Por qué brilla La era samurái en el catálogo de series de Netflix

admin

28/03/2021

Una fascinante serie documental sobre la sangrienta guerra civil en el Japón feudal durante el siglo XVI. Más de cien años de batallas que terminó con la reunificación de una nación emergente. La Era Samurái, la batalla por el Japón (seis capítulos), flamante estreno de Netflix, nos introduce en la historia de una nación dividida por territorios en manos de dictadores (shogunes) o señores feudales (daimios) que intentan, mediante la fuerza, dominar la isla.

Dirigida por Stephen Scott, logra -a través de una cuidada recreación de las grandes batallas, acompañadas por las esclarecedoras reflexiones de historiadores y académicos- una reveladora visión no sólo de la naturaleza de esa nobleza guerrera que son los samurái, con sus códigos de honor y lealtad, sino también de su desprecio por la vida.

Un elenco sólido integrado por Hiro Kanawata, Masami Kosaka, Hayate Masao, Masayoshi Haneda y Hideaki Ito, junto con una producción de cuidada factura, hace de esta docuserie una interesante aproximación a uno de los momentos más importantes de la historia de Japón.

De la mano de un sólido elenco, la docuserie muestra los dos lados de los samuráis, a caballito de la vida y la muerte.
De la mano de un sólido elenco, la docuserie muestra los dos lados de los samuráis, a caballito de la vida y la muerte.

La serie tiene una rigurosidad estimulante que permite adentrarse en un mundo signado por el honor, cuya máxima expresión es el seppuku (suicidio), elemento principal del código ético samurái, y por una violencia estremecedora.

Además de las luchas de clanes en busca de unificar Japón, lo que deja en evidencia que el honor y la ambición son afines, este documental muestra también un elemento decisivo en esa época de batallas como lo fue la introducción del arcabuz, importado de China y que junto con el ataque rotativo, perdigones y flechas, revolucionó el arte de la guerra en esa isla.

En el siglo XVI Japón estaba en manos de varios clanes o shogunes que se repartían la isla mediante un pacto de fuerza y miedo. La reunificación comienza cuando el clan Oda cae en manos del sanguinario Nobunaga e inicia su política de expansión. Guerrero inteligente, se hizo famoso por sus tremendos escarmientos a los vencidos, como por ejemplo al daimio Takedo Shingen, antes que por su estrategia que pone desde el comienzo una cuota de horror a esta producción de buen ritmo y de una atmósfera oscura que le otorga un misterio adecuado.

La Era Samurái descubre también ciertas comunidades budistas del siglo XVI con particularidades poco conocidas, en un país donde son una poderosa institución y que dio nacimiento a la leyenda de los guerreros ninjas. Como no podría ser de otra manera en tiempos tan agitados en materia política, hay permanentes traiciones, como por ejemplo la de Mitsuhide a Nobunaga, a esta altura llamado Rey Demonio, y la posterior reparación de Toyotomi Hideyoshi, cercano al traicionado, que se alza con el poder tras una rápida y sangrienta batalla.

Una frágil alianza, pactada con rehenes, se da entre Tokuwata Ieyasu e Hideyoshi, que necesita un título para legitimar su poder y ser reconocido por falso linaje como primer ministro y convertirse en el hombre más poderoso del Japón.

Sin embargo, la agitación política ni disminuyó y el nuevo primer ministro es enfrentado por el clan liderado por Data Masamune, llamado “El dragón de un solo ojo” y es a partir de este momento en que comienza a crearse en Japón un equilibrio político estable y que puso en pausa las continuas luchas de clanes; no obstante, esta paz interior le permite a Hideyoshi planear expandir su poder a Corea y China y convertirse en la persona más poderosa de Asia.

Es interesante reconocer la permanente confusión que genera el poder y que va más allá de las épocas. Unos 200.000 guerreros desembarcan en Corea en abril de 1592 (el mundo debió esperar hasta junio de 1941 con la invasión a Normandia, el Día D, para superar esa cantidad de hombres), toman la península, pero encontrarán al Ejército Virtuoso, de Gwak Jae-u, un señor feudal que se convirtió en un legendario bastión contra el invasor y uno de los creadores de la guerra de guerrillas ayudado por China que envió tropas para reforzar la defensa coreana. Un verdadero desastre que terminará con el retiro de las fuerzas japonesas de Corea.

La era samurai se sostiene en un potente rigor narrativo.
La era samurai se sostiene en un potente rigor narrativo.

La última parte de la serie trata de la sucesión de Hideyoshi y de la intención de este líder de que su poder pase a manos de su hijo Hideyori cuando llegue a la mayoría de edad a través de un consejo de poderosos caudillos. Tras la muerte de Hideyoshi las intrigas terminan con la toma del poder por parte Ieyasu y un inteligente reubicación del poder que lleva a Japón a un equilibrio político viable.

La Era Samurái muestra que las secuelas de la guerra de unificación de Japón generaron una transformación de los samuráis, quizás los mejores guerreros de la historia, que de sanguinarios combatientes comenzaron a concentrarse en la filosofía, el honor y el deber.

Ficha

Calificación: Muy buena

Docuserie Dirección: Stephen Scott Con: Hiro Kanawata, Masami Kosaka, Hayate Masao, Masayoshi Haneda y Hideaki Ito Emisión: Seis episodios, disponibles en Netflix.

Mirá también

Lo leiste en FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir