Maximiliano Abad: “El radicalismo tiene que ocupar el ala progresista de la oposición”

admin

22/03/2021

-Presidirá el radicalismo bonaerense después de otra interna disputada y con cruces. ¿Cómo queda el partido en la provincia?

-Vamos a convocar a la unidad para trabajar en el marco de una coalición amplia opositora, con el objetivo de liderarla. No podemos vivir de las conquistas históricas, eso forma parte del activo del radicalismo pero tenemos que dar respuestas a las demandas del presente y a los desafíos del futuro. Pretendemos ser la columna vertebral de Juntos por el Cambio, con los liderazgos de aquellos hombres y mujeres que sin importar la edad se levantan todos los días para construir una sociedad más justa, libre y fraterna.

-¿Le molestó que acusaran al oficialismo partidario de tener complejo de minoría o de servilismo con el PRO?

-Es un relato de campaña, eso se lo dejaría al PRO y no lo traería a la UCR. Todos conocemos de dónde venimos y cómo estamos hoy. En los años previos a 2015 teníamos un partido con pocos intendentes, bloques legislativos débiles, escasa representación de concejales y una Juventud Radical desorganizada. El radicalismo pasó de 11 a 32 intendentes, de dos diputados nacionales a seis. Recuperó su vocación de poder. Sobre esta fortaleza vamos a construir al radicalismo del futuro, que es un partido basado en ideas, organización política y nuevos liderazgos.

-¿Hace autocrítica por el rol del radicalismo provincial durante el gobierno de María Eugenia Vidal?

-Durante ese gobierno nosotros nos sentimos parte de las políticas que se llevaron adelante: el boleto estudiantil gratuito, el reparto de la obra pública sin importar el color político del intendente, la eliminación de jubilaciones de privilegio, la ley de paridad de género para listas legislativas. Participamos y nos sentimos representados por muchas de esas políticas.

-¿Cómo evalúa la gestión de Kicillof?

-Con mucha incertidumbre, una gestión que desde nuestro punto de vista no arrancó, que no tiene ningún sello de gestión, con contradicciones permanentes. Lo vemos con mucha preocupación. Los problemas son muchos, vinculados a la inseguridad, cómo recuperamos la calidad educativa…

-El sector de Posse dice que el resultado es prácticamente un empate y que el desempate será en las primarias. ¿Ya se preparan para otra pelea?

-Nosotros estamos discutiendo la conducción del radicalismo en la provincia de Buenos Aires. Cuando llegue el momento, todas las candidaturas en la coalición opositora deben resolverse de acuerdo a lo que establece la ley. En internas abiertas, que se pueden utilizar o no, en todas las categorías: nacional, provincial y municipal.

-Está instalado que Vidal, si decide presentarse en la provincia, ordenaría las disputas y será la cabeza de lista de Juntos por el Cambio casi sin discusión. ¿Qué hará el radicalismo?

-Esa es una decisión que tiene que tomar Vidal y el PRO. Nosotros vamos a trabajar para que el radicalismo tenga su candidato.

-Esta interna funcionó como el ingreso de Facundo Manes a la política. ¿Será candidato este año?

-Facundo es un actor social con una profunda vocación política. A mí me gustaría que sea candidato, pero es una decisión que tendrá que tomar él.

-¿Hubo apoyos de intendentes del PRO, como acusó el sector de Posse?

-De ninguna manera. No hubo interferencias. Afrontamos esta elección con una lista de renovación, con radicales que decidieron involucrarse como Gastón Manes. Intelectuales comprometidos con las ideas de la Argentina y de la provincia como Andres Malamud, mujeres que lucharon toda su vida por la igualdad como María Luisa Storani, 27 de los 32 intendentes, la única mujer intendenta como candidata a vicepresidenta y la Juventud Radical. Nuestra lista representa la identidad, la pertenencia y la conducta partidaria. Si todos nos hubiéramos ido de la UCR, hoy el partido quizás no existiría.

-En el PRO ya arrancó la disputa por la candidatura a la gobernación: además de Vidal, tienen aspiraciones Jorge Macri, Diego Santilli, Cristian Ritondo y otros intendentes. ¿El radicalismo dará esa pelea?

-El radicalismo aspira a tener en 2023 candidatos a gobernador y a presidente de nuestra fuerza política y vamos a trabajar para eso. Manes puede ser candidato a presidente, a gobernador, pero no hay que poner el carro delante del caballo. Hay que pasar el 2021.

-Posse había expresado sus aspiraciones en la provincia, ¿la derrota en esta interna hasta qué punto lo debilita?

-Cualquiera con vocación de ser candidato debe tener la voluntad de trabajar para ese objetivo. Ojalá el radicalismo tenga más de un candidato a gobernador. Cuando un partido construye un buen programa de gobierno emergen candidatos y nuestro partido está en condiciones de tener más de uno.

-A Lousteau lo cuestionaron en la previa de la elección por haber sido ministro de Cristina Kirchner, por la resolución 125 y por “personalista”. ¿Ese desgaste no va en contra del propio partido?

-Yo no discuto personas, discuto ideas. Hay que encontrar los acuerdos más que los desacuerdos y el radicalismo tiene que encolumnarse en un proyecto de poder que lidere la Nación, la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

-Hay un debate en Juntos por el Cambio sobre el posicionamiento ideológico, entre la centroderecha para evitar fugas de votos hacia los liberales o más al centro, un espacio socialdemócrata. ¿Cuál es su posición?

-El radicalismo tiene que ocupar el lugar progresista en el marco de una coalición amplia opositora. Necesitamos ampliar hacia sectores como el GEN de Margarita Stolbizer, el socialismo y Pablo Javkin.

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir