La novedad que mira hacia atrás

admin

11/06/2021

En una canción de Luis Alberto Spinetta, más precisamente en el título (“Cuando el arte ataque”) y en su estribillo (“Quién resistirá, cuando el arte ataque”), se detiene Martín Kohan al comienzo de su nuevo libro de ensayos, La vanguardia permanente. Un gesto mínimo y preliminar que anuncia, ya desde el principio, la lógica de una operación de lectura dispuesta a detenerse y a expandirse y así configurar una exhaustiva interrogación crítica acerca de las vanguardias.

Las características más importantes de su irrupción a comienzos del siglo XX, los intentos posteriores de reactivación y clausura, las paradojas que su trayectoria arrastra desde entonces, las particularidades del vanguardismo en la literatura nacional y, sobre todo, el sentido que puede llegar a conquistar en la actualidad. No es otro su horizonte de reflexión, no es otra la razón por la cual se propone evocar a las vanguardias: su persistencia como pregunta y posibilidad en la narrativa argentina del presente.

Kohan se ocupará de revisar el origen de la noción de vanguardia. FOTO JUAN MANUEL FOGLIA.
Kohan se ocupará de revisar el origen de la noción de vanguardia. FOTO JUAN MANUEL FOGLIA.

En primer lugar, Kohan se ocupará de revisar, sin desestimar una serie extensiva de enfoques teóricos, el origen de la noción de vanguardia, las distintas significaciones que ese término promueve. La radicalidad que supone la búsqueda de lo nuevo, el tenor de la ruptura respecto a lo establecido. Una cuestión decisiva que el autor va a remarcar en distintos pasajes: en el tipo de vínculo que la vanguardia establece con la tradición es posible entrever los alcances y los límites de su experimentación y, no menos importante, su secreta oportunidad de resurgimiento.

Uno de los primeros ensayos, cuyo título remite también a una canción del rock argentino (“Cerca de la revolución”), examinará la relación entre vanguardia y revolución, a partir de una circunstancia histórica excepcional, en la que una vanguardia estética –el futurismo ruso– y una vanguardia política –el leninismo– coinciden –aunque finalmente se desentiendan, aunque terminen por desencontrarse– en un mismo momento y en un mismo lugar: la Revolución Bolchevique de 1917.

Sin embargo, la parte más sustancial de La vanguardia permanente estará consagrada al desarrollo de una indagación profunda sobre el lugar de la vanguardias en la literatura argentina. Como punto de partida, Kohan intentará vislumbrar las razones que hicieron posible en el país la paradójica emergencia de una vanguardia moderada, la que ejercieron, durante la década del veinte, los integrantes de la revista Martín Fierro. A su vez, la posición de Borges y de su obra frente a las vanguardias históricas y las discusiones sobre vanguardismo –o presunto vanguardismo– de Cortázar, a propósito de las repercusiones por la publicación de Rayuela.

El ensayo “Varias vanguardias” –el más extenso, el mejor de todos–, se detendrá con especial énfasis en la reformulación de la noción de vanguardia que realizaron, cada uno a su modo, Héctor Libertella y Ricardo Piglia. El tenaz dislocamiento del orden cronológico que produce la literatura libertelliana como marca de un cambio de perspectiva: la novedad vuelta hacia atrás, hacia el pasado, hacia las ruinas de la tradición.

Una inédita conceptualización que dialoga con el dispositivo puesto a funcionar por Piglia, a partir de su propuesta de tres vanguardias (Saer, Puig, Walsh) como efecto de una lectura en retrospectiva: “Detectar vanguardias que no se declararon tales o no fueron percibidas como tales. Y de ese modo “vanguardizar”, como en la operación de Macedonio, ciertas zonas de la literatura argentina”.

En La vanguardia permanente, Kohan no perderá de vista el conservadurismo dominante que subyace a la actitud resignada –y no exenta de cinismo– de disolver el debate en torno a las vanguardias. Su escritura destaca, insiste, enfatiza con vehemencia. Persigue, en definitiva, el modo más conveniente de narrar la íntima idea que recorre el conjunto del libro: la disputa, en el presente, por definir qué es lo nuevo en la literatura argentina. La manifestación plena, sin atenuantes, de una discusión todavía pendiente.

La vanguardia permanente, Martín Kohan. 232 págs.

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir