Orlando Bloom íntimo: sin sexo “suficiente” con su pareja, una pasión impensada y su rutina con mantras budistas

admin

23/03/2021

A juzgar por lo que viene mostrando durante los últimos días, Orlando Bloom no tiene problemas en revelar su intimidad. Así es como en sendas entrevistas, concedidas a los diarios británicos The Guardian y The Sunday Times, dio detalles sobre su cotidianidad, que incluyen precisiones sobre su vida sexual.

En agosto de 2020, Bloom y su pareja, Katy Perry, anunciaron el nacimiento de su primera hija en común, Daisy Dove. Es la primera hija de la cantante, que tiene 36 años, mientras que el actor tiene otro hijo, Flynn, de diez años, fruto de su matrimonio con la modelo Miranda Kerr.

Bloom, de 44 años, atribuyó a la beba la escasa frecuencia con la que mantiene relaciones sexuales con Perry. Dijo que no tiene “suficiente sexo” con su pareja a partir del nacimiento de su hija. Pero eso no le produce una infelicidad comparable a la que sentía antes de conocer a la cantante californiana.

Orlando Bloom y Katy Perry estarían practicando menos sexo que el que Bloom desearía. /Foto AP
Orlando Bloom y Katy Perry estarían practicando menos sexo que el que Bloom desearía. /Foto AP

Después de divorciarse de la bella Kerr, al parecer Bloom pasó tiempos difíciles. Fue entonces cuando se encontró a tomar un café y ahogar penas con un amigo, el surfista Laird Hamilton. Y el rubio de pectorales tallados le dio un consejo que consideraba infalible para no fallar en el amor.

“Si querés tomarte en serio una relación, practicá el celibato durante unos meses y descubrilo”, citó Bloom a su amigo. Así la estrella de cine decidió no mantener relaciones sexuales con mujeres durante un tiempo. En principio tenía pensado hacerlo por tres meses, pero finalmente fueron seis.

“Fue una locura. No creo que sea saludable. No creo que fuera aconsejable. Hay que mantener el movimiento allá abajo”, reflexiona ahora, arrepentido por las jugosas oportunidades que dejó pasar durante esos 180 días. Finalmente conoció a Perry y abandonó su comportamiento monástico.

Otros tiempos. Orlando Bloom, de paseo y desnudo junto a Katy Perry.
Otros tiempos. Orlando Bloom, de paseo y desnudo junto a Katy Perry.

El actor y la cantante se comprometieron para San Valentín de 2020 y planeaban casarse en Japón, pero la pandemia los obligó a posponer la celebración. La falta de papeles no los privó de procrear. “Estamos flotando de amor y asombro por la llegada segura y saludable de nuestra hija”, contaron en su momento en la cuenta oficial de Unicef, organismo del que ambos son embajadores.

“Sabemos que somos afortunados y no todos pueden tener una experiencia de parto tan pacífica como la nuestra”, agregaron. Ahora, Bloom elabora el ránking de los grandes amores de su vida: “Mi hijo, Flynn, y mi hija, Daisy Dove, un perro llamado Mighty y después, por supuesto, mi prometida”.

Británico de nacimiento y de residencia estadounidense, famoso por papeles en películas como El señor de los anillos o Piratas del Caribe, Bloom dice estar pasando un momento de felicidad plena gracias a esa hermosa familia que logró construir, pero también a la práctica budista y a su pasión por los Lego.

“Como Capricornio que soy, adoro la rutina, y afortunadamente mi pareja también”, explica. Así que sus días son un calco. Lo primero que hace al despertarse es pasar un rato junto a su hija diciéndole “papá quiere a su Daisy Dove”. “Así que sabe quién es papá. La primera palabra de mi hijo fue ‘mamá’, pero Daisy dijo ‘Dadda’”, cuenta orgulloso.

Después de tomar proteína y colágeno (“muy del estilo Los Ángeles, la verdad”, admite), medita durante veinte minutos entonando mantras budistas. De hecho, su posesión más preciada es su Gohonzon, el “pergamino budista” que usa para rezar. Luego lee un poco acerca de temas budistas y los resume en su Instagram, donde tiene casi cinco millones de seguidores. 

“Más allá de eso, no miro más mi teléfono. No quiero que me chupe el agujero negro de las redes sociales”, aclara.

Orlando Bloom en una de las imágenes que lo mostraron sin ropas y dieron la vuelta al mundo.
Orlando Bloom en una de las imágenes que lo mostraron sin ropas y dieron la vuelta al mundo.

Más tarde da un paseo largo escuchando “a Nirvana o a Stone Temple Pilots”, prepara un desayuno con “avena, leche de avellanas, canela, vainilla, avellanas, bayas de goji, proteína en polvo y té negro”, y le preparara el desayuno a su hijo Ben si está con él.

Se considera “casi vegano” (“al 90 por ciento”, precisa) y dice que cuando ve una vaca le parece un animal precioso. “En algún punto miraremos atrás y no nos creeremos que las usáramos para comer carne”, reflexiona. Él solo se permite “un buen pedazo de carne roja una vez al mes”. Un vegano sui generis.

Además de trabajar un rato leyendo guiones y eventualmente ensayando papeles, hace pesas y, lo fundamental: dedica tiempo a armar construcciones con piezas de Lego. Lo que más le gusta es construir autos. “El método natural de crear cosas chicas me hace sentir que consigo ciertos logros”, cuenta. A las 23 se va a dormir, y lo hace durante al menos siete horas y media, hasta las 6.30. Por ahora, ya sabemos, poco y nada de sexo.

Mirá también

Mirá también

E.S.

Lo leiste en FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir