Por qué los precios de la carne no bajarán aunque se cierren las exportaciones

admin

20/05/2021

Bajar los precios de los cortes de la carne. Esos fueron los argumentos que les precisó el Presidente Alberto Fernández a los frigoríficos exportadores cuando les comunicó la decisión de cerrar las exportaciones de carne por 30 días.

Pero desde el sector prevén que esta medida no servirá para el objetivo buscado, ya que juegan otras variables económicas que impactan más en el valor de cada corte que las exportaciones. 

“El freno a las exportaciones de carne vacuna no bajará la inflación. Porque la inflación no se origina en el precio de la carne, se origina en la emisión monetaria. No sólo sube el precio de la carne, suben todos los productos y servicios de la economía. No tenemos un problema de precios, tenemos un problema de moneda, cada vez se necesitan más pesos para comprar la misma cantidad de carne, nafta o tomates“, dijo David Miazzo. Economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA).

El economista de FADA remarcó que la medida de frenar las exportaciones de la carne terminan en un efecto contrario. “La inflación y una menor producción de carne harán que los precios terminen subiendo igual”, apuntó.

En este sentido, insistió en que las intervenciones sobre las exportaciones pueden bajar los precios de la carne en el corto plazo, pero no en el mediano plazo. “Es decir, vamos a tener los mismos precios, pero menos producción, empleo, inversión y exportaciones”, agregó.

Info
Info

Puntualmente, remarcó el peso que tienen los impuestos en el precio de la carne. “Uno de cada 4 pesos en un kilo de carne son impuestos”, precisó.

“En el kilo de carne se paga 28% de impuestos y esto tiene que ver con cómo la carga de los impuestos va pesando a medida que el producto va pasando por los eslabones de la cadena” agregó el economista.

Desde el Consorcio Regional de Experimentación Agrícola (Crea), una entidad que reúne a los productores líderes del país, también coincidieron en que el cierre de exportaciones no servirá para bajar el precio de la carne.


A partir de 2005, resumió el documento, comenzó a aplicarse una batería de intervenciones en el negocio de la carne que incluyó suba de derechos de exportación, eliminación de reintegros, modificaciones en el peso medio de faena, permisos de exportación e incluso el cierre de las ventas al exterior.

Se pasó así de exportar 771.000 toneladas de res con hueso en 2006 a un mínimo de 183.000 toneladas en 2011. Al eliminarse las restricciones, entre 2015 y 2020, las exportaciones crecieron 354% en cantidades y 1.997 millones medidas en dólares, volviendo en 2019 los valores de 2006.

En tanto,  entre 2006 y 2011 el stock bovino se redujo en 12 millones de cabezas y consecuentemente, la producción de carne en un 28%.

“Como consecuencia de la caída de la producción, en el largo plazo, las restricciones, que apuntaban a reducir los precios internos, terminaron teniendo un efecto contrario al buscado”, precisaron.

“En primera instancia, entre 2005 y 2008, los precios de la carne al consumidor registraron una caída de cerca 12% en términos reales que perduró algo menos de un año. Desde 2010, se dio un incremento cercano al 40% en términos reales, que aún hoy persiste”, detallaron.


En este sentido, precisaron que a partir de 2018 se inicia una nueva etapa donde es difícil separar la evolución del mercado de la carne en particular de la contracción de la economía en general. En efecto, calcularon, que desde 2018 la caída del salario real fue de 14,9% mientras que, en términos de carne, fue de 17,8%.

Lograr una recuperación duradera del salario real es imposible sin estabilidad macroeconómica. Argentina necesita de un aumento de la producción y las exportaciones que le permita dejar atrás una década de estancamiento y provea las bases para una mejora en la calidad de vida”, cerraron.

Por último Javier Peralta, secretario de (Fifra) remarcó que si se concreta el cierre de las exportaciones de carne, el frigorífico  exportador va a dejar de comprar la vaca (la categoría que se exporta a China) e irá en busca de un animal más liviano para competir en el mercado interno con los demás frigoríficos.

Por lo que esto empujará a que los precios de la hacienda en el mercado de Liniers se eleve ante la mayor demanda por los animales. 

Además, advirtió que también se puede caer el programa de cortes populares ya que los cortes que destinan los frigoríficos exportadores hacia el mercado interno son los que no exporta del mismo animal. 

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir