Ofertas, promos y Precios Cuidados: 10 claves para combinarlos y ahorrar en serio en el súper

admin

25/03/2021

Los vaivenes económicos obligan a la mayoría de los argentinos a volverse expertos a la hora de comprar en el supermercado: se leen etiquetas, se eligen los envases más convenientes, evitan tentarse y se fijan con qué tarjeta les viene mejor pagar para obtener más beneficios.

Hay una idea que siempre figuró entre las máximas infalibles del consumidor: quien recorre más negocios y compara precios termina gastando menos dinero. En estos tiempos de alta inflación y en medio de promos, ofertas y Precios Cuidados, este principio se cumple a rajatabla.

Se dice que los argentinos son “busca promos”, es que acostumbrados a ser víctimas de las fuertes subas de precios se han ido modificando, en los últimos tiempos, algunas actitudes y preferencias a la hora de comprar.

Pero ¿cuál es la manera de adaptarse a un escenario en cual la prudencia y la lógica son las claves para cuidar el bolsillo?

“Tomar las mejores decisiones de compra, y ahorrar, es un verdadero trabajo. La dificultad se acentúa por la alta inflación, que distorsiona los precios de referencia, que son nuestra brújula para saber qué es caro y qué barato. Además, la intensa actividad de ofertas y promociones que caracteriza a los supermercados nos sumerge en una marea de números y porcentajes capaz de confundir hasta a un profesor de matemática”, explica Ariel Baños, economista de Fijaciondeprecios.com y autor del libro “50 lecciones de precios de la vida real”.

La mayoría de los argentinos es experto a la hora combinar promos y ofertas en el supermercado.
Foto: José Gutiérrez .
La mayoría de los argentinos es experto a la hora combinar promos y ofertas en el supermercado.
Foto: José Gutiérrez .

Nicolás Litvinoff, experto en finanzas personales y director de Estudinero.org agrega: “Es importante calcular el porcentaje real de descuento de las ofertas. Cuando dicen 50% en la 2da unidad, equivale a un 25% en el par. Y cuando dicen 3×2, es un 33,3% en cada una. También, cuando nos ofrecen comprar en cantidad, hay que pensar en qué medida necesitamos y podremos aprovechar ese producto adicional que no pensábamos adquirir”.

“Lo fundamental es investigar antes de comprar. El problema es que investigar es costoso, y no me refiero sólo a dinero, sino también a la inversión de tiempo, traslados y esfuerzo mental que se requiere. La calculadora que todos tenemos en nuestro celular es una gran aliada cuando salimos de compras”, añade Baños.

A continuación, 10 recomendaciones de los expertos.

Cómo ahorrar en el supermercado
Cómo ahorrar en el supermercado

Claves para tener en cuenta antes de salir de casa

1. Hacer una lista de compras y respetarla a rajatabla para evitar no sólo tentaciones sino también recorrer góndolas innecesarias. “Conviene ir al súper habiendo comido antes, porque está comprobado que el hambre nos lleva a gastar más”, explica Litvinoff.

2. Comparar precios de lista publicados. En la web oficial Precios Claros o en la app Comprando se pueden comparar los precios de lista del día de cada uno de los supermercados cercanos. Además, en la web de Precios Cuidados se pueden buscar alternativas económicas dentro del plan oficial.

3. Relevar promociones y ofertas del día. Las de las cadenas de supermercados se averiguan entrando al sitio de cada cadena o a través de Tiendeo.com.ar. Pero también hay que chequear qué oportunidades ofrecen los bancos emisores de nuestras tarjetas y los clubes de beneficios (como la Tarjeta 365, por ejemplo).

Hay marcas y categorías de productos, que suelen estar excluidas de los descuentos y promos del supermercado.
Hay marcas y categorías de productos, que suelen estar excluidas de los descuentos y promos del supermercado.

4. Analizar la “letra chica” de cada promo y oferta. Deben tenerse en cuenta las restricciones y el alcance de los descuentos y promociones. Hay descuentos que sólo aplican a ciertas variedades de producto, o en determinadas sucursales, o bien existe un límite en la cantidad de compra. “Es importante leer la fecha de vigencia, los artículos alcanzados por la promoción, la posibilidad o no de combinar productos en los descuentos por cantidad, entre otros detalles importantes”, aconseja Ariel Baños.

Claves para tener en cuenta entre las góndolas

5. Mirar todos los estantes, arriba y abajo. Las mejores oportunidades pueden ser las “escondidas”, que requieren agacharse o estirarse. “Los súper suelen colocar en los estantes inferiores los productos con mejor precio, en los que ellos tienen menos margen de rentabilidad. Tratan así de que menos gente los vea y de que sea incómodo agarrarlos. Y a la altura de los ojos colocan los que más les conviene vender”, explica Nicolás Litvinoff.

6. Comparar precios tomando los valores por kilo, litro, metro. A veces hay sorpresas. Tendemos a creer que comprando la unidad más grande vamos a ahorrar, pero no siempre es así. “A veces pasa que las marcas quieren promocionar la venta de los envases más pequeños, por ejemplo por tener más competidores en esa presentación, y entonces terminan siendo más baratos en la comparación por kilo o por litro. O a veces se produce ese efecto por errores en la marcación”, aclara Baños.

En los cortes de carne, comparar el precio tomando los valores por kilo. Foto: Rafael Mario Quinteros
En los cortes de carne, comparar el precio tomando los valores por kilo. Foto: Rafael Mario Quinteros

7. Descifrar el descuento real detrás de cada oferta. Las comunicaciones de precios están pensadas para tentar al consumidor, aunque no siempre se expresan de manera clara y directa. Entonces hay que realizar los cálculos para determinar el verdadero impacto en el precio que terminaremos pagando por unidad. Por ejemplo, ¿es más conveniente una promoción 3×2 o la segunda unidad al 50%? Si no tenemos problemas en llevar tres unidades, la promoción 3×2 es más conveniente. Representa un descuento efectivo del 33,33% por unidad, mientras que la otra promoción se traduce en un 25% de descuento.

8. Calcular: ¿conviene “cuidado” sin descuento o “descuidado” con promo? También hay que verificar si las promociones son acumulativas o no. “Los Precios Cuidados y las ofertas puntuales que aplican a determinados productos no suelen acumularse con las promociones generales del supermercado, como por ejemplo los descuentos por pagar con una determinada tarjeta o por pertenecer a un cierto grupo de clientes (jubilados, empleados públicos, etc.). En ocasiones llevamos un producto que está anunciado con descuento especial, pero como está excluido de la promoción general del comercio, termina siendo más caro que otros”, explica Baños.

9. Aprovechar las oportunidades, pero sólo las necesarias y mirando los vencimientos. Poner énfasis en alimentos no perecederos, productos de higiene y de limpieza del hogar, siempre que se cuente con espacio de guardado en el hogar. Además de evaluar el precio neto, es importante pensar en el uso que se dará a los productos. En ocasiones comprar más cantidad que la necesaria, implica “costos ocultos”, como por ejemplo el vencimiento de artículos que son perecederos, o bien se terminan almacenando cosas a las que nunca se les dará utilidad alguna. 

10. Evitar pagar en cuotas. Uno puede pensar que es un ahorro y que le gana a la inflación, pero puede terminar siendo perjudicial y un dolor de cabeza porque el monto total de la compra impacta en el límite de crédito para financiarse. Si aún así, se opta por las cuotas, cuidado con el interés, ya que se terminará pagando un importe mayor al gastado.

LN

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir