Mariana Fabbiani: el ego, Florencia Peña y la vuelta a las mañanas de El Trece

admin

10/04/2021

Hace veinte años, mucho antes de que las Mañanas informales de Jorge Guinzburg o el AM de Verónica Lozano y Leo Montero demostraran que la segunda mañana podía ser una franja rendidora para la televisión de aire, Mariana Fabbiani bailaba y cantaba entre niños y muñecos motivando a las amas de casa a rebelarse.

“Debutamos un 7 de enero de 2002, estaba el país explotado. Me acuerdo de llegar al canal y ver la 9 de Julio quemada, literalmente. Fue mi primer programa conduciendo sola“, recuerda sobre Mariana de casa, el ciclo que sería el inicio de una seguidilla furiosa: la otrora modelo lleva dos décadas ininterrumpidas metida en un estudio de televisión.

“Es como que nunca me voy. Es un loop“, dice a poco más de dos meses del final de Mamushka, y a días de estrenar Lo de Mariana (El Trece, lunes a viernes, de 11.30 a 13), que se vislumbra como el típico magazine matutino, un combo de entrevistas, actualidad y cocina, donde estará acompañada por el chef Christophe Krywonis y los periodistas Federico Seeber y Martina Soto Pose.

Este jueves 8, Mariana Fabbiani ensayó cómo será la dinámica del programa que tendrá música, cocina y todos los condimentos del magazine. Foto Fernando de la Orden.
Este jueves 8, Mariana Fabbiani ensayó cómo será la dinámica del programa que tendrá música, cocina y todos los condimentos del magazine. Foto Fernando de la Orden.

Una vida en los estudios

Casi una vida al aire, vale repasar el prontuario de Fabbiani (ocho temporadas de El resumen de los medios, otras siete de El diario de Mariana) para entender por qué consideró como una vacación hacer Mamushka, el programa que, aunque supuso un respiro del vivo, también le generó algún disgusto por reiterados cambios de horario.

Pero parece que la nieta de Mariano Mores hizo borrón y cuenta nueva. Y este lunes 12 de abril vuelve a las mañanas de El Trece para rememorar aquel mojón matutino que le permitió convertirse en una de las figuras fijas de la tevé actual.

Mariana de casa me dio muchas satisfacciones. Me permitió jugar un montón. Fue una sorpresa enorme de verdad. Y abrió también un camino, porque a esa hora no pasaba nada en la tele. Tengo ganas de revivir ese clima de la mañana, veinte años después, con la experiencia encima”.

-¿Que dirías que sobrevive de esa Fabbiani?

-En esencia, cambié muy poco. Sigo teniendo las mismas ganas de jugar, de divertirme, ese espíritu lúdico que tuvo mucho Mariana de casa. Amo lo que hago y sé que soy una privilegiada de poder trabajar de lo que me gusta.

-¿Y qué cambió?

-Estoy más grande, más madura. Tengo la experiencia encima, lo cual te hace estar más tranquila, más aplomada, confiar más en el oficio. Y también que mi vida hoy pasa no solamente por mi trabajo, sino por mi familia, mis hijos, y todo lo que pude construir a nivel personal. Eso sí, sigo sin aprender a cocinar (risas).

El nuevo programa

-Contame un poco cómo va a ser el nuevo ciclo.

-Va a estar Christophe (Krywonis) cocinando, Federico Seeber con las noticias y todo lo que es la actualidad. Va a estar Martina Soto Pose, también como periodista y locutora… me encanta ella. El equipo está súper bien, fluye, y eso no se compra.

"A mi intimidad la cuido muchísimo", confiesa la mujer que lleva más de media vida frente a cámaras. E integra una familia de artistas. Foto Fernando de la Orden.
“A mi intimidad la cuido muchísimo”, confiesa la mujer que lleva más de media vida frente a cámaras. E integra una familia de artistas. Foto Fernando de la Orden.

-“Lo de Mariana” da la idea de que es como tu casa.

-Es que es como mi casa: paso mucho tiempo en el canal; la gente está acostumbrada a verme todos los días en la tele hace muchos años. Y también quiero que para los invitados sea como estar en mi casa, en un clima relajado, profundizar, divertirnos. Quiero que sea un programa muy real, que acompañe mucho mi estado de ánimo, que me resulte natural hacerlo, que no sea forzado. La tele diaria y en vivo se va construyendo al aire. Cada programa va a ser distinto.

-Hace apenas dos meses te despedías de Mamushka, que iba grabado. ¿Extrañaste el vivo?

-Extrañaba el contacto con la gente, esa cosa espontánea y de verdad del vivo. Tengo que reconocer que con DDM ya no daba más. Pensá que yo transcurrí mi vida en vivo y a diario: mis embarazos, mis partos, la muerte de mis seres queridos. Todo me fue pasando al aire. Eso es muy fuerte. De alguna manera todo convive, no puedo separar demasiado. Reconozco que cuando no lo tengo lo extraño, y en el momento ni te das cuenta que existe.

El año pasaso, Fabbiani volcó en las redes su enojo contra la decisión del canal de cambiar el horario de "Mamushka" en plena cuarentena.
El año pasaso, Fabbiani volcó en las redes su enojo contra la decisión del canal de cambiar el horario de “Mamushka” en plena cuarentena.

-Ese compartir todo con tu audiencia, ¿afectó de alguna manera tu vida privada?

-Mirá, no lo siento así porque hago una gran división entre mi vida privada y mi trabajo. A mi intimidad la cuido muchísimo. Es obvio que las cosas fuertes que pasan se saben y la gente las vive con vos. A veces me ha agarrado como un cansancio de tener que estar siempre bien, de no poder enfermarme. Pero es mi trabajo y es lo que amo hacer. Ahora el canal me pidió esto y es un buen momento volver a la mañana.

La competencia con Flor Peña y la influencia del rating

A partir de este lunes, Fabbiani competirá con Flor de equipo, el magazine de la segunda mañana de Telefe que conduce Florencia Peña. Cuando se confirmó que Lo de Mariana se emitiría en el mismo horario que su programa, Peña dijo que espera que ambos ciclos convivan bien.

“Coincido totalmente, yo también espero convivir. Hoy lo que está en juego no es el ego de cada uno, sino la continuidad laboral de un montón de personas. La escuché a Flor cuando dijo eso y le escribí un mensaje. Me parece muy constructivo no estar enfrentadas desde la competencia. Ya nos conocemos todos y por suerte estamos de vuelta de algunas cosas. Aparte hay mucho respeto y cariño”, cuenta Fabbiani.

-¿Cómo te llevás con el rating?

-Depende del momento, es una relación muy inestable (risas). Si te digo que no le doy bola te mentiría, porque de eso depende el trabajo de todos. Pero tampoco me vuelve loca, en el sentido de que tiña todo en mi vida.

-¿Cuánto influye en el contenido de un programa?

-Hay momentos y momentos, uno tiene que hacer lo que cree que es mejor para su programa. Porque el número a veces atenta contra el contenido. Quisiera poder ser lo más fiel a mí misma. Para mí, no es buen negocio hacer un gran número si no estás contento con el programa que hacés.

-El año pasado te enojaste cuando corrieron dos veces de horario a Mamushka para darle lugar a otros programas. ¿Cómo vivís esos cambios que muchos ciclos padecen por decisiones ajenas?

-Bueno, el canal tiene una estrategia y uno tiene que acompañar. A veces te gusta más, otras no tanto. Intento correr mi ego, al ego hay que tenerlo siempre bien domado. Volviendo al rating, hay que entender que no siempre se trata de una solamente. Entiendo que a veces las decisiones no son las que más te convienen o más te quedan cómodas, pero yo tengo una relación de cariño y de respeto con el canal de muchos años.

Lo de Mariana desplaza de su franja a Los ángeles de la Mañana, un ciclo que suele rendir. ¿Te genera una presión extra tener que estar a la altura?

-La presión está no sólo por LAM, que le ha ido súper bien. La tenés porque, en mi caso, tengo un montón de gente que quiero que labura conmigo hace mucho tiempo. Entonces realmente es hora de dejar los egos de lado. Angelito ha hecho un éxito en ese horario, me deja la vara alta. Y trataremos de hacer todo lo que se pueda para que el canal se potencia en las mañanas. Algo tenemos que inventar juntos (ambos ciclos son producidos por Mandarina, la productora de Mariano Chihade, pareja de Fabbiani).

-¿Seguís viendo tele de aire o te volcaste del todo al streaming?

-Cada vez veo menos tele de aire, lo tengo que confesar. Me cuesta decirlo, porque odio cuando lo escucho en los demás. Un poco por los chicos, que no consumen tele. Otro poco porque lo relaciono con mi trabajo, entonces a veces prefiero el silencio. Sí estoy informada de todo. Pero, bueno, nos está pasando a todos, lo cual nos genera la incógnita de cómo hacer esta nueva tele que compite con tantas plataformas. ¿Qué quiere ver la gente en la tele? Yo me imagino siempre, sobre todo en este horario, que le hablo a gente que todavía le gusta ver la tele. Entonces hay un público todavía… por suerte.

-¿Pensás que Mamushka hubiera tenido mejor vida sin pandemia?

-No sé. Es difícil hacer esas conjeturas. Porque fue un año muy especial, en el que la pandemia tiñó todo. La manera de trabajar… pensá que en Mamushka tuve invitados, todo lo que implicó tener invitados… producir es mucho más complicado, todo lleva más tiempo. Realmente fue un año muy cuesta arriba. Y creo que éste también lo va a ser, lamentablemente.

-¿Te imaginabas un 2021 más tranquilo con respecto al coronavirus?

-Sí, creo que todos. No se puede pensar nada sin la pandemia. Afecta nuestro trabajo, nuestra vida, nuestro ánimo. Hay que vivir el día a día y aprender un poco de todo lo que nos enseñó el 2020. A mí, por lo menos, me hizo recapacitar en un montón de cosas. Algo positivo que creo que se puede rescatar es la conciencia sobre el otro. Ojalá sea algo que terminemos de desarrollar y aplicar todos: esto de cuidarse uno para cuidar al otro.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta