Lo que James aprendió en la guerra

admin

05/06/2021

Mientras se eyectaba de su Douglas A-4 Skyhawk, destruido por el fuego enemigo, James Stockdale ignoraba que lo peor estaba por llegar.

Miembro prominente de la Marina de los Estados Unidos, en plena guerra cayó prisionero de las fuerzas de Vietnam del Norte. Pasaría siete años y medio recluido en la prisión de Hóa Lo (“Hanoi Hilton”, su irónica denominación).

Torturado sistemáticamente, sin recibir atención médica por la grave lesión que sufrió en su pierna al ser capturado, Stockdale jamás se dio por vencido. Fue uno de los impulsores de la resistencia entre los detenidos y creó un código de conducta que regulaba comportamientos y comunicaciones secretas.

Muchos años después de su liberación, el 12 de febrero de 1973, el escritor y consultor James C. Collins mantuvo una larga charla con Stockdale acerca de su duro cautiverio y las estrategias para soportarlo y sobreponerse.

Cuando le preguntó quiénes, de sus compañeros de prisión, no habían logrado superarlo, su respuesta fue: “Los optimistas”.

Frente a la perplejidad de su interlocutor, lo explicó así: “Ellos decían ‘Nos van a liberar para Navidad’. Y la Navidad llegaba y seguían adentro. Entonces después era ‘Nos sueltan para Pascua’. Y en Pascua tampoco había novedades. La esperanza se trasladaba al Día de Acción de Gracias. Pero ese día tampoco traía la liberación. Y ahí empezaban otra vez la ronda y aseguraban que sería en la próxima Navidad. Y al final se morían con el corazón roto. Esa fue una lección muy importante: no hay que confundir la fe en que uno finalmente prevalecerá -noción que jamás se debe perder- con la negación de los hechos de la realidad que uno enfrenta, por más brutales que sean esos hechos”.

A esa conclusión Collins la llamó “La paradoja de Stockdale”. Así en la guerra como en la paz.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir