Matar al padre: qué pasa por la cabeza de los protagonistas de la interna macrista

admin

11/06/2021

El Oráculo de Delfos le profetiza a Edipo que matara a sus padres y en efecto sucede: Edipo mata a Layo, rey de Tebas, en una encrucijada del camino y se casa con Yocasta, que al descubrir que Edipo es su hijo, se suicida.

Freud define el complejo de Edipo como el deseo inconciente de mantener una relación sexual incestuosa con el progenitor del sexo opuesto y de eliminar al padre del mismo sexo.

Al salir “el padre” del poder, Cambiemos armó una mesa chica con representantes del PRO, la UCR y la Coalición Cívica. El debate de fondo en esa conducción colegiada era matar al padre. Veamos:

O sea: hay muchos chicos y pocos caramelos.

“Horacio le tiene que disputar ahora el liderazgo a Macri. Después es tarde”, le dice a Clarín un colaborador del jefe de Gobierno. “Tiene que definir los candidatos él”.

María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno quiere que la ex gobernadora juegue en la Ciudad
María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno quiere que la ex gobernadora juegue en la Ciudad

Larreta necesita dar una prueba de liderazgo ante la política, los medios y la gente. El debate sobre las escuelas lo acercó a ese ideal pero no alcanza. Larreta quiere a Vidal en la Ciudad y, como plan B, a Soledad Acuña. Cree que con cualquiera de las dos candidatas doblaría en votos a Patricia Bullrich. E impulsa a Santilli en la Provincia. Creen que la elección en la provincia de Buenos Aires será a favor o en contra del gobierno y se entusiasman.

El kirchnerismo tiene un máster en perder: 2009, 2013 y 2017, todas las legislativas de medio término.

El eje de la campaña es “dejar de hablar del pasado e ir por el futuro”. “Tenemos que ser antigrieta” dicen. “Macri y CFK son el pasado”.

Macri, por el contrario, querría a Vidal en la provincia. “Si perdemos por paliza en la provincia en 2021, no hay 2023”, dicen a su alrededor.

Y su eje de campaña debería ser “autocracia vs democracia”.

Ya el sector de Larreta como el de Macri exhiben cierta prudencia en el posible triunfo: ambos creen que la Provincia podría perderse.

Es mejor perder con Santilli dando una señal de apertura y cambio que ganar con un candidato que te garantice un piso seguro pero sea más de lo mismo”, dicen.

Para Macri la novedad política es Patricia aunque no le parece sensato ir a primarias dentro del PRO.

Bullrich, al frente

“Yo no espero a nadie”, dice Patricia Bullrich, que eventualmente estaría dispuesta a participar en una interna del PRO. Ese sector sostiene que Vidal, al dejar el poder, estuvo más de un año en silencio, sin marcar límites y sin poner la cara.

Yo no soy Michetti”, dice Patricia en la intimidad, aclarando que está dispuesta a morir con las botas puestas.

María Eugenia Vidal voló el miércoles a Estados Unidos. Va a estar allá una semana. A la vuelta, mientras transite los días de aislamiento que establece el protocolo terminará de meditar sus próximos pasos. Y desde el miércoles 23 de junio ya estaría en condiciones de hacer pública su decisión: ser o no ser candidata por la Ciudad.

Antes de irse, Vidal se encontró con Esteban Bullrich. Luego de comunicar su diagnóstico de ELA, el senador volvió a tener actividades oficiales pero sobre todo a insistir con un mensaje interno. A María Eugenia, a solas, le dijo: “La grieta es como una cancha en la que juegan River y Boca, sólo con barrabravas en la hinchada. Ahí la gente no está”. Vidal se mueve más en línea con su aspiración presidencial. Dice abiertamente que su vocación es “más ejecutiva que legislativa”. Aunque con perfil bajo, volvió a recorrer el conurbano. Cree que recién en marzo de 2023 será el momento en que el espacio político deberá medir el peso de sus figuras para competir por la Presidencia.

En su análisis, el conurbano no explota porque hay comida, porque existe una red de contención social desde hace años. Pero que el enojo se convirtió en descreimiento sobre la política, y eso es difícil de anticipar como se puede canalizar. La bronca se hizo desencanto, tristeza en la gente. “La pandemia fue un martillazo en la cabeza de la sociedad. Hubo mucha clase media que se empobreció”.

”El que no mata al padre, muere”, decía Freud.

La oposición discute ese dilema.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir