Matt Damon confesional: por qué perdió la posibilidad de ser billonario pero es más afortunado que Brad Pitt

admin

10/07/2021

La carrera de Matt Damon podría haber sido aún más taquillera, si cabe. Desde Avatar a Minority Report: sentencia previa, el actor estadounidense declinó roles de fuste y vio pasar la posibilidad de dirigir la oscarizada Manchester frente al mar, según explicó el viernes en Cannes.

De paso por el festival para presentar su último trabajo, Stillwater, de Tom McCarthy, Damon conversó sobre sus decisiones como actor, siempre motivadas “por quién dirige la cinta” y recordó aquellos primeros días en que junto a Ben Affleck llamaban a la puerta de Hollywood presentando el guion de En busca del destino.

Damon, de 50 años, ha protagonizado casi un centenar de títulos y rodado con los directores más cotizados, desde Steven Soderbergh a Ridley Scott pasando por Christopher Nolan.

Matt Damon fue una de las grandes atracciones de la edición 74 del Festival de Cannes, donde fue el eje de la conferencia de prensa de presentación de 'Stillwater'. Foto Kate Green/Getty Images
Matt Damon fue una de las grandes atracciones de la edición 74 del Festival de Cannes, donde fue el eje de la conferencia de prensa de presentación de ‘Stillwater’. Foto Kate Green/Getty Images

Pero si la agenda se lo hubiese permitido, no habría declinado Avatar (2009), de James Cameron, la película más taquillera de la historia. “James me propuso actuar y el 10%” de la recaudación, dijo Damon. “Ahora sería billonario”, me “habría comprado un cohete y estaría en el espacio”, dijo.

“Dejé escapar la posibilidad de trabajar con él; la próxima vez que me lo proponga, lo haré gratis”, aseguró, antes de sentenciar: “Nunca van a conocer a un actor que haya perdido más dinero”.

También podría haber actuado junto a Tom Cruise en Minority Report: sentencia previa y en El planeta de los simios, de Tim Burton. Pero ya se había comprometido con el lanzamiento de la trilogía Bourne y La gran estafa, lo que a fin de cuentas contribuyó a engrandecer su fama.

Damon ha “estado a punto de dirigir varias veces”, como fue el caso de Manchester frente al mar, de la que fue productor.

Morgan Freeman como Nelson Mandela comparte la escena con un Matt Damon en la piel de Francois Pienaar, en el filme "Invictus". Foto AP Photo/Warner Bros.,Keith Bernstein
Morgan Freeman como Nelson Mandela comparte la escena con un Matt Damon en la piel de Francois Pienaar, en el filme “Invictus”. Foto AP Photo/Warner Bros.,Keith Bernstein

Bajo las órdenes de Clint Eastwood en la película Invictus, Damon no tuvo derecho al error. “Primer día, primera toma. Pido a Clint volver a empezar de nuevo y me dice: ‘¿Por qué? Quieres hacer perder el tiempo de todo el mundo?'”

En cambio, en El buen pastor, el actor se hizo al “estilo repetitivo” de Robert de Niro: para una escena pronunció “las mismas siete líneas durante 44 minutos. Hay que tener mucha disciplina”.

Para Damon, nada que lo haga perder su pasión por su trabajo. Al fin de cuentas, siempre ha querido ser actor. Por eso, a los 50 años afirma categóricamente que sólo dejará de actuar en cuanto pierda el entusiasmo, aunque por el momento no da atisbos de que ese momento esté cerca.

“Me gusta mucho hacer esto. Siempre me ha gustado. Cuando postulé para la universidad, mi primera frase decía que desde que tengo memoria he querido ser actor“, dijo

Claro que antes de codearse con los grandes nombres de Hollywood, tuvo que abrirse camino. Pero el guión de En busca del destino, que escribió junto a su amigo Ben Affleck lo cambió todo.

Matt Damon y Ben Affleck la pelearon desde abajo, y de dormir en un sofá pasaron a comprarse dos Cherokees y ganar un Óscar. Foto AP Photo/Susan Sterner
Matt Damon y Ben Affleck la pelearon desde abajo, y de dormir en un sofá pasaron a comprarse dos Cherokees y ganar un Óscar. Foto AP Photo/Susan Sterner

“Éramos tres en un apartamento horrible, Ben dormía en el sofá y le sobresalían las piernas”, recuerda a la distancia. Pero en 1994, lograron vender el guión. “Nunca habíamos tenido tanto dinero y los dos salimos directo a comprarnos dos Cherokees“.

La suma también les permitió buscar una vivienda mejor y para probar su solvencia, “presentábamos la portada de la revista Variety que hablaba de nosotros. Sin ese artículo, no hubiésemos podido alquilar nada”. Tres años más tarde, Damon y Affleck ganaron el Óscar al mejor guión y el primero estuvo también nominado como mejor actor.

Casado con la argentina Luciana Barroso, con quien tiene cuatro hijos, Damon se alegra de ser un tipo “aburrido” y que los paparazzi hayan dejado de interesarse por su vida privada. “No ganarían mucho dinero apostados frente a mi casa”, aseguró.

“Normalmente lo que vende es el sexo y los escándalos, y todo el mundo sabe que estoy casado y que soy padre. Estoy relativamente libre de polémicas. A los medios no les compensa esperar delante de mi casa”, apuntó.

Luciana Barroso y Matt Damon, la feliz pareja no le da tema de conversación a la prensa amarilla ni a los paparazzi.
Luciana Barroso y Matt Damon, la feliz pareja no le da tema de conversación a la prensa amarilla ni a los paparazzi.

La lista de títulos que lo tienen como protagonista o partícipe y la de directores con los que trabajó, impresiona, de Gus Van Sant (Tierra prometida y En busca…) a Martin Scorsese (Infiltrados), pasando por George Clooney (Suburbicon: Bienvenidos al paraíso), Christopher Nolan (Interestelar), Steven Soderbergh (Contagion), los hermanos Coen (Valor de ley) y Clint Eastwood (Invictus).

“Ha sido un verdadero privilegio. Si tuviera que trabajar solo con los que ya lo he hecho, consideraría que tengo suerte, aunque hay tantos directores con los que me gustaría trabajar”, añadió Damon, que a su vez admitió que aprendió a economizar sus esfuerzos.

“No es que trabaje menos, es que lo hago mejor”, señaló agregando que haber encontrado la estrategia que le funciona le ha hecho perder menos tiempo. En ese cambio gradual han influido también sus tres hijos: “En cierta manera te vuelves más frágil. No me cuesta tanto conseguir ciertas emociones, como la alegría o la tristeza. Y eso es fruto de haber sido padre”.

Como el privilegiado que sabe que es, Damon está especialmente satisfecho de sus amistades en la industria: “A todos nos gusta este trabajo. Lo único mejor que hay es hacerlo con amigos”, afirmó.

Damon admite sentirse más afortunado que su amigo Brad Pitt, acosado por la prensa e inmerso en un conflicto post conyugal sin fin. Foto AFP/Gabriel Bouys
Damon admite sentirse más afortunado que su amigo Brad Pitt, acosado por la prensa e inmerso en un conflicto post conyugal sin fin. Foto AFP/Gabriel Bouys

En ese sentido, admitió sentirse más afortunado que su amigo Brad Pitt, un “tipo tan normal” pero “rodeado de gente completamente loca”. “Yo no podría”. “Me siento muy afortunado porque a mí me tocó lo mejor: puedo hacer el trabajo que quiero y toda esta m… la mantengo al margen”.

Para nada un tema menor en un medio que aunque puede ser un negocio fantástico, “también es brutal”.

Fuente: AFP/Anna PELEGRI – EFE

E.S.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir