¿Por qué los menores están en el centro de la ola de inmigración a Ceuta?

admin

20/05/2021

Mohamed, de 17 años, abandonó todo esta semana: sus estudios en un colegio secundario, sus exámenes finales y su familia. Su único proyecto ahora es llegar al enclave español de Ceuta, como cientos de menores que no ven ningún futuro en su país, Marruecos.

Desde el lunes, una marea humana de más de 8.000 candidatos al exilio, en su gran mayoría marroquíes, cruzaron sin problemas al pequeño puerto español gracias a un relajamiento de los controles fronterizos marroquíes.

Entre ellos hay un número impresionante de jóvenes que partieron solos y niños pequeños llevados por sus familias.

La imagen de un bebé al que un agente de la guardia civil español salvó de ahogarse ha dado la vuelta al mundo, provocó horror en las redes sociales.

Pero también se ha visto a adolescentes solos, a veces muy jóvenes, probar suerte en la frontera, llegar por mar a la playa española, ser rechazados o vagar por las calles de Ceuta.

Gran parte de los miles de migrantes que llegaron a Ceuta son menores no acompañados. Foto: REUTERS
Gran parte de los miles de migrantes que llegaron a Ceuta son menores no acompañados. Foto: REUTERS

Padres desesperados​

“Busco a mi hija de 15 años. Salió de casa para cruzar, otra chica me dijo que la vio en Ceuta. No tengo noticias, nadie sabe nada”, declara, visiblemente preocupado, Abdelhak Bouchahtaoui, un hombre de unos cincuenta años, cerca de la frontera.

Muchos padres se acercan a las rejas que separan a Marruecos de Ceuta con la esperanza de tener noticias de sus hijos que partieron al enclave español.

Ouafa llegó de urgencia desde Tánger y quedó “aliviada” al encontrar a su hijo de 15 años, a pesar de que en un primer momento esperaba “que hubiese logrado cruzar la frontera”.

“Mi madre no deja de llamarme para que vuelva, pero la aventura no me da miedo”, dice Abdellah, de 16 años, a quien la guardia civil española devolvió el martes a territorio marroquí.

Este joven que dejó la escuela hace dos años y ahora es empleado en un taller mecánico en Tánger pasó la noche en un jardín cerca del paso fronterizo. Otros vagan por las calles de Castillejos, donde los habitantes les dan de beber y comer.

Menores inmigrantes, frente a un refugio donde fueron llevados en Ceuta. Foto: AFP
Menores inmigrantes, frente a un refugio donde fueron llevados en Ceuta. Foto: AFP

En busca de un futuro

“No tengo ningún futuro aquí. Quiero trabajar para ayudar a mi familia”, afirma Mohamed, que llegó el miércoles a Castillejos tras una larga marcha.

Apoyado contra un muro en la planta baja de un inmueble de la pequeña ciudad costera marroquí, no lamenta haber dejado sus estudios para probar suerte en la frontera.

Como él, la mayoría de los menores que quieren exiliarse provienen de familias pobres, están desescolarizados y a veces hacen pequeños trabajos para sobrevivir. En Castillejos, todos sueñan con una nueva brecha en los controles fronterizos.

Por lo menos 4.800 migrantes, entre ellos 1.500 menores, fueron expulsados desde el lunes, según cifras del ministerio del Interior español.

ceuta migracion inmigrantes marruecos

Este flujo “impresionante” de menores hacia la frontera no tiene precedentes según Omar Naji, un militante marroquí de derechos humanos que sigue la cuestión migratoria.

“Su expulsión por parte de España es contraria a los tratados internacionales de los derechos de los niños”, asegura indignado.

“Las autoridades marroquíes los han implicado para presionar a España con fines políticos”, condena al mismo tiempo.

El miércoles por la tarde, el flujo hacia Ceuta frenó poco a poco. Los pocos que intentaban llegar al enclave a nado fueron rápidamente devueltos a la costa marroquí por la marina real. Del lado español, los que llegan por mar fueron detenidos también con rapidez y llevados a la frontera.

Los menores no acompañados que cruzaron solos la frontera entre Marruecos y Ceuta. Foto: AP
Los menores no acompañados que cruzaron solos la frontera entre Marruecos y Ceuta. Foto: AP

La brecha social

En 2018, el Consejo Económico, Social y Medioambiental de Marruecos (CESE), un organismo oficial, había advertido de la “vertiginosa” brecha que separa a los 11 millones de jóvenes marroquíes del resto de la sociedad y del “gran desafío” que plantea su inserción social.

Con problemas como la deserción escolar, el desempleo, empleos poco calificados, salarios bajos y ausencia de cobertura social, los jóvenes de entre 15 y 34 años (un tercio de la población) son los grandes olvidados del crecimiento económico del país, según un informe de ese organismo.

La situación se agravó más con la crisis vinculada a la pandemia de Covid-19. Dos de cada cinco jóvenes que viven en centros urbano estaban sin empleo, según cifras oficiales para 2020.

Fuente: AFP 

CB

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir