Premios Emmy 2021: quién es Josh O’Connor, el Príncipe Carlos de The Crown

admin

20/09/2021

Mucho se ha dicho de las proporciones reales de las orejas de Josh O’Connor: al igual que las del príncipe Carlos, a quien representa en la serie The Crown, sobresalen. Nada de eso impidió que el joven ganara en los Premios Globo de Oro 2021 como mejor actor de reparto por su labor en la serie. Y que ahora se alzara con un Emmy por mejor actor protagónico.

Pero las orejas no hacen a un futuro rey en espera. Más bien, concluyó el actor, es la postura.

La mayor parte del tiempo erguido, cuando debutó en la temporada 3, representando a Carlos como estudiante de Cambridge, desde entonces, O’Connor ha seguido el estado emocional del príncipe encorvándose de manera pronunciada progresivamente, inclinando el cuello hacia adelante, a medida que las expectativas de la Casa de Windsor corroe la alegría de Carlos. Para el momento en que mamá -la Reina Isabel II, representada por Olivia Colman- coloca la corona sobre la cabeza de su hijo, en la investidura como Príncipe de Gales, uno se pregunta si él tiene la fortaleza para soportarla.

“Tiene que ver más con el peso sobre sus hombros, cuanto más se inclina, más sobresale el cuello”, dijo O’Connor. “Para el final, es patético, algo parecido a un hombre jorobado”.

Josh O'Connor, vía zoom, al enterarse de que había ganado como Mejor actor de reparto en los Globo de Oro. Foto Christopher Polk/NBC/ZUMA Wire/dpa -
Josh O’Connor, vía zoom, al enterarse de que había ganado como Mejor actor de reparto en los Globo de Oro. Foto Christopher Polk/NBC/ZUMA Wire/dpa –

El príncipe menos empático

Y es aún peor en la temporada 4 de la serie exhibida en Netflix, que nos trajo un Carlos menos empático, arisco y llorón mientras refrena su matrimonio con la princesa Diana (Emma Corrin), quien se lleva todos los aplausos, y, no tan en secreto, añora a Camilla Parker Bowles (Emerald Fennell), el amor que nunca se fue completamente. (Y quien presumiblemente, se casará con Carlos en alguna temporada futura, tal como lo hizo en la vida real en 2005.)

Para Josh O’Connor, 30, esta temporada es el fin de su actuación en el rol que nunca realmente buscó. Alguien que se describe como liberal de izquierda, se rehusó a leer el guión de Carlos cuando se lo pidieron al comienzo.

“Pensé, no puedo agregarle nada a esto”, dijo en una videollamada desde Londres. “Soy republicano. No me interesa la familia real”.

Pero finalmente, aceptó y Peter Morgan, creador y autor de la serie, le presentó una escena. En ella, Carlos se compara con un personaje de Dangling Man, de Saul Bellow, que espera que lo seleccionen para ir a la guerra porque eso le daría significado a su vida.

Josh O'Connor, el Príncipe Carlos en The Crown, Foto Netflix.
Josh O’Connor, el Príncipe Carlos en The Crown, Foto Netflix.

“Y luego dice: ‘Esencialmente espero que mi madre muera para que mi vida cobre significado’”, afirmó O’Connor. “Leí esas palabras y fue como ‘Bueno, esto es suficiente para incorporarme’”.

Insignificante dentro del reino

La temporada cuatro encuentra al príncipe cada vez más exasperado con estas circunstancias, en términos del matrimonio infeliz al que lo arrojaron y su continua insignificancia dentro del reino.

“Estábamos narrando a un Carlos a quien no escuchan y sin voz”, dijo O’Connor. “Pero en eso consiste su belleza, es ahí donde pelea: no se siente escuchado”.

Carlos no se imagina cosas. Mientras su madre le informa con frialdad en un encuentro eviscerado, nadie quiere escuchar su voz. Nadie.

O’Connor y Colman tienen una broma en la que todas sus escenas juntos fueron variaciones del mismo tema triste. “Carlos entra, dice, ‘Mami, necesito hablar con vos’, y ella le dice, ‘No’, y él se va”, explicó O’Connor. Una y otra vez.

Josh O'Connor, en The Crown. El actor es una de las revelaciones de la serie. Foto Netflix.
Josh O’Connor, en The Crown. El actor es una de las revelaciones de la serie. Foto Netflix.

Como la reina, Colman dijo: “Mi tarea fue ser bastante fuerte, pero es difícil para mí no darle un abrazo”. No eran actores de método. “En el momento en que decían “corten”, decíamos: ‘¿Deberíamos tomar una taza de té? ¡Hay galletas en la mesa de manualidades! Preferimos reírnos un poco”.

“Es uno de los más bellos actores para trabajar”, añadió. “Está ahí con los grandes, en mi mente.” O’Connor creció felizmente como el hermano del medio de tres hermanos en Cheltenham, una ciudad balnearia en el límite de los Cotswolds. Se formó en la Escuela de Teatro Old Vic de Bristol, entre cuyos alumnos se encuentran dos de sus ídolos, Pete Postlethwaite y Daniel Day-Lewis.

“Tal vez fue una pareja hecha en el cielo, no lo sé”, dijo. “Pero me encantó”.

Poco después de la graduación, se filtraron pequeños papeles de televisión en Peaky Blinders y Ripper Street. Finalmente consiguió un rol protagónico como hijo mayor en The Durrells in Corfu, un drama de época de ITV y Masterpiece, sobre el traslado de una familia británica a la isla griega en los años ’30.

Pero su verdadero avance llegó en el debut de Francis Lee en 2017, God’s Own Country. O’Connor está apenas reconocible como Johnny Saxby, un gay, bebedor empedernido que trabaja en la granja de su familia en Yorkshire, cuyo corazón endurecido se abre gracias a un trabajador migrante rumano.

Lee había invitado a O’Connor a una audición basándose en una fotografía. “Me gustaron mucho sus orejas”, dijo. Pero el video que O’Connor envió era preocupante.

“Entregaba ese retrato increíblemente brillante de un hombre emocionalmente reprimido y difícil, y pensé que debía estar jugando consigo mismo”, dijo. “Y eso me preocupó un poco”.

Emma Corrin y Josh O'Connor, como Lady Di y el Príncipe Carlos. Foto Netflix
Emma Corrin y Josh O’Connor, como Lady Di y el Príncipe Carlos. Foto Netflix

Cuando los dos se conocieron, Lee se sorprendió “porque este chico de clase media increíblemente divertido, optimista y educado estaba a un millón de kilómetros del personaje que iba a interpretar”, dijo. “Es uno de esos actores raros que verdaderamente hace metamorfosis“.

O’Connor se sumergió en el personaje, trabajando durante un mes en una granja en West Yorkshire, cerca del lugar donde Lee creció y ayudando a parir corderos entre tomas.

“Hacíamos una escena, y luego gritaban, ‘corten’, y una camioneta entraba y el verdadero granjero, John, decía, ‘Josh, tenemos que ayudar a sacar un cordero'”, recordó O’Connor. “Entregabas un cordero, lo mandabas a casa, te lavabas las manos, ‘Acción’, y volvías a actuar”. Según su cuenta, entregó alrededor de 150 en total.

Empecé siendo un basurero”, añadió, “y al final no sé si fui muy bueno“. Pero el granjero John, que sigue siendo un muy buen amigo mío, dijo que podría emplearme algún día.” God’s Own Country le valió a O’Connor un premio de cine independiente británico como mejor actor en 2017. Dos años después, ganó otro por Only You, sobre una pareja que lucha contra la infertilidad.

O’Connor debutó en The Crown a fines de 2019. Morgan no recuerda haber considerado a nadie más para el rol de Carlos -ni haber notado las orejas de O’Connor, aunque imagina que debe haberlo hecho-.

“Más bien, me atrajo su sensibilidad y el hecho de que era complejo pero agradable, y me sentí intrigado al instante”, dijo Morgan. “Y en el momento en que empezó a hacer algunas lecturas para nosotros, fue algo obvio. Era una lista de un solo candidato”.

O’Connor había visto The Crown en apoyo de su buena amiga Vanessa Kirby, que interpretó a la Princesa Margarita en las temporadas 1 y 2. “Y entonces me convertí en un fan fiel”, dijo. Aunque tiene dificultades para alinear su creencia en una sociedad sin clases con la familia real, no cree que The Crown les de glamour, a pesar de su pompa y esplendor.

Uniformado. Así se ve a Josh O'Connor en The Crown. Foto Netflix.
Uniformado. Así se ve a Josh O’Connor en The Crown. Foto Netflix.

“Lo que Peter hace es despojarse de todo eso”, dijo. “Se trata de seres humanos que luchan y tienen relaciones muy extrañas con sus padres y el poder y la política. Ese es el jugo”.

“Pero creo que se pueden tener esas creencias y tener un gran respeto y afecto y amor incluso por estas personas. Creo que la reina es una mujer extraordinaria. Una y otra vez, muchos hombres fallaron, y esta mujer en el poder ha sido consistente y ha permanecido obediente y generalmente apolítica”.

“En ese sentido, tengo un gran respeto por ella, y por Carlos, para ser honesto. Carlos es otro nivel de alguien que literalmente ha estado esperando toda su vida por este momento que aún no llegó“.

El de O’Connor, sin embargo, parece estar a mano.

Recientemente aceptó Mothering Sunday de Eva Husson, basada en la novela de Graham Swift, junto con Colman, Colin Firth y Odessa Young. Y actualmente está ensayando con Jessie Buckley (I’m Thinking of Ending Things) para una producción cinematográfica de Romeo y Julieta en el Teatro Nacional, que se emitirá en primavera por PBS y Sky Arts.

El verdadero Príncipe Carlos junto a Lady Di y el entonces príncipe heredero Akihito y su esposa Michiko, actuales emperadores de Japón. Foto EFE
El verdadero Príncipe Carlos junto a Lady Di y el entonces príncipe heredero Akihito y su esposa Michiko, actuales emperadores de Japón. Foto EFE

“Es pícaro”, dijo Buckley. “Viene con brillo y la cantidad justa de peligro. Se siente seguro, pero sabe que ambos nos vamos a desafiar a saltar del acantilado”.

En el final de la cuarta temporada de The Crown, O’Connor hace precisamente eso: alentado de alguna manera por Morgan, deja caer la fachada pulida de Carlos y se enfurece con Diana por lo de Camilla.

“Muchos de estos Windsors tienen un temperamento famoso por ser chocante”, dijo Morgan. “Y yo dije: ‘Mira, sólo realmente, realmente ve por eso y muestra tu ira y muestra tu corazón.'” Además agregó: “Es aplastantemente doloroso, y esto va a la dualidad de lo que uno siente por Carlos. Al mismo tiempo que es increíblemente cruel con la mujer con la que se casó, es increíblemente leal y firme con la mujer que ama. Creo que Josh captó eso brillantemente”.

Josh O'Connor, en el papel del príncipe Carlos, y Emma Corrin, como la princesa Diana, en la cuarta temporada de la serie "The Crown". Foto Netflix
Josh O’Connor, en el papel del príncipe Carlos, y Emma Corrin, como la princesa Diana, en la cuarta temporada de la serie “The Crown”. Foto Netflix

La escena es la favorita de O’Connor de toda la temporada.

“Si el principio fue la investidura, entonces el final siempre será la ruptura del matrimonio, donde dice – brama, en realidad, su cuello se tensa-: ‘Me niego a ser culpado por más tiempo por este grotesco matrimonio inconveniente“‘.

“Esa frase para mí lo es todo”, añadió O’Connor. “Y fue mi cierre para Carlos. Fue mi forma de decir: ‘Genial’. Hice mi trabajo. Adiós”.

Fuente: The New York Times

WD

Mirá también
Mirá también

Lo leiste en FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir