Murió Mauro Viale: Cómo fue la cobertura del Caso Coppola

admin

11/04/2021

Se convirtió en uno de los escándalos televisivos más memorables de la década del ’90. Y todo ocurrió en el estudio del programa que por entonces Mauro Viale conducía en América, Mediodías con Mauro.

De un día para otro, la televisión -por el llamado Caso Coppola– se llenó de personajes que no tardarían en alimentar una especie de desprendimiento de la farándula que continúa vivo hasta nuestros días: los mediáticos.

Días en que el público supo quiénes eran Samantha Farjat, Fernanda Villar, el abogado Mariano Cúneo Libarona, “Yayo” Cozza, Natalia De Negri y hasta alguien que se convertiría en un “prócer” del género, aún desconocido: Jacobo Winograd.

Samantha Farjat y su por entonces novio Yayo Cozza en el programa de television de Mauro Viale. Mediodia con Mauro.
Samantha Farjat y su por entonces novio Yayo Cozza en el programa de television de Mauro Viale. Mediodia con Mauro.

El lugar común eran los gritos, los insultos, las chicas tirándose de las mechas, las entradas y salidas del estudio y todo, bajo la –supuestamente absorta- mirada de Mauro.

El caldo de cultivo de esta plaga arrancó en octubre de 1996 cuando, por orden de un juez, la policía allanó el departamento del por entonces manager de Diego Maradona, Guillermo Coppola. Allí encontró una bolsa con casi medio kilo de cocaína en un jarrón.

Con los años Samanta se transformó hasta en un hit bailable y cuando su cuarto de hora pasó, se dedicó a contar los entretelones de un negocio, aunque el público noventoso -aún tierno en estos menesteres- imaginó que la tele se había vuelto completamente loca .

Samantha Farjar, en los Tribunales de Comodoro Py, en 1999.. Fue informada de la prohibición de salir del pais, en la causa por el "plantado" de drogas al ex futbolista Alberto Tarantini. Foto: DYN
Samantha Farjar, en los Tribunales de Comodoro Py, en 1999.. Fue informada de la prohibición de salir del pais, en la causa por el “plantado” de drogas al ex futbolista Alberto Tarantini. Foto: DYN

Farjat dijo que escandalizaba por dinero. “No solo te pagaban muchísimo y en dólares también –tiempos del uno a uno-, sino que te pagaban para que no vayas a otro programa. Entonces te llevaban todo el día a un hotel cinco estrellas, con spa para que no te fueras a otro lado”.

El programa de Mauro Viale era uno de los que les pedía exclusividad a esas criaturas que luego conoceríamos, acaso anabolizados, con otros nombres y otros rostros, en la famosa casa del Gran Hermano.

Cuando empezó esto Mauro Viale estaba en Canal 7, ATC y Samantha era una chica de 19 años que estudiaba en la Licenciatura en Publicidad. ”Era complicado porque a Avelino Porto, el rector, no le gustaba mucho el tema de la exposición y me controlaba muchísimo. Yo no tomaba dimensión de lo que ocurría detrás de cámara. Vos hablás como si estuvieras en el living de tu casa y contestás como una chica adolescente casi”.

Guillermo Coppola, en los Tribuales de Comodoro Py, para declarar por su caso.
Guillermo Coppola, en los Tribuales de Comodoro Py, para declarar por su caso.

La gente recuerda las peleas y los personajes. Pero nunca supo muy bien qué era lo que estaba pasando, ni por qué se peleaban. El Caso Coppola pasaba a un segundo plano para que uno y otro tomara partido por alguna de las chicas, siendo Samantha la villana favorita.

“Yo estaba en un lugar y se agarraban de los pelos Fernanda (Villar) y Natalia, y es el día de hoy que me viven diciendo que era yo”, recuerda Farjat, dando crédito al equívoco general. Es más, Samantha negó haber estado la noche donde la policía encontró 40 gramos de cocaína en un jarrón en la casa de Coppola.

Nadie se acuerda de nada más que de los líos que armaban en el estudio de Viale, quien logró desplegar el primer mediodía top de la tele argentina con un titanes en el ring de chicas.

Una de las traviesas, quizás la menos inculpada, Natalia De Negri (con una impecable carrera televisiva posterior en Miami como conductora), tiempo después, en una entrevista, contaba: “Nosotras sufríamos”. “Cuando llegué a lo de Mauro, yo había estado presa en Dolores. Samantha y Julieta (Lavalle, otra de las chicas) nos habían puesto la droga al Conejo Tarantini y a mí en mi departamento. Entonces yo estaba asustada. El primer día llegué a lo de Mauro tenía trencitas y 20 años”.

Dos productores de la época más popular de Mauro Viale, desde el anonimato, accedieron a hablar con Página/12. “Después del caso, el clan tuvo más que nada cambios en lo económico. Aunque Mauro perjure que no, el programa significaba moneda para todos. Yo pagué notas: de 100 a 500 pesos. Nos reíamos con una productora que antes de empezar agarraba el billete y mientras repartía les tiraba letra”.

El show hacía casi treinta puntos de rating.El Caso Coppola inauguró la TV Trash y tuvo todos los ingredientes del menemismo –frivolidad, corrupción, cinismo-. Fue una crónica de su final.

WD

Lo leiste en FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta