Los reyes le llevaron el Premio Cervantes a la casa y días después murió el poeta español Francisco Brines

admin

21/05/2021

El poeta Francisco Brines murió el jueves, a los 89 años, días después de recibir de manos de los reyes de España el premio Cervantes, el más importante de las letras en castellano, indicaron fuentes oficiales.

Estaba trabajando en un nuevo libro, que había titulado Cuando muere la muerte y de cuya temática -decía en broma- no quería hablar.

“Siento muchísimo la muerte de Paco Brines. Hace muy pocos días lo visitamos en su casa de Oliva para llevarle el Cervantes. Nos recibió con una enorme simpatía, con ternura y nos habló con la lucidez del hombre sabio y bueno”, escribió el ministro de Cultura de España, José Manuel Rodríguez Uribes.

Alegría. El poeta Brines celebra en su casa eel Premio Cervantes, en 2020. Foto Europa Press
Alegría. El poeta Brines celebra en su casa eel Premio Cervantes, en 2020. Foto Europa Press

“Nos ha dejado Francisco Brines, último premio Cervantes, figura fundamental de la poesía, maestro absoluto”, añadió su vez el Instituto Cervantes.

Brines, aquejado de una salud muy frágil, pasó los últimos años de su vida en su casa de Oliva, un pueblo de la región de Valencia, rodeado de naranjos.

Allí, en un acto muy sobrio, recibió el 12 de mayo de mano de los reyes de España, Felipe y Letizia, el premio Cervantes, que le había sido concedido en noviembre.

En ese momento, Brines contó que lo primero que le vino a la cabeza tras conocer el premio fue su madre, porque “las madres son quienes suelen cobijar las extravagancias de los hijos”, y el agradecimiento de que “acertara en el asentimiento” hacia lo que él hacía, “que era poesía”.

Brines tomó así el relevo de otro poeta, el catalán recientemente fallecido Joan Margarit. A causa de la pandemia, él también tuvo que recibir el premio en un acto en ‘petit comité’, en Barcelona, y no en Alcalá de Henares, ciudad natal de Miguel de Cervantes, donde tradicionalmente se entrega el galardón en un acto solemne.

Junto con poetas como José Ángel Valente, Jaime Gil de Biedma o Ángel González, Brines formó parte de la llamada Generación del 50, un grupo de autores que en el ecuador de la dictadura franquista desarrollaron una obra entre lo intimista y lo social.

El último argentino en ganar este premio fue el poeta Juan Gelman en 2007. Antes que él, lo obtuvieron Adolfo Bioy Casares (1990), Ernesto Sabato (1984) y Jorge Luis Borges (1979).

Un poema de Francisco Brines

Aquel verano de mi juventud

Y qué es lo que quedó de aquel viejo verano

en las costas de Grecia?

¿Qué resta en mí del único verano de mi vida?

Si pudiera elegir de todo lo vivido

algún lugar, y el tiempo que lo ata,

su milagrosa compañía me arrastra allí,

en donde ser feliz era la natural razón de estar con vida.

Perdura la experiencia, como un cuarto cerrado de la infancia;

no queda ya el recuerdo de días sucesivos

en esta sucesión mediocre de los años.

Hoy vivo esta carencia,

y apuro del engaño algún rescate

que me permita aún mirar el mundo

con amor necesario; y así saberme digno del sueño de la vida.

De cuanto fue ventura, de aquel sitio de dicha,

saqueo avaramente

siempre una misma imagen:

sus cabellos movidos por el aire, y la mirada fija dentro del mar.

Tan sólo ese momento indiferente.

Sellada en él, la vida.

AFP y Redacción Clarín

PK

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir