Luna nueva en Aries de abril 2021: el portal hacia lo nuevo

admin

10/04/2021

La primera Luna nueva del año astrologico tendrá lugar el 12 de abril a las 2:32 hs TU. Se dará en el grado 22 de Aries y se trata de un doble comienzo. La fase de Luna nueva propone una energía de inicios, y Aries nos trae el número 1, la explosión del Big Bang, los nuevos comienzos. 

Este novilunio posee una gran potencia para sembrar propósitos, para crear una huerta propia de sueños y darle fuerza a la raíz y a la semilla. Como el uno de bastos en el Tarot, nos trae la información de esas cosas que están a punto de suceder pero que aún no se manifestaron. Será bueno moverse intuitivamente, tomando el carnero ariano por las astas y accionando para abrir puntas por aquí y por allá (aunque no tengamos ninguna certeza de los resultados).

La fase de la Luna oscura es un tanto introspectiva. Si estamos en conexión con este vaivén lunar, puede que nos sintamos con fuerzas suficientes como para explorar los mundos interiores, analizar sueños, revisar comportamientos, estar a solas con un libro o con un cuaderno, tener una charla íntima, realizar un ritual de conexión con nuestro maestro o guía interior.

También podemos usar la noche como espacio predilecto para lanzar deseos al Universo, con una pluma, una vela encendida, una sahumadora o cualquier otro instrumento que nos hable de una conexión con el todo y su manifestación.

También podemos usar la noche como espacio predilecto para lanzar deseos al Universo, con una pluma, una vela encendida, una sahumadora o cualquier otro instrumeto que nos hable de una conexión con el todo y su manifestación. Foto ilustración: Shutterstock.
También podemos usar la noche como espacio predilecto para lanzar deseos al Universo, con una pluma, una vela encendida, una sahumadora o cualquier otro instrumeto que nos hable de una conexión con el todo y su manifestación. Foto ilustración: Shutterstock.

Correr detrás de la zanahoria

Tenemos un cielo de fuego bastante arrasador. Puede que estemos cómodos en el sillón, pero suena el teléfono y nos proponen nuevas aventuras: rescatar a un amigo en dificultades, integrar una sociedad laboral, armar un grupo de estudio. Elegimos el propio camino. Como guerreros siempre dispuestos, aceptamos el llamado del destino para lanzanos en una búsqueda desde el movimiento mismo, desde un primer paso que traspasa el espejo o comienza una carrera para luchar con el dragón (sombra interior).

El fuego puede ser gran maestro para esto. Como decía la anciana sabia abuela Margarita: “le rezamos al abuelo fuego, para recordar que somos hijos del sol y que el fuego en esta madre Tierra es una representación del espíritu”.

La clave de estos días estará en mezclar estas decisiones un poco arrebatadas y este coraje extraordinario con los afectos y las compañías amorosas. También en acelerar el espacio tiempo mediante un acto espontáneo. Porque la conjunción entre el Sol y la Luna (Luna nueva), se da muy cerca de Venus (el planeta del amor) y de Mercurio (el planeta de la comunicación). Todos ellos en Aries.

La fase de la Luna oscura es un tanto introspectiva. Foto ilustración: Shutterstock.
La fase de la Luna oscura es un tanto introspectiva. Foto ilustración: Shutterstock.

Guardián del fuego

Desde el 22 de marzo y hasta el 14 de abril Venus está en Aries, proponiendo nuevas etapas amorosas, incluso en parejas ya formadas. Si hemos estado canalizando la energía en peleas con socios o compañeros de vida, tal vez sea porque debemos redireccionar toda esa carga hacia “borrón y cuenta nueva”, que nos permita armar nuevos contratos o emprender nuevos caminos.

Hay cierta energía competitiva, de peleas y disputas, como chispas de fuego vibrando en el aire y en todo tipo de relaciones. El planeta de los grandes cambios y las transformaciones, Plutón, cuadra a Venus en Aries en el grado 26, y transforma y depura desde los cimientos las relaciones. Lo tóxico se deja ver para poder barrer el terreno y limpiar modos y formas que no se corresponden con quienes somos ahora. 

Puede que aparezcan socios o parejas que nos acompañen en nuevos proyectos, compañeros de ruta que nos carguen las baterías agotadas con su sola presencia, y nos impulsen a resolver viejas heridas (Quirón cerca de Mercurio) y asuntos pasados.

Las uniones serán vitales y con variados intercambios de información, porque Mercurio en Aries es impulsivo pero creativo en las ideas que persigue.

Hay cierta energía competitiva, de peleas y disputas, como chispas de fuego vibrando en el aire y en todo tipo de relaciones. Foto ilustración: Shutterstock.
Hay cierta energía competitiva, de peleas y disputas, como chispas de fuego vibrando en el aire y en todo tipo de relaciones. Foto ilustración: Shutterstock.

Los slogans del futuro

Un “gran sextil” que tiene como punto central al Sol-Luna, y hace aspecto con Marte en Géminis y Júpiter en Acuario favorece la actividad mental, las relaciones y el movimiento. Este aspecto alimenta los vínculos con los demás, suaviza las asperezas y une a las personas a través de ideas y visiones comunes de la vida.

Podemos tener durante estos días charlas que iluminan zonas confusas, diálogos que abren perspectivas y encuentros alegres con amigos que sanan los corazones. Lo que viaje por el aire y por las redes sociales en forma de información nos abrirá nuevos mundos.

Peligro de dispersión

Una cuadratura de Neptuno en Piscis a Marte en Géminis suma a todo esto una vibración que mezcla la acción racional y lógica con la mente intuitiva, los pálpitos mayores y la compasión.

¿Sentimos que hay una guía o maestro interno que comanda nuestras decisiones vitales? O tal vez estamos perdidos entre varias opciones, consultando oráculos y azares, pidiendo opiniones que nos saquen de la incertidumbre y pateando las cosas cuando no salen bien.

¿Sentimos que hay una guía o maestro interno que comanda nuestras decisiones vitales? Foto ilustración: Shutterstock.
¿Sentimos que hay una guía o maestro interno que comanda nuestras decisiones vitales? Foto ilustración: Shutterstock.

Aries tiene en nuestro hemisferio Sur esa fuerza del otoño que se despoja de lo superficial, de la alegría de las flores y el verde fulgurante, para crear otra estabilidad más interior. Como dice el I Ching en su hexagrama 58 (Lo sereno) “la verdadera alegría es la que permanece firme en lo interior, manteniéndose tierna hacia afuera”. 

Por la astróloga y periodista Clara Gualano. IG: @astroyrituales.

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta