a los $ 80.000 que ya habían sido transferidos al inicio del mes. Así, en las dos primeras semanas de julio, el Tesoro ya demandó más del 44% que en todo el mes pasado y casi cuatro veces de lo que había necesitado en mayo.

Mientras los adelantos transitorios tienen un tope anual, que no pueden superar el 10% de la base monetaria o el 12% de la recaudación de los últimos doce meses anteriores, las transferencias de utilidades, que son básicamente ganancias contables producto de la devaluación, que incrementa el valor de las reservas internacionales medidas en pesos, tienen el tope de lo conseguido en el ejercicio del año pasado, cuando alcanzaron los $ 522.558 millones.

Esta aceleración en la necesidad de asistencia va de la mano con una baja de los ingresos extraordinarios que se consiguieron en los primeros meses del año a raíz de la entrada de dólares del campo y del Impuesto a la Riqueza, algo que no volverá a repetirse en esta segunda mitad. Esto se suma a meses en los que estacionalmente las necesidades financieras del Tesoro se agudizan.

“Detrás de esta dinámica monetaria se encuentra la fiscal. Se proyectaba que la dinámica fiscal del segundo semestre fuera bien distinta a la que se dio en el primero. Por un lado, un contexto de ingresos más débiles y desde el lado del gasto, se esperaba un mayor dinamismo en las prestaciones sociales, indexadas a la fórmula de movilidad, teniendo en cuenta la mayor nominalidad del primer semestre”, explicó Martín Vauthier, de Anker Latinoamérica.

El economista destacó que hasta diciembre, el Tesoro enfrentará mayores gastos relacionados, por un lado, con el ajuste de jubilaciones y prestaciones sociales y por otro con la reactivación de la obra pública, que ya se comenzó a registrar en junio.

“Más allá de que esto es algo que se repite todos los años, es probable que en los meses preelectorales, y con el objetivo de poner plata en el bolsillo de la gente, tengamos un impulso fiscal y la contracara desde el punto de vista monetario sea una mayor emisión del Central para financiarlo“, dijo.

Por su parte, Martín Polo, de Cohen, señaló: “En el segundo semestre se va a acelerar el gasto. El déficit de la primera parte del año fue de 0,5% cuando la proyección total para todo 2021 es de 3,5% del PBI. Es decir que todavía restan 3 puntos del PBI para gastar y serán financiados en parte por el BCRA“.

Polo explicó que el financiamiento neto en el mercado de capitales debería ser mayor para evitar que la emisión se dispare, aunque estos niveles de asistencia aún están en el escenario base.

“Si bien Guzman apunta a refinanciar en el mercado la deuda en pesos, por ahora no logra sorprender con buenos resultados fiscales, para hacer que el mercado pueda acompañar este financiamiento, quitándole presión al Central“, dijo.

Según un informe de la consultora Equilibra, la expectativa es que “el programa financiero en pesos se volverá sumamente exigente en el segundo semestre”, cuando el Tesoro deberá cubrir un déficit primario de $ 1,3 billones, y los vencimientos estimados sean de $ 2,3 billones.

“Con un desempeño similar al del primer semestre en términos de financiamiento neto (no así en ratios de rollover dada la mayor carga financiera), el Central deberá asistir al Tesoro en unos $ 900.000 millones. El acumulado del año cerraría con asistencia del BCRA al Tesoro por 2,9 puntos del PBI”, anticiparon en la consultora. 

NE

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir