Orgías y sobornos: dicen que Silvio Berlusconi está muy enfermo y piden apartarlo de un escandaloso juicio

admin

19/05/2021

Ahora hasta la justicia le cree. “Creemos absolutamente que Silvio Berlusconi está seriamente enfermo, afectado por una patología severa, como dicen los certificados médicos y las consultas realizadas”. Lo afirmó la fiscal Tiziana Siciliano en el proceso “Ruby Ter” por sobornos para silenciar a testigos, que se lleva adelante en Milán contra il Cavaliere y otros 28 imputados.

Berlusconi fue tres veces primer ministro de Italia. Es uno de los grandes magnates del país y zar de la TV privada. Riquísimo, con una fortuna declarada de ocho mil millones de euros, fue el protagonista indiscutido durante veinte años de la vida política italiana.

Berlusconi sufrió las acusaciones de haber mantenido relaciones sexuales con al menos una menor de edad, conocida por todos como Ruby Robacorazones, que le costó una condena a siete años de cárcel después anulada por una declaración de inocencia judicial en apelación.

Montañas de dinero

La causa actual está centrada también en la montaña de dinero que Berlusconi habría pagado a muchas jóvenes y a la misma Ruby para que mantuvieran la boca cerrada.

Combo se archivo fechado el 23 de abril de 2013 del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi y la joven marroquí Karima El Marough. Foto: EFE
Combo se archivo fechado el 23 de abril de 2013 del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi y la joven marroquí Karima El Marough. Foto: EFE

Ante los tribunales de Milán, Berlusconi, que ha cumplido 84 años y sigue siendo el líder de Forza Italia, el megapartido de centroderecha reducido por la decadencia al 7-8% de la fuerza electoral, ha sorteado ya siete veces las convocatorias a declarar en el llamado “Ruby Ter”, en el que está acusado de corrupción y otros delitos.

Los médicos del “Cavaliere” (no lo es más, le fue quitado el título de Caballero del Trabajo tras las primera condena judicial), sostienen que su salud está muy frágil. Los acusadores han terminado por aceptar las justificaciones que muchos sostenían eran pretextos. No.

Los problemas de salud

Berlusconi sufre problemas cardíacos que se agravaron desde que hace cinco años debieron cambiarle una válvula del corazón. En setiembre pasado<a href="https://www.clarin.com/tema/https://www.clarin.com/mundo/silvio-berlusconi-sale-hospital-despues-coronavirus-vez-salve-_0_Wg810tC8z.html” target=”_blank”> lo atrapó el coronavirus y contrajo pulmonía doble que para muchos es la antesala de la muerte. Pero se salvó.

Usa un marcapasos para mantener el ritmo cardíaco. Sus médicos del hosptial San Raffaelle afirman que el virus sigue causándole problemas.

En abril estuvo 24 días internado. Salió y volvió al San Raffaelle. En su magnífica mansión de Arcore, en los suburbios de Milán, escenario de algunas de sus andanzas mundanas con jovencitas que tuvieron repercusión mundial cuando era el jefe del gobierno,se ha montado un hospital para un exclusivo paciente, dotado de todas las maquinarias y lo necesario para curarlo.

Este jueves el tribunal deberá decidir si acepta la propuesta de los fiscales: separar momentáneamente el caso Berlusconi de los otros imputados, “que tienen derecho a ser procesados en tiempos razonables”.

El tribunal podría decidir darle a Berlusconi hasta 90 días de permiso para el “reposo absoluto” que reclaman los médicos y desbloquear así el proceso paralizado cada vez que el magnate debía declarar ante los magistrados.

Las fiestas de Berlusconi

Estos vaivenes han devuelto a la memoria colectiva una cadena de escándalos motorizados por la vocación de Berlusconi por reunir muchas jovencitas en sus magníficas residencias, cuando se encontraba en la cumbre del poder.

La joven marroquí Karima el-Mahroug, apodada Ruby. Foto: AP
La joven marroquí Karima el-Mahroug, apodada Ruby. Foto: AP

El fin de la guerra fría liquidó al partido comunista italiano pero también a la democracia cristiana, que habían protagonizado la posguerra. Berlusconi, un empresario de la construcción que quería crear un imperio televisivo y lo logró, se lanzó a la arena política y en pocos años descalabró a sus rivales, se ganó un lugar de primera fila en la historia nacional. El primero de sus tres mandatos como primer ministro partió en 1994.

La seguidilla de escándalos “in crescendo” estalló en la noche del 27 de mayo de 2010, cuando Karima el Mahroug, joven pimpante y desprejuiciada de 17 años, fue arrestada en Milán, acusada por otras jóvenes frecuentadoras de la noche de los grandes centros nocturnos de diversión, de haber robado un valioso reloj.

Karima era Ruby, marroquí, que se vió perdida y atinó a hacer llamar a su amigo Silvio, que estaba en París en una reunión internacional. Berlusconi movilizó a funcionarios del gobierno que a los policias aseguraron que Ruby era sobrina del presidente egipcio Hosni Mubarak.

Presionó rápidamente a las altas esferas policiales y de la prefectura de Milán que sintieron que había que acontentar al jefe del gobierno. Ruby salió en la madrugada. La esperaba una amiga de Berlusconi.

Karima El Mahroug, conocida como Ruby. (AP)
Karima El Mahroug, conocida como Ruby. (AP)

El caso se hizo público por una investigación periodística y estalló el gran escándalo. Se descubrió que Berlusconi y otros personajes participaban de festicholas con chicas jóvenes en la residencia de Arcore donde reside Silvio.

Después se supo que el magnate premier también había convocado a través de un intermediario chicas que viajaban desde la sureña ciudad de Bari a la residencia berlusconiana en Roma, en el Palacio Grazioli, a cuatro cuadras de la sede del gobierno.

La “cama de Putin”

Se supo de nuevas festicholas y de un objeto muy comentado por las chicas por sus dimensiones. La llamaron la cama de Putin, porque era enorme y se la había regalado el líder ruso a su íntimo amigo (hasta hoy) Silvio Berlusconi. Las chicas se sacaban fotos y conservaron también las de la cama de Putin que dio tanto que hablar.

Villa Certosa. Foto: AFP
Villa Certosa. Foto: AFP

Además de Arcore en Milán y el Palacio Grazioli en Roma, otra residencia digna de las Mil y Una Noches saltó al escenario. La magnífica Villa Certosa en la isla de Cerdeña. La prensa registró que allí se realizaban fiestas desenfrenadas, bailes nocturnos desvestidos, tantas chicas jóvenes y la sorpresa final que daba Berlusconi en la madrugada: la erupción de un volcán artificial, espectáculo que maravillaba a los invitados.

Las historias y los escándalos se acumularon, terminaron en procesos que alcanzaron su mayor repercusión en el caso de Ruby Robacorazones, de quien hoy solo se sabe que se disolvió de la notoriedad con una gran prosperidad económica, que se casó y tuvo un hijo.

Las chicas bautizaron “Papi” a Berlusconi. Todas las que aceptaban los encuentros cercanos que incluían según las acusaciones exhibiciones e intercambios sexuales, pedían algo a “Papi”. Dinero, oportunidades en la televisión privada dominada por las tres redes del jefe del gobierno. Hubo dos que le pidieron un departamento. No faltaban un par de mellizas terribles que se hacían pagar bien.

La joven marroquí Karima El-Marough acompañada por el empresario austriaco Richard Lugner, en 2011. Foto: EFE
La joven marroquí Karima El-Marough acompañada por el empresario austriaco Richard Lugner, en 2011. Foto: EFE

Cuando las historias se complicaron por las investigaciones judiciales, Berlusconi tuvo que encargar a su contador personal, Giuseppe Spinelli, la gestión de las chicas.

2.500 euros por no hablar cada vez​

Spinelli les pagaba 2.500 euros por vez para que mantuvieran cerrada la boca. En algunos casos los precios se hicieron más salados. Cuando llamaron a declarar a Spinelli, faltó justificándose que ese día debía vacunarse contra el virus.

Berlusconi renunció a su tercer mandato en 2011 con la economía nacional en muchos apuros, e inició una larga década de decadencia acompañada por la vejez y un reguero de procesos judiciales, que le prohibieron ocupar cargos en el Parlamento italiano y soportar condenas por evasión fiscal, corrupción y las consecuencias de las festicholas desbocadas, que recibieron el nombre popular de bunga bunga.

La muerte de una modelo

No faltó una tragedia de contornos nunca aclarados. La modelo Imane Fadil, también marroquí, testigo de las andanzas de Berlusconi con Ruby Robacorazones, fue citada por un tribunal de Milán en 2011 y durante nueve años “siempre he dicho la verdad”.

La modelo Imane Fadil. Foto: AP
La modelo Imane Fadil. Foto: AP

Imane testimonió en los tres procesos protagonizados por el Silvio y Ruby. Las declaraciones de la modelo marroquí eran comprometedoras y ella sostenía que las presiones se hacían insoportables. Se la vio enflaquecida y triste.

A mediados de febrero de 2019 fue internada en el hospital Humanitas de Milán, donde murió un mes después “entre dolores atroces”, como afirmó un fiscal milanés que abrió una investigación sobre su extraña muerte.

Si el jueves el tribunal acepta el pedido de los fiscales y le da a Berlusconi unas vacaciones de 90 días para hacer ir adelante el proceso, la incógnita es si estas ferias serán saludables para el magnate envejecido y enfermo, pero que sigue siendo uno de los protagonistas de la vida política italiana.

Berlusconi es actualmente eurodiputado en el Parlamento Europeo y sus opiniones influyen en los políticos conservadores de los 27 países de la UE.

Pero la máquina judicial sigue funcionando y le esperan varias sentencias, entre ellas la de Milán que debe condenarlo o no por su relación “non sancta” con Ruby y las historias de las festicholas bunga bunga. Los casos judiciales en los que está comprometido podrían costarle hasta un agregado de once años de prisión, según las sumas de algunos cronistas.

Roma, corresponsal

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir