“Ni este ni el anterior pudieron designar un Procurador”

admin

24/11/2021


La agrupación kirchnerista Justicia Legítima se reunió este jueves vía Zoom en un evento de fin de año en el que participaron sus principales autoridades, entre ellas, su presidenta, Cristina Caamaño, además interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

“Crisis en la Corte. Una oportunidad para cambios estructurales“, se tituló el encuentro, en el que disertaron, entre otros, la jueza federal Martina Forns, el juez de la Suprema Corte de Mendoza Omar Palermo y la doctora en Derecho Marisa Herrera, quien a principios de año sonó como posible reemplazante de la ex ministra de Justicia Marcela Losardo.

Caamaño fue la principal oradora del encuentro, en el que se despachó con críticas al Gobierno nacional que ella misma integra, además de haber sugerido realizar cambios en la integración de la Corte Suprema de Justicia.

“Ni el gobierno actual ni el anterior lograron designar un procurador en los últimos seis años“, dijo Caamaño en referencia a la falta de nombramiento de un titular del Ministerio Público Fiscal. La referencia aludía al hecho de que desde que Alberto Fernández mencionó a Daniel Rafecas como candidato nunca se elevó el pliego al Senado.

 Además, según la referente de Justicia Legítima, todas las reformas que se habían implementado durante la conducción de Alejandra Gils Carbó. de 2012 a 2017, “fueron dejadas de lado” por el gobierno neoliberal, en referencia a la presidencia de Mauricio Macri. Caamaño también habló de una “persecución política” hacia Justicia Legítima promovida “desde el macrismo y los grandes medios”.

Cuando Gils Carbó era jefa de los fiscales, Caamaño había estado al frente del Departamento de Intercepción y Captación de las Comunicaciones, la ex Ojota. Además, fue secretaria de Seguridad de la Nación durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.  

Además, la jefa de la AFI planteó en diferentes tramos la necesidad de reformular la actual Corte Suprema. Y fue clara en que tras la salida de Eena Highton del máximo tribunal, su reemplazante debe ser una mujer. “La Corte se encuentra debilitada por su composición y por la legitimidad que perdió en los últimos años”, sostuvo. Y consideró que “tenemos que ampliarla y avanzar en un esquema de salas”.

Sin embargo, consideró como primordial que se cubra la vacante de Highton con una mujer. “Hoy la Corte está ocupada por todos varones y dos de ellos asumieron de manera irregular durante el macrismo”, dijo en referencia al presidente del tribunal Horacio Rosatti, y al ahora vice, Carlos Rosenkrantz. Sin embargo, aclaró que “esa situación luego se normalizó”.

Cristina Caamaño, durante un acto en Tecnópolis. Foto: Federico López Claro.
Cristina Caamaño, durante un acto en Tecnópolis. Foto: Federico López Claro.

Sobre ese punto, además aclaró: “El cargo debe ser cubierto por una mujer, no puede ser que la Corte esté ocupada sólo por jueces varones”. Pero añadió que como requisito central, quien asuma, tiene que “tener visión de Estado, ecuanimidad, compromiso con los Derechos Humanos y con las cuestiones de género, y tiene que tener una gestión probada”.

Desde la agrupación, a través de Caamaño pero también de los otros referentes, se planteó la necesidad de ampliar el número de integrantes de la Corte Suprema. Omar Palermo, quien expuso después de ella, dijo que se necesita una Corte de “no menos de siete personas pero no más de nueve”. 

Y recordaron que hace poco redactaron un comunicado en el que promovieron esa agenda judicial, en la que se debe indagar sobre cual será la estrategia política y legal futura de la Corte, así como de qué manera se va a interpelar, desde la Justicia, a las organizaciones sociales y otros actores de la política.

Palermo, magistrado mendocino, fue uno de los que más se explayó en la charla. Sobre los cambios en la Corte, sostuvo que el máximo tribunal debería intervenir de manera extraordinaria sólo en tres tipos de cuestiones: a) en aquellas impugnaciones de sentencias definitivas a través de las cuales se reclama la incompatibilidad constitucional de una norma jurídica en sentido amplio, b) en aquellas impugnaciones de decisiones judiciales a través de las cuales se reclama la interpretación del sentido y alcance de una norma constitucional o convencional y c) en aquellos casos que revisten una trascendencia institucional cuya solución es indispensable para asegurar el funcionamiento regular de las instituciones públicas.

También cuestionó lo que denominó “el fracaso de la cláusula del Artículo 280” que aplica la Corte en algunas causas, que según sus palabras “no logró reducir la competencia judicial del tribunal”, “no logró reducir los plazos de tramitación de las causas” y “no ha mejorado la calidad deliberativa de los procesos”.

Justicia Legítima nació en 2011 como un grupo crítico a la Justicia convencional, muy alineado al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y encabezado, en ese entonces, por la procuradora Alejandra Gils Carbó. 



Source link

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir