Para una nutrición inteligente del suelo

admin

10/07/2021

“En fertilizadoras se procura aumentar la capacidad operativa y sobre todo maíz, se busca por un lado, aplicar la fertilización dividida y por otro, llegar en el momento oportuno a grandes superficies”. Así explica las tendencias en el mercado de estas máquinas Luis Meineri, director comercial de Fertec.

Y precisamente el modelo Serie 6 Autopropulsado, aclara el especialista, se adapta muy bien a las aplicaciones en cultivos más bien altos como el maíz con 6 o 7 hojas, sin que las plantas modifiquen la proyección de los gránulos del fertilizante.

En este aspecto, el despeje de 2 metros y los 2,30 metros de altura de los platos distribuidores que ofrece el equipo, permite lograr muy buenas curvas de distribución en grandes anchos de trabajo.

“La combinación de capacidad de tolva con el ancho de esparcido, hacen que el equipo alcance gran capacidad de trabajo. Con ello se pueden aprovechar los momentos oportunos para cada fertilización, más allá de las limitaciones impuestas por las condiciones climáticas y las condiciones del terreno”, apuntó.

En este modelo han aumentado el ancho de trabajo un 16% respecto de los modelos anteriores, y al mismo tiempo bajaron el coeficiente de variación.

“Ese coeficiente es un indicador de la calidad de distribución del producto, y trabajando con especialistas de la Facultad de Ciencias Agrarias de Balcarce, hemos comprobado que la buena distribución de nuestros equipos”, explicó Meineri.

Con valores del referido indicador inferiores al 20% dependiendo del tipo de granulado distribuido, se logra el mejor aprovechamiento del nutriente. Todo ello implica un margen diferencial de 100 dólares por hectárea considerando el valor del maíz y del fertilizante.

Otro aspecto para destacar de estos equipos, agregó el directivo, es su posibilidad de hacer distribuciones con dosis variable de acuerdo al ambiente y a la densidad de siembra y por ende de plantas del cultivo.

“La Serie 6 se puede conectar a plataformas de operación lo cual genera un flujo de ida y vuelta de datos que permite informar en tiempo real, es decir en el mismo momento en que se hace la aplicación, al responsable de la tarea que muchas veces no es el operador del equipo”, sostuvo.

“Ese responsable puede estar del otro lado del mundo, y además se puede estar generando un mapa de prescripción nuevo, debido a que se debe hacer una aplicación diferente a la que estaba programada”, agregó.

Esto es la toma de decisiones en base a datos recabados en el mismo momento. Es decir, la máquina no solo hace la distribución del fertilizante sino que en el mismo momento informa sobre el trabajo que se va realizando.

Además, indica sobre las condiciones atmosféricas, la velocidad de trabajo, y la calidad del trabajo del equipo, entre otras cosas.

“Con esta tecnología, aplicada en nuestros equipos autopropulsados y de arrastre, es posible hacer los ajustes que se consideren necesarios sobre la marcha de la operación tendiendo a maximizar el resultado del cultivo”, concluye Meineri.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir