Por una protesta de vecinos tuvieron que trasladar de Conesa al femicida de Úrsula Bahillo

admin

10/02/2021

Matías Martínez (25), el imputado por el femicidio de Úrsula Bahillo (18), fue trasladado este miércoles a la comisaría de la localidad de Conesa, a unos 75 kilómetros de Rojas. Pero la reacción de los vecinos de ese pueblo ante la presencia del detenido obligó a las fuerzas policiales a adelantar su traslado hacia un penal bonaerense para apaciguar la protesta.

Fuentes policiales confirmaron el cambio de locación a Clarín, pero evitaron dar precisiones sobre el segundo destino. El operativo para cambiar el lugar de detención se habría llevado a cabo pasadas las 20 del mismo miércoles.

Una versión indicaba que un traslado estaba previsto para el jueves a la mañana, pero el reclamo callejero adelantó los planes: el destino de ese primer plan era el penal de San Nicolás, aunque las fuentes consultadas no confirmaron si finalmente fue el lugar elegido para alojarlo

Mientras tanto, se espera que entre jueves y viernes. Martínez sea indagado por el fiscal de la causa, Sergio Terrón.

Alrededor de las 18, vecinos de Conesa comenzaron a concentrarse frente al destacamento con carteles y redoblantes, y exigieron “cárcel” para Martínez. “Todos somos Úrsula”, “Justicia para Úrsula” y “Ni una menos”, fueron las frases en la mayoría de pancartas.

La protesta frente a la comisaría de Conesa, donde habían alojado al asesino de Úrsula Bahillo.
La protesta frente a la comisaría de Conesa, donde habían alojado al asesino de Úrsula Bahillo.

El informe preliminar de la autopsia –que se conoció hoy– reveló que Úrsula fue asesinada de al menos 15 puñaladas en la espalda, torso y cuello. Mientras tanto, la Justicia de Garantías convalidó la imputación por femicidio de Martínez con los agravantes de “alevosía” y “ensañamiento”.

Más temprano, el informe oficial de la Fiscalía General del departamento judicial de Junín había asegurado que Úrsula fue degollada con un arma blanca por su ex pareja en el paraje Guido Spano, Cuartel V del partido de Rojas. En tanto, la investigación avanza con el peritaje de los teléfonos, el cuchillo y otros elementos de interés para la causa.

“Venimos a manifestarnos porque tenemos esposas, tenemos hijas, y no queremos a un criminal entre nosotros”, dijo a Clarín uno de los vecinos. “Tenemos al femicida de Úrsula en Conesa y queremos que se vaya del pueblo y que la policía deje de encubrir más femicidios”, sumó otra de las manifestantes.

Uno de los reclamos puntuales apuntó también contra la policía, no solo por la impotencia ante las once denuncias que la propia Úrsula había hecho antes de ser asesinada, sino por la represión durante los incidentes en Rojas frente a la comisaría local, que terminaron con una chica baleada en la cara.

Según la agencia Télam, por orden del jefe de la Policía Bonaerense, Daniel García, tanto el superintendente de la Región Interior Norte II, comisario general Jorge Monfort, como la superintendente de Políticas de Género, la comisaria mayor Sonia Luján Zampelunghe, se instalaron en Rojas para que el primero tome el mando de la comisaría local y la segunda, la de la Mujer. Además, el auditor general de Asuntos Internos, Darío Ricardo Díaz, mandó una comitiva a Rojas para hacer “auditorías preventivas” en ambas dependencias.

Cerca de las 20, después de horas de manifestación, se prendieron fuego gomas ante la mirada de tres policías, aunque no se registraron mayores incidentes.

La llegada de Gendarmería casi una hora después disparó rumores sobre la posibilidad de que el detenido pudiera ser trasladado. En medio de insultos y gritos, a Martínez lo sacaron encapuchado.

*Por Marcia Carrara, de la Maestría de Clarín/San Andrés.

DS​

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta