Larreta vs Macri por el liderazgo: “parricidio” en el PRO?

admin

05/06/2021

Los forcejeos por las candidaturas en la oposición revelan una pelea de fondo por el liderazgo: Rodríguez Larreta contra Mauricio Macri. Ese es el match estelar que está comenzando en un espacio que no ha vivido estas tensiones pero que de ahora en más deberá acostumbrarse a convivir con ellas. El jefe de Gobierno porteño está lanzado a conquistar la candidatura presidencial en 2023 y hasta en el oficialismo se admite que Larreta estará al tope de la boleta al elegirlo como el enemigo a derrotar. Muchas de las acciones del gobierno de Fernández ayudaron a instalar a su adversario.

La ambición de Larreta encuentra resistencias en el sector más duro del PRO que tiene como referencia al ex presidente. El problema con el cual se enfrentan es que Macri ha perdido sus capacidades de árbitro y de discrecionalidad, atributos imprescindibles de un jefe político, traje que nunca se puso porque el ingeniero desafió convencido esa categoría, sabiéndose sapo de otro pozo. Al serle discutido el poder de disciplina, Macri y quienes lo siguen deberán negociar las listas de candidaturas en la Ciudad, provincia de Buenos Aires y Córdoba, sus principales distritos con poder de fuego electoral, o ir a internas contra la corriente que sostiene a Rodríguez Larreta. Así, Bullrich debería enfrentarse a María Eugenia Vidal, que se convertirá en candidata porteña; Jorge Macri deberá toparse con Santilli en territorio bonaerense; Santos y Baldassi contra Juez y Loredo, en la tierra que maneja Schiaretti.

Por el estilo moderado y su propia constitución psicológica, a Larreta le es difícil imponerse ante Macri que siempre ha respetado su capacidad de trabajo pero no sus condiciones políticas. Esa distinción ha estado clara en la opción que hizo Macri de Marcos Peña como su principal y más influyente consejero, cuando estaba en la Jefatura de Gobierno y luego en la Casa Rosada, con los resultados que quedaron a la vista.

Pero no le queda otro camino que dirimir en una interna mucho más que nombres en las listas. Lo que está en juego, aseguran, son distintas estrategias políticas. Por las circunstancias, Macri vuelve a representar uno de los bordes duros de la grieta y sus fieles lo interpretan: Patricia Bullrich es el epítome de esa concepción pero no es la única. Y la táctica de diferenciación y crecimiento es el choque frontal con Cristina Kirchner, quien ha hecho de la antinomia amigo-enemigo la palanca de su liderazgo.

Larreta piensa que esa fórmula puede, inclusive, ser exitosa para llegar al poder pero no sirve para gobernar un país en crisis crónica: el espejo con el kirchnerismo más duro tendrá el mismo y pésimo resultado de siempre. El desafío para el jefe de Gobierno es administrar y destrabar las tensiones actuales sin perder poder en el camino. Este “parricidio” político quiere ser presentado como el de Kirchner a Duhalde, pero las circunstancias son distintas: Kirchner ya estaba en el poder.

La pregunta central es qué hará Macri. Se supone que el ex Presidente no aspirará a ningún cargo legislativo pero no ha dicho nada sobre si quiere tener revancha de su indisimulable fracaso en su gestión presidencial, que abrió el camino para el retorno de Cristina al poder. Porque Larreta ha dicho lo que quiere pero también se está anotando Vidal -su principal aliada interna- para el premio mayor, aunque es prematuro aventurar qué pasará.

Hay que esperar ver cómo se reacomodan otros referentes de ambas veredas en el futuro. Los movimientos de Schiaretti, Perotti, Camau y Randazzo insinúan la recreación de una tercera línea, que aglutine al peronismo disconforme y desilusionado con Alberto Fernández.

A este escenario en progreso, se agrega otra versión electrizante y fantasiosa que cruza a varios espacios y partidos, que incluye los nombres de Sergio Massa y del radical Gerardo Morales, combinación que para muchos es política-ficción.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir