Reconciliar a la humanidad con el mundo vivo

admin

22/03/2021

“Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha”: esta frase, escrita hace tiempo por Victor Hugo, es hoy aún más relevante que en aquel entonces. En tiempos en que la pandemia de COVID-19 amenaza nuestras vidas, no debemos olvidar que, en muchos aspectos, somos autores de nuestro propio infortunio.

El cambio climático, el colapso de la biodiversidad, el declive en la salud de los océanos, el agotamiento de los recursos naturales… la multiplicación de crisis demuestra claramente que no podemos seguir como hasta ahora. Nuestra relación con la naturaleza y con el mundo vivo, basada en el dominio y la explotación, ya ha perturbado a cerca del 75% de los ecosistemas del mundo. La tasa mundial de extinción de especies es ya por lo menos decenas de cientos de veces superior a la media de los 10 millones de años pasados, y se está acelerando: casi un millón de los ocho millones de especies de animales y plantas existentes están amenazados de extinción. Esto no puede continuar.

Las pruebas científicas exigen un cambio radical, una revisión total de nuestra relación con la naturaleza y el mundo vivo. No se trata de una opción, sino de una necesidad para nuestra supervivencia. El bienestar de la humanidad depende de la salud del medio ambiente, así como del bienestar de las demás especies con quienes compartimos este planeta.

El momento de actuar es ahora. En principio, esto significa detener la destrucción en curso de nuestro hogar colectivo –tanto para las generaciones actuales como para las futuras, ya que la salud y el bienestar son un derecho humano fundamental de todos nosotros.

Debemos destinar los esfuerzos y los recursos necesarios a proteger y restaurar los ecosistemas, sean naturales o gestionados por el hombre. Mediante negociaciones llevadas a cabo en virtud del Convenio sobre la Diversidad Biológica, algunos países ya están trabajando para proteger el 30% de la superficie mundial, terrestre o marina, para 2030. Afortunadamente, los 252 sitios naturales del Patrimonio Mundial, las 714 reservas de biósfera y los 161 geoparques mundiales de la UNESCO cubren el 6% de la superficie terrestre.

Es preciso también realizar un cambio profundo en los modos de producción y consumo. No podemos continuar destruyendo la naturaleza para generar PIB. El nuevo marco colectivo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fija el horizonte: el desarrollo sostenible debe abordar la pobreza, la desigualdad, los derechos humanos, la educación, la salud y los ecosistemas. En este camino hacia los ODS, debemos también ser innovadores e imaginativos e idear otras formas de habitar la Tierra. En particular, debemos desarrollar y gestionar mejor las zonas en donde puedan prosperar la flora y fauna, zonas que reúnan las condiciones adecuadas para una relación respetuosa entre los seres humanos y la naturaleza.

También hemos de escuchar a aquellos que siempre han considerado a la naturaleza como nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro: los pueblos indígenas. Sus derechos deben reconocerse y protegerse, ya que su saber tradicional, único, es una fuente clave de soluciones para la protección de los ecosistemas.

Por último, debemos comunicar y sensibilizar a la población. Para proteger y respetar el mundo vivo, es importante utilizar el poder transformador de la educación e incluir las ciencias oceánicas en los planes de estudio. Porque, a través de la educación, podemos obtener resultados a largo plazo. Por este motivo, la educación ambiental debería ocupar un lugar mejor en el currículo escolar y la formación del profesorado, y la UNESCO está comprometida para lograrlo. Más que proteger una parte de la superficie de la Tierra, nuestro propósito es reconciliar a toda la población con el mundo vivo. Dado el papel clave que desempeña la biodiversidad en la economía, la salud y nuestro bienestar, ello supone hacer de la preocupación por el medio ambiente algo fundamental en nuestras decisiones y acciones.

Este cambio, radical y completo, no supone abandonar nuestros valores humanistas ni las ideas de progreso, al contrario: los más vulnerables son precisamente quienes más sufren de las consecuencias de la alteración del clima. Recordemos que, sin justicia ambiental, no puede haber justicia social. Ya es hora de que los humanos comprendamos que no somos dueños de la Tierra, sino que dependemos de ella. Para poder compartir un mundo común, debemos hacer de la protección de la naturaleza una prioridad para nuestras sociedades… o sufrir las amargas consecuencias.

(Junto a Audrey Azoulay, directora general de UNESCO, firman: Prof. Hoesung Lee, Presidente del Grupo Internacional de Expertos sobre el Cambio Climático, Ana María Hernández Salgar, Presidenta de la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), Peter Thomson, Enviado Especial de la ONU para los Océanos, Dra. Jane Goodall, Dama Comendadora de la Orden del Imperio Británico – Fundadora del Instituto Jane Goodall y Mensajera de la Paz de las Naciones Unidas, Princesa Sumaya de Jordania, Enviada especial de la UNESCO de Ciencia para la paz, Hindou Oumarou Ibrahim, Presidenta de la Asociación de Mujeres Indígenas del Chad, miembro del miembro del Cónclave Internacional de Pueblos Indígenas sobre Biodiversidad y Cambio Climático, defensora de los ODS ante el Secretario General de la ONU, Nicolas Hulot, periodista, escritor, ex ministro francés de Transición Ecológica y Solidaria.)

La autora es la directora general de la UNESCO

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir