La suba de los casos y la caída en el termómetro terminó cerrando la grieta entre Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta

admin

20/05/2021

Con el riesgo a la vista de que la meseta alta de contagios que se había consolidado en la Ciudad de Buenos Aires en las últimas semanas se transforme en el piso de un crecimiento sostenido con la llegada de los primeros fríos, Horacio Rodríguez Larreta decidió tocar esta vez el botón de emergencia y acompañar el cierre de escuelas que ordenó el gobierno nacional en la Ciudad de Buenos Aires.

Ese gesto abrió otra puerta: el restablecimiento del diálogo político del jefe de Gobierno porteño con el Presidente de la Nación. Este jueves por la mañana, Rodríguez Larreta y Alberto Fernández volvieron a hablar largamente luego de meses con la conversación entrecortada.

En esos minutos, Fernández, según aseguran en la Casa Rosada, le adelantó a Rodríguez Larreta que estaba pensando en hacer un cierre estricto de la actividad y la circulación hasta el 30 de mayo y le pidió que por esos días mantuviera las escuelas cerradas en todos los niveles educativos en la Ciudad.

El pedido presidencial no resonó extraño para el dirigente del PRO, porque ya desde el inicio de la semana estaba trabajando junto a sus funcionarios para sacar alumnos de las clases presenciales. En principio, imaginaban un esquema con los niveles inicial y primario con clases presenciales, el primer y segundo año del secundario con parte de las clases presenciales y partes virtuales y con los tres últimos años del ciclo con modalidad virtual. Los niveles terciario y universitario seguirían con las reuniones virtuales. Ese plan había comenzado a tambalear con la seguidilla de malas cifras de contagiados en la Ciudad.

Esta vez, la concordia entre Fernández y Rodríguez Larreta corrió de la escena a Axel Kicillof, que en los anuncios de hace cinco y tres semanas había salido a defender las decisiones presidenciales como si hubiera sido el impulsor. Los otros dirigentes que se referencian con Cristina Kirchner también aparecieron desdibujados esta vez, acaso demasiado ocupados en castigar al Gobierno en uno de sus costados más flacos: el fracaso en la baja de la inflación.

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir