Murió George Mraz, un contrabajista exquisito que tocó con los grandes artistas de la escena del jazz

admin

16/09/2021

A los 77 años, este jueves 16 de septiembre murió en Nueva York el contrabajista checo George Mraz, un músico talentoso de una enorme trayectoria durante la cual que tocó con muchos de los principales referentes del jazz moderno como Dizzy Gillespie, Joe Henderson, Herbie Hancock, Tommy Flanagan y McCoy Tyner.

También compartió escenarios y grabaciones con Joe Lovano, Clark Terry, Carmen McRae, Bill Evans, Oscar Peterson, John Abercrombie y la orquesta de Thad Jones/Mel Lewis entre otros. 

La noticia la dio a conocer su esposa, la pianista Camilla Mraz, a través de las redes sociales sin aclarar las razones de su fallecimiento. En los últimos años, Mraz había formado junto con ella y el baterista Anthony Pinciotti un trío para hacer música original.

El sideman ideal

Influido por contrabajistas como Joe LaFaro y Ray Brown, Mraz era un artista de un exquisito equilibrio, que sobresalía por su tono lírico, aunque siempre sujeto a una capacidad rítmica sobresaliente. Mraz fue un sideman ideal, su tono grueso pero liviano lo convirtió en un músico buscado por sus colegas.

Grabó más de sesenta discos en diferentes grupos; cinco como miembro del New York Jazz Quartet y diez como líder; entre ellos, Botton Lines (1997), con Cyrus Chestnut, Al Foster y Rich Perry, y Duke’s Place, con Renne Rosnes y Billy Drummond. El pianista Richie Beirach decía sobre Mraz: “Toca su instrumento como si lo hubiera inventado”.

Sobre su estilo, el productor Todd Barkan señalaba que “hasta cuando hace un walking bass su elección de notas es tan perfecta, tan emocionalmente adecuada, que termina sonando como si estuviese contando una historia detrás del solista”.

Un fan del jazz en Bohemia

Mraz nació el 9 de septiembre de 1944, en Pisek, protectorado de Bohemia y Moravia, hoy República Checa. Comenzó estudiando violín, a los siete años y pronto pasó al contrabajo; se graduó en el Conservatorio de Praga en 1966.

Para esa época, Mraz ya estaba completamente inclinado como músico al jazz. “A los 12 años escuché por primera vez a Louis Armstrong; era un domingo y en la radio entre operetas ligeras apareció Armstrong tocando y cantando. Mi impresión fue mayúscula. ¿Cómo puede alguien cantar así? Ahí, comenzó todo para mí”, decía.

En los años ’50 y ’60, sólo The Voice Of America pasaba jazz a la medianoche. “Mi equipo de radio era bastante malo y no podía distinguir claramente lo que tocaban los contrabajistas, pero de esta manera conocí lo que hacían Scott LaFaro, Ray Brown, Ron Carter y Paul Chambers, cuatro músicos que influyeron sobre mi forma de abordar la música”, admitió.

Tras un paso por el circuito de jazz de Munich, en 1968 Mraz se trasladó a Boston, al haber ganado una beca para estudiar en Berklee School of Music, y desde allí construyó una importante carrera artística. En 1969 recibió un llamado de Gillespie para integrarse a su grupo con el que estuvo poco tiempo para irse de gira, seguidamente, con el trío Oscar Peterson con quien estuvo dos años.

Su estilo medido, improvisador inspirado y una ductilidad a toda prueba lo convirtieron en los años ’70 y ’80 en un artista buscado para importantes proyectos, como Directions In Music, con Hancock, Michael Brecker y Roy Hargrove, o Gran Slam, con Jim Hall, Joe Lovano y Lewis Nash.

En los últimos años, había decidido moverse en trío con un repertorio de música original junto a su esposa y Pinciotti, pero desde hacía tiempo atrás padecía un cuadro de salud deteriorado que lo obligó a alejarse de los escenarios.

E.S.

Lo leiste en FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir