Recomendaciones y controles pos-Covid

admin

21/07/2021

Durante la presente pandemia la lucha contra la misma no solo son las medidas por todos conocidas de aislamiento, rastreo y vacunación sino también el diagnóstico de los síntomas y signos de lo que puede considerarse secuelas del Covid.

Así, hoy denominamos “Covid prolongado” o postcovid a aquellos síntomas que se prolongan luego del alta del paciente por más de 12 semanas y que no pueden explicarse mediante otro diagnóstico.

Podríamos reunir los mismos en tres categorías según el aparato o sistema atacado, aunque suelen asociarse y combinarse o extenderse más allá de los que enumeraré a continuación.

1) Secuelas respiratorias, con tos persistente, dificultad para ingresar el aire o limitación al deambular que se reflejan en alteraciones de la espirometría o tomografía pulmonar.

2) Secuelas cardiovasculares, con taquicardia, hipotensión y dolor torácica que requiere diagnóstico diferencial con otras patologías. Se observa aparición de miocarditis en una cantidad de pacientes presuntos sanos previos de esta enfermedad.

3) Secuelas neuropsiquiatricas, con alteraciones tan variadas como alteraciones del olfato y gusto hasta polineuritis, trastornos al caminar, alucinaciones, “niebla mental”, trastornos de la memoria, depresión y ansiedad.

También pueden persistir dolores musculares, articulares y abdominales. Últimamente varias líneas de investigación a nivel de centros reconocidos apuntan a una relación directa entre factores inflamatorios mediados por citoquinas y alteraciones detectadas en el tamaño y forma de los elementos de la sangre, glóbulos rojos y blancos ocasionados por SARS- CoV2.

Así, al producirse cambios de tamaño y rigidez de los glóbulos dificultan la oxigenación y nutrientes que ellos transportan a los tejidos donde a su vez la circulación estaría retardada.

Todo lo antedicho podría a su vez predisponer mediante la agregación plaquetaria la formación de coágulos y trombos responsables de secuelas más graves como son el ACV e infarto no solo miocárdico sino renal o fenómenos obstructivos en vasos pulmonares.

En Reino Unido un estudio catastral sobre una serie grande de pacientes postcovid mostró que presentaron fatiga 535.000 personas, dificultad para respirar 397.000 pacientes y dolor muscular unos 309.000 pacientes más.

En otra serie se analizaron a los 6 meses los síntomas persistentes hallándose que 61%, tenían los mismos, aunque hubieran transcurrido su enfermedad en forma leve. 52%, de los adultos jóvenes de entre 16 y 30 años tenían aún síntomas y 13% de 0 a 5 años rara vez presento síntomas.

Siendo fatiga un 37%, falta de concentración un 26%, olfato y / o gusto alterado en 25%, disnea 21% y trastornos de la memoria un 24%.

La asistencia de todos estos síntomas, requiere de control y estudios a cargo de los especialistas según el aparato y sistema involucrado y es resorte directo del clínico el manejo general, derivación y consejo oportuno a los pacientes afectados.

Lo más importante es la contención del paciente y el tratamiento a tiempo con el objetivo de mejorar rápidamente la calidad de vida del paciente.

El cuidado integral de la salud hoy juega un rol fundamental y es responsabilidad de todos , y comienza con cada uno de nosotros.

Mario Clemente es presidente de la Fundación Observatorio para la Medicina Prehospitalaria

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir