Paulina Cocina: “Los famosos me piden recetas por privado en las redes”

admin

11/04/2021

Está claro: YouTube y la televisión abierta son dos plataformas audiovisuales diferentes. Sin embargo, vale la pena comparar algunos números para dimensionar la popularidad de Paulina Cocina. Sus cinco videos más exitosos suman 22 millones de reproducciones, una audiencia virtualmente mayor que el rating acumulado de programas como MasterChef Celebrity (Telefe) o El gran premio de la cocina (Eltrece). 

Su canal tiene casi 3 millones de suscriptores, pero a esa cifra hay que agregarle los 2.4 millones de seguidores en Instagram y las miles de personas que googlean sus recetas a diario, se divierten con ella, le hacen preguntas, comentarios, le dan “like”, se declaran fans. Esto no es casual: los algoritmos del famoso buscador y de las principales redes sociales tienen una lógica que ella entiende como pocos. Porque Paulina no es chef profesional (ni lo pretende), pero cocina, entretiene y conquista a las audiencias masivas digitales en tiempos en los que la competencia por su atención en múltiples pantallas es más feroz que nunca.

“Yo trabajo mucho. Le dedico la vida a esto”, repite varias veces a lo largo de la entrevista con Clarín. Lo aclara para aquellos que piensan que eso de “hacer videítos para YouTube” es fácil. Los suyos llevan hasta 27 horas de trabajo, entre producción, grabación y edición. Tiene varias series temáticas dentro de su canal, donde todo está planificado minuciosamente.

Paulina Cocina en la foto de tapa de su nuevo libro, "Meal Prep". Foto: Alejandra López / Planeta.
Paulina Cocina en la foto de tapa de su nuevo libro, “Meal Prep”. Foto: Alejandra López / Planeta.

Ella no solo es la cara visible del contenido que genera, también está en cada detalle, desde la planificación de los temas y recetas hasta los aspectos técnicos de su web, sus posteos en redes y el funcionamiento de su tienda online, donde vende cursos de cocina, delantales y remeras. También tiene publicados 6 libros, en formato digital e impreso. El último, llamado Meal Prep (Editorial Planeta), sale a la venta esta semana y es una guía para preparar comida para guardar como las que suele mostrar en sus videos.  

Auténtica self made woman, fue aprendiendo a construir su marca y su producto sobre la marcha, a la par de la evolución de los medios digitales. Su historia, para muchos, ya es conocida: en 2009, mientras cursaba un posgrado en Sociología en Barcelona, empezó a publicar videos de cocina en YouTube. Se presentaba como “Paulina G. Roca”, un seudónimo-anagrama de su nombre real, Carolina Puga. Así mantuvo separada su identidad académica de la gastronómica, hasta que, con el tiempo, la segunda le ganó a la primera.

Paulina Cocina en su primer video de YouTube, haciendo pastel de papas en 2009.
Paulina Cocina en su primer video de YouTube, haciendo pastel de papas en 2009.

-¿Cuándo y cómo empezaste a cocinar?

-Toda la vida cociné. Juego a cocinar desde chiquita. Se hablaba mucho de comida en mi casa. Me enseñaron mi mamá y mi nonna. Somos una familia de inmigrantes italianos de los años 50, por eso la mediterránea es la cocina con la que me siento más cómoda. Si tengo que hacer algo más japonés o más indio ya tengo que mirar el librito.

-Una de las claves del éxito de tus videos es el humor. Sin embargo, en los primeros se te ve seria y con un look mucho más formal. ¿Fuiste construyendo un personaje?

-No, yo siempre fui así. Lo que evidentemente me costó fue mostrarlo frente a la cámara.

-Ahora trabajás full time con tu marido, ¿Paulina Cocina es una pyme familiar o ya pasó a otro nivel?

-No, ¡ni siquiera somos una pyme! Nosotros solos hacemos una cantidad de laburo que en una empresa harían diez personas. Tenemos colaboradores, pero en internet se necesita gente con habilidades muy específicas para cada tarea, por eso contratamos servicios puntuales. A mi marido, que es doctor en Psicología, me costó convencerlo de trabajar conmigo, pero ahora se quema las pestañas en esto.

Paulina con su mamá, Nilda, que le enseñó a cocinar. Foto: Album familiar Paulina Cocina.
Paulina con su mamá, Nilda, que le enseñó a cocinar. Foto: Album familiar Paulina Cocina.

-En tu web decís que siempre soñaste con tener un programa de cocina. ¿Fantaseabas con ser famosa?

-Sí, pero… ¿Quién no tuvo esa fantasía? Nunca tuve una obsesión con ser conocida. Cuando yo empecé a hacer los videos nunca pensé que podía llegar a ser famosa por esto.

-Ahora los chefs famosos participan de tus videos o te defienden de los haters en redes, como pasó el año pasado con Narda Lepes. ¿Sos amiga de alguno?

-No tengo amigos en el ambiente de la cocina. Hace poco contacté a varios cocineros (Osvaldo Gross, Santiago Giorgini, Ariel Rodriguez Palacios) para pedirles que participen en un video mío y fue la primera vez que hablé con muchos de ellos. Tengo gente que admiro y respeto, que seguí siempre porque miraba sus programas de cocina, como los que estuvieron en canales como Utilísima o El Gourmet.

-¿Sos cholula? ¿Te imaginabas sentada con alguno de ellos en la mesa de Mirtha, por ejemplo?

-No fui nunca a lo de Mirtha, pero creo que este año voy a ir, me invitaron. Soy cero cholula igual. No me provoca nada un famoso. De hecho me hablo por privado en las redes con un cuarto de la farándula argentina, pero nunca digo nada porque soy discreta. No voy a dar nombres para no traicionar la confianza de mis seguidores, pero me piden recetas y recomendaciones. Sé intimidades de la cocina de mucha gente conocida.

-¿Y por qué todavía no tenés ese programa con el que soñabas? ¿No te lo propusieron o cambió tu objetivo? 

-Me han propuesto muchas veces participar en programas pero no tener un programa mío. Y no es que eso no me interese, pero mi trabajo full time es esto. Además, tengo dos hijos de quienes ocuparme, si digo que sí a todo lo que me proponen termino diciéndoles no a ellos. Tengo re claro que lo que hago no lo voy a dejar. Para mí no hay mejor lugar adonde llegar a que me vaya bien en internet. Yo soy muy feliz con lo que hago. Posta.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta