“Para nuestra industria, la presión fiscal es excesiva”

admin

10/07/2021

Bodegas de Argentina, (BdA) estrena un nuevo Director Ejecutivo, Milton Kuret, que reemplaza a Juan Carlos Pina, un histórico del sector. “Esta es una cámara empresaria bastante especial, ya que agrupa a casi 200 empresas de todo tamaño, que no siempre tienen el mismo punto de vista sobre todos los temas”, dijo Kuret, que también puede considerarse un “histórico”.

Desde el 90 al 2000 trabajó en Santa Ana y fue pieza central en todos los cambios de mano de la compañía. Ese año se incorporó al Grupo Senetiner y en 2004 se convirtió en Jefe de Operaciones en Nieto Senetiner, que opera bajo el paraguas de Molinos, del Grupo Pérez Companc (también dueño de Ruca Malén y del 50% de Viña Cobos). Y en octubre del año pasado se retiró.

“En ese momento Patricia (Ortiz, presidenta de BdA) me preguntó si quería continuar la tarea de Juan Carlos (Pina) y le dije que sí sobre todo porque en mi vida profesional, como responsable de operaciones, me encargué de todo el proceso de la industria, desde la impantación hasta el despacho de cajas al exterior, y me gustó el desafío de conducir a la cámara en los planes estratégicos de los socios. Seguir las normativas, regulaciones y coordinar las diferentes actividades de nuestros miembros”.

¿La exportación es la salida para el sector, como indica un trabajo del centro de estudios económicos de la entidad?

La exportación le da previsibilidad a la actividad. Originamos una gran cantidad de materia prima, una parte va al mosto y otros derivados, pero creemos que la solución de fondo pasa por atender a los mercados internacionales. Nosotros, los miembros de la Cámara, somos los responsables de la exportación del 90% del vino embotellado, así que hablamos de algo que conocemos. Esto no significa dejar de lado el mercado interno para nada. Al contrario, estamos lanzando nuevos productos de manera permanente. Sólo pensamos que el crecimiento real habrá que buscarlo afuera.

Algunos números parecen darle la razón. Según los datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) las exportaciones de vinos crecieron en junio tanto en valor como en cantidad, lo que convirtió al primer semestre de 2021 en un récord de generación de divisas con un monto de US$432 millones. Y el consumo interno, después de los buenos resultados de 2020 está más lento en la recuperación.

¿Qué afecta más a la industria, el tipo de cambio o los costos internos?

Depende de los períodos, pero en general devaluación e inflación terminan empatados en el mediano plazo. La devaluación ayuda porque aporta una competitividad inmediata, pero no es sostenible en el tiempo. Hay que generar previsibilidad con más productividad y sostenibilidad. Pero sí pensamos que para nuestra industria la presión fiscal es excesiva, tanto en las ventas en el mercado interno como para exportar.

¿Cómo es la relación con la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR)?

Bueno, por ley nuestras empresas socias deben aportar a Coviar. Pero nosotros, y otras Cámaras además, no avalamos el modo de funcionar ni de operar de la entidad y por eso nos retiramos. No estamos de acuerdo con el uso de los fondos ni con la estrategia general y por eso no participamos en la elaboración del Plan Estratégico Vitivinícola (PEVI) 2030.  

Mirá también

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir