Marisa Monte: “Con Bolsonaro vivimos un momento trágico”

admin

13/07/2021

“Yo también estuve angustiada, triste, deprimida. Con este álbum quería darle a la gente un poco de fe, esperanza porque realmente creo que vamos a salir mejores y fuertes de todo esto”, cuenta Marisa Monte vía zoom, desde su casa en Rio de Janeiro.

La cantautora, música y productora acaba de lanzar Portas, el primer álbum solista en diez años, y cuenta con la colaboración de sus viejos socios y amigos: Arnaldo Antunes, Seu Jorge, Nando Reis, Pretinho da Serrinha, Dadi, Silva y Pedro Baby. A los que se sumaron Chico Brown, Marcelo Camelo y Flor.

Su disco anterior, Tribalistas Ao Vivo, y última experiencia en vivo, fue presentado en 2019. Y, al año siguiente, Cinephonia (2020), un proyecto particular que surgió desde el confinamiento: revisar, ordenar y clasificar materiales de más de 30 años de carrera. En Cinephonia se usó por primera vez audio streaming, con 30 canciones grabadas por Marisa en videos VHS y DVD, que incluyó también una canción inédita, Acontecimento (Hyldon).

Marisa Monte, en un collage para la tapa de su álbum "Portas". Pintura: Marcela Cantuária
Marisa Monte, en un collage para la tapa de su álbum “Portas”. Pintura: Marcela Cantuária

Pandemia presente

Como todo, la grabación de Portas tuvo que posponerse en 2020. “Se iba a empezar a grabar en mayo -detalló la autora-, pero tuve que parar los proyectos hasta noviembre, cuando supimos un poco mejor cómo evitar los contagios y mantenernos a salvo. Tenía planeado viajar y grabar en New York, pero me tuve que dar en casa, en Rio de Janeiro”.

Y en Rio, las grabaciones en vivo se alternaron con la virtualidad: una banda en un estudio de New York, una orquesta en Lisboa, un músico en España y otro en Los Ángeles. Algunas canciones se mezclaron en New York y otras en Los Ángeles. “Pudimos trabajar de manera presencial en Rio y con todas estas diferentes modalidades, en distintos continentes y tiempos. Fue súper interesante el proceso. El proyecto estuvo listo en marzo de este año, y después de eso empezamos a trabajar con la parte audiovisual”, explicó con entusiasmo la autora de Calma, junto con Chico Brown, canción donde nos invita a pensar en el futuro.

En Portas desborda la vitalidad, el optimismo. Todo es gentil y amable. Aunque no se trata de un optimismo plañidero que intenta imponer un estado de inspiración de falsas esperanzas oportunistas para los que vienen viviendo pequeños apocalipsis desde que empezó la pandemia. Después de escuchar el álbum entero, resulta difícil permanecer inmune a la alegría y el estado de bienestar que se produce por mero contagio, a través de las letras, la conexión con la naturaleza, los arreglos exquisitos, los buenos instrumentistas y, por supuesto, la voz de Marisa Monte -una de las mejores de los últimos años- que lo sobrevuela todo. Incluso desde el arte de tapa, lleno de colores vibrantes, también se acompaña el espíritu del disco.

El álbum es un manifiesto poético y musical sobre las cosas que son muy compatibles con la vida, con la belleza, con el arte y la felicidad.

Marisa Monte tiene una de las mejores voces de Brasil. Foto: Alfredo Alves
Marisa Monte tiene una de las mejores voces de Brasil. Foto: Alfredo Alves

Pensando en la gente

“La gente está muy triste, quejándose todo el tiempo, muy perjudicados con todo un negativismo nocivo. El presidente niega la ciencia, la naturaleza, es brutal y violento. Entonces, yo quise contrarrestar toda esa realidad y ofrecer amor, algo gentil. Quería hacer un contrapunto a todo esa tristeza y dureza de la realidad. Compartir valores compatibles con la vida y la naturaleza, una comunión y comunidad. Todos estos conceptos están como mensajes subliminales en el álbum. No quería hacer un disco para quejarme. Por el contrario, quería hacer un disco afirmativo”, define la creadora de su flamante Portas, un álbum humano y artesanal.

-¿Cómo vivís el presente brasileño bajo la presidencia de Bolsonaro?

-Colectivamente, socialmente, vivimos una especie de momento histórico trágico. Tenemos un gobierno muy débil lidiando con una situación tan dura. Es muy triste. Desde marzo que hemos estado en nuestras casas casi todo el tiempo. Como artista, estar en casa la mayor parte del tiempo es muy raro.

-Sin embargo, sos optimista y eso se ve y se escucha en el disco.

-Tengo una mirada hacia el futuro, incluso con las cosas que se ven tan mal como ahora. Si pensás a largo plazo, en los últimos 50 o 100 años, hay cosas que han mejorado; para las mujeres, por ejemplo, para todas las cuestiones de identidad, también en términos científicos.

Creo que vamos a lograr lidiar con todos los desafíos que tenemos ahora y en unos años vamos a salir. Vamos a seguir evolucionando, y eso no es algo que sólo tiene que ver con el gobierno, porque es una construcción colectiva, de comportamiento y costumbres. Y todo eso está en constante evolución.

A pesar de lo mal que la está pasando Brasil, Marisa Monte prefiere mirar el futuro con optimismo. Foto: Alfredo Alves
A pesar de lo mal que la está pasando Brasil, Marisa Monte prefiere mirar el futuro con optimismo. Foto: Alfredo Alves

-Aunque a veces hay algunos retrocesos importantes, ¿no?

-Sí, retrocesos conservadores o de la democracia. Pero nos moviliza para seguir adelante. Estoy contenta de ser una mujer de esta época y no de antes. Y será mejor en el futuro, tanto como haya más mujeres en la sociedad ocupando lugares importantes.

-¿Creés que las cosas cambiaron o mejoraron para las mujeres dentro de la industria de la música en los últimos años?

-Creo que hay mucho para hacer. Es un ambiente muy masculino. El otro día alguien me envío la programación de un festival con la presencia de sólo un 15% de mujeres. Lollapalooza , Rock in Rio, todos ellos… Hace 35 años que lidio con eso: los músicos, los técnicos, son casi todos hombres, necesitamos más mujeres en todos los ámbitos. Peleé y sigo peleando en mi trabajo por un mayor protagonismo femenino, pero hay mucho para hacer. Sigue siendo muy duro para las mujeres, en particular para las de clases más bajas.

Marisa Monte, con Carlinhos Brown y Arnaldo Antunes, como los Tribalistas. Foto: Marco Froner/Prensa
Marisa Monte, con Carlinhos Brown y Arnaldo Antunes, como los Tribalistas. Foto: Marco Froner/Prensa

-Reunís varios roles dentro de la industria, uno de ellos es el más masculinos de todos, el área de la producción. Difícil de delegar en tu caso, porque creo que a través de ese rol lográs darle homogeneidad a tu eclecticismo de géneros y estilos.

-Creo que es muy difícil hablar de “música brasileña” si no considerás la diversidad, la variedad. Brasil es un país gigante. ¿Qué es la música brasileña? Por supuesto que la Samba y la Bossa nova representan una nacionalidad, un poco porque fueron hechas originalmente en Rio, que solía ser el centro político y cultural de los ’60. Pero otros estilos súper interesantes quedaron más rezagados. Mi música es diversa en términos de estilos y eso es muy coherente para mí, con el tipo de cultura que escuché y con la que crecí.

-Y tu voz también lo conecta todo.

-Sí, conecta todas las canciones. Es el punto de conexión entre todos los estilos.

Marisa Monte, en la muestra fotográfica de 50 años del calendario Pirelli, retratada por el fotoperiodista Steve McCurry en 2013.
Marisa Monte, en la muestra fotográfica de 50 años del calendario Pirelli, retratada por el fotoperiodista Steve McCurry en 2013.

-¿Con qué ideas sonoras en particular trabajaste en este álbum?

-En este álbum quise hacer una grabación en vivo, pero dentro de un estudio. Es decir, que todos toquemos juntos para lograr un tipo de dinámica, una interacción intensa, que sólo se consigue de esa manera. Es como respirar. Para eso invité a los músicos a tocar conmigo en un estudio.

Es interesante que en un momento en que nadie podía encontrarse, quisiera hacer una grabación grupal. ¡Y lo hice!

-Incluso bajo condiciones tan complicadas por el tema de los contagios…

-Sí, por supuesto, fue muy laborioso con todos los cuidados para evitar contagios. Y no tuvimos ninguno en todo el proceso. Fuimos súper cuidadosos. El asunto es que todos estaban muy tristes en sus casas, y todos los músicos realmente querían juntarse a tocar. Estábamos todos hambrientos de música, de conexión, de tocar juntos y hacer lo que amamos, después de seis meses sin hacerlo. Para nosotros es muy raro. Yo nunca estuve en mi casa encerrada sin hacer un concierto, o arriba de un avión. Es algo completamente inusual no hacer ningún ensayo.

Para su nuevo álbu, Marisa Monte debió montar una ingeniería de producción para hacer tomas presenciales y otras remotas, Foto AFP/ Pablo Porciuncula
Para su nuevo álbu, Marisa Monte debió montar una ingeniería de producción para hacer tomas presenciales y otras remotas, Foto AFP/ Pablo Porciuncula

– ¿Creés que vas a adoptar para el futuro las nuevas modalidades de grabación remota o quedan acá?

-Es probable que adopte en el futuro algunas de estas experiencias. La dinámica es tan diferente de hace diez años, empezaba con guitarras y después se editaba, como en capas. Creo que voy a mantener la experiencia de grabar virtualmente, remotamente. Es algo súper posible. Realmente funciona, y funcionará mejor en el futuro porque el delay se va a resolver. Ahora lo tuvimos que hacer grabando y mandándonos los audios, no pudimos tocar juntos pero sí hacer una sesión. Los audios iban y venían. Funcionó. En el futuro, tal vez con el G5, o lo que sea, el delay termine. Así que será mejor.

-¿Planes de hacer algún streaming próximamente?

-Tal vez streaming, en tres meses o cuatro, no sé. Para tocar en vivo esperaré una mejor situación, los integrantes de mi banda tienen que estar todos inmunizados para comenzar ensayos. Así que, no tengo planes en lo inmediato. Pero tengo un fuerte sentimiento que los contagios van a bajar y la inmunidad mejorará.

Marisa Monte no descarta seguir grabadno en forma remota, luego de la experiencia para "Portas". Foto AFP
Marisa Monte no descarta seguir grabadno en forma remota, luego de la experiencia para “Portas”. Foto AFP

-Un día por vez, ¿no?

-Vivimos día a día desde hace un año y medio. De alguna manera estoy acostumbrada. Quisiera poder ir a Argentina y ver a mis amigos tan pronto sea posible. Pienso en ellos, en reencontrarnos.

WD

Lo leiste en FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir