Marcelo Gallardo desempolvó una vieja receta que le sirvió para ganar su primera Libertadores con River

admin

22/07/2021

Marcelo Gallardo desempolvó una vieja receta para que River vuelva a relucir la chapa copera de los últimos años y sea el único equipo argentino en los cuartos de final de la Copa Libertadores. Ante Argentinos, el Muñeco cambió el esquema, puso a Bruno Zuculini para armar un doble cinco con Enzo Pérez y su formación fue más sólida. Esta modificación rememoró aquella dupla que armaron Matías Kranevitter y Leonardo Ponzio en la Copa de 2015 cuando los de Núñez eliminaron a Boca y luego fueron campeones.

El ingreso de Zuculini al equipo fue un nuevo as en la manga de Gallardo, de la que no paran de salir cartas, sobre todo cuando está ante una situación límite como lo era la previa del cruce con Argentinos. Es que si bien estaban igualados, el gol de visitante no dejaba de ser una ventaja para el conjunto de Gabriel Milito y River tenía que hacer al menos un gol para aspirar a llegar a los cuartos de final.

Cuando tenía decidido irse, Gallardo convenció a Zuculini para que se quedara. Tenía un lugar para él.
Foto: EFE/EPA/Marcelo Endelli / POOL
Cuando tenía decidido irse, Gallardo convenció a Zuculini para que se quedara. Tenía un lugar para él.
Foto: EFE/EPA/Marcelo Endelli / POOL

Y en el fútbol -se sabe- muchas veces, para golpear arriba, hay que ordenarse más atrás. Eso fue lo que hizo Gallardo. Dejó de lado por un rato su predilecto 4-3-3 de los últimos tiempos y apeló a un 4-4-2 para sumar un volante más al mediocampo, una variante que se evidenciaba que era necesaria para River en estos momentos para que vuelva a ser un equipo confiable y seguro.

Así lo fue en La Paternal. Porque la presencia de Zuculini liberó a Enzo Pérez y lo hizo jugar más tranquilo y protegido. Y también le dio seguridad a la zaga central. Paulo Díaz y David Martínez no quedaron expuestos como en otros partidos. Al fin y al cabo, si bien todas las luces enfocaron merecidamente a Braian Romero por sus dos goles, el partido fue del doble cinco de River, fundamentalmente de Pérez, quien se destacó notablemente: tuvo 10 recuperaciones, 45 pases exitosos, 30 de ellos en campo contrario (en esos tres rubros quedó primero) y una efectividad del 87 por ciento de sus pases. Además, ganó 4 de 5 duelos en balones largos y 6 de 11 en el suelo.

Con Zuculini busqué rigor, temperamento y que Enzo Pérez tuviera la ayuda que necesitaba. Enzo tuvo la posibilidad de soltarse como lo hizo por momentos y Bruno lo acompañó bien. Y también pudimos soltar a Carrascal y a De La Cruz. Zuculini nos dio equilibrio, fue fundamental su aporte“, comentó Gallardo en la conferencia de prensa posterior a la victoria sobre Argentinos.

El antecedente a este doble cinco entre Pérez y Zuculini, que tal vez no es de lo más habitual en el ciclo Gallardo nos remite a la Copa Libertadores 2015, donde sí hubo un tándem parecido: en aquella ocasión, el Muñeco sacó del elenco titular a Leonardo Pisculichi y juntó a Ponzio con Kranevitter para la serie de octavos de final contra Boca.

Ponzio y Kranevitter disputan el balón contra Daniel Osvaldo en el Boca-River del gas pimienta. Foto: Archivo Clarín.
Ponzio y Kranevitter disputan el balón contra Daniel Osvaldo en el Boca-River del gas pimienta. Foto: Archivo Clarín.

En aquel entonces, River había perdido la magia del semestre anterior, en el que había sido campeón de la Copa Sudamericana, con un Pisculichi magistral que jugaba como enganche en un 4-3-1-2. Gallardo vio que se necesitaba un cambio y armó un equipo más granítico, sostenido en el medio por la dupla Kranevitter-Ponzio. En ese caso, era el santafesino quien se soltaba más para presionar en campo contrario.

¿Habrá llegado este doble cinco entre Pérez y Zuculini para quedarse? ¿O será para ir a jugar de visitante en la Copa? “Ningún partido es igual al otro. Y cuando no tenés margen de error, lo importante es poder estar presente. Y una vez más lo estuvimos”, manifestó el Muñeco, sin dar pistas sobre si de ahora en más seguirá con este nuevo esquema. Lo que sí está claro es que River -como tantas otras veces- parece haber hecho “un click”, tal como lo admitió el propio Gallardo y ese “click” puede ser fundamental para un semestre cargado de desafíos.

Mirá también

Mirá también

    

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir