Ricardo Montaner: familia, haters, La Voz Argentina y el Fideo Di María como hijo

admin

17/07/2021

Ricardo Montaner es profeta en muchas tierras. La de nacimiento, donde conecta con la argentinidad del barrio de origen, la del corazón, sinónimo de su amada Venezuela como cuna de crianza; y la que asoma tímidamente a través del Zoom, con un ventanal a sus espaldas que ratifica el persistente clima lluvioso en La Florida.

“Como estuve de viaje la semana pasada y acá vivo en la zona de la playa que me queda a 40 minutos de todo, aproveché para reunir varias citas de controles con médicos y dentista en un día. Mi sonrisa debe estar mucho más linda hoy”, presume desde su casa en Miami, uno más de sus “hogares por el mundo”, donde suele hacer base para girar al exterior.

Con disco nuevo y una promesa saldada con Dios (“que se estaba guardando este momento”) el cantante no pretende hacer de Fe un trofeo más de su estantería musical de hits. Así lo sugiere el afiche promocional en las veredas porteñas, donde comparte más de un pasaje motivador.

“Hay varias ciudades de América Latina en donde quisimos dejar un mensaje más allá del álbum como tal. El último fue No pierdas la fe, que es algo que a la gente le hace falta como recordatorio con todo esto que hemos vivido este año y medio”, desliza el experimentado coach de La Voz Argentina.

Ricardo Montaner no tiene empacho en contestarle a los haters que se meten en las redes con su familia. Foto Prensa
Ricardo Montaner no tiene empacho en contestarle a los haters que se meten en las redes con su familia. Foto Prensa

Mientras tanto, cuenta los días para tachar otro pendiente: el primer live streaming familiar en Altos de Chavón, República Dominicana, el próximo 31 de julio.

“Esto que nos ha sucedido a nivel mundial de alguna manera nos llama a todos a decir: ‘A pesar de todo yo tengo que mantenerme con fe’. Porque si te pones a ver el mundo está lleno de problemas, pero si a eso le agregas que tienes uno que es un problemón, y está encima de la humanidad completa, la cosa se pone todavía muchísimo más grande. Entonces me quedo sin fe”, explica.

-¿Alguna vez la perdiste?

-No a nivel de perderla, porque perder la fe es complicado. Yo diría que se debilitó en más de una ocasión. No diría alguna vez, sino en muchas ocasiones. Si tuviéramos la fe del tamaño de un granito de mostaza, una semillita, podríamos decirle a una montaña “muévete” que se movería.

Normalmente los seres humanos titubeamos, por muy cercano que tú digas ser de Dios. Yo no vivo chapeándole a la gente con la Biblia en mano, diciéndole que todos los males se van a acabar. Dios no dice “cree en mí que no vas a tener nunca más un problema”.

No te va a evitar que llueva ni que haya una tormenta, pero te entrega un paraguas para que puedas atravesar la calle y no te mojes tanto ni te empapes”.

-Hablando de tormentas, sos casi vecino del edificio derrumbado en Miami, ubicado a pocas cuadras de tu casa. ¿Te sacudió de cerca esta tragedia?

  • ¡Tú no sabes…! Desde hace ya dos semanas esta zona de por aquí tiene una especie de manto imaginario de tristeza que ha sido muy difícil de superar. Porque en todas partes de esta zona de Miami Beach hay alguien que ha tenido algo que ver con alguien que vivía aquí. Fue muy duro para todos.

Ricardo Montaner vive en MIami, muy cerca del edificio derrumbado, y tiene conocidos que murieron allí. Foto Prensa
Ricardo Montaner vive en MIami, muy cerca del edificio derrumbado, y tiene conocidos que murieron allí. Foto Prensa

El lugar queda a siete cuadras de nuestro restaurante. Y mi casa está en la 49, y esto fue en la 87. Nosotros tenemos un ahijado, que es el ahijado de Marlene (su esposa), de nuestros amigos Adriana Santander y Kike, que es un productor musical importantísimo recontra conocido.

La hermana de Adriana es, además, la primera Dama del Paraguay; y la hermanita menor de ellas dos, Sofía, murió junto con toda su familia cuando la torre colapsó, y recién recuperaron los cuerpos de las niñitas que faltaban. Eso nos ha tocado profundamente porque son familia y porque es un dolor que no se puede ni imaginar. Nos tocó muchísimo.

El barrio, las raíces y el tango pendiente

-Ahora volviste a Miami, pero habías pasado los últimos meses viviendo en la Argentina. ¿Perdura el sentido de pertenencia en tu tierra?

-Debo reconocer que la temporada anterior de La Voz Argentina, que me tocó vivir cuatro meses y medio en Buenos Aires, me ayudó mucho más todavía a reencontrarme inclusive con gente y lugares que no veía desde mi niñez. Con mis raíces.

Me tocó el acostumbrarme al día a día, a la noticia, a la idiosincrasia argentina que desde que me fui, siendo muy niñito, me había desacostumbrado a vivir. Este año eso se renueva, aunque los últimos dos meses han sido una vorágine.

-¿Es cierto que esa argentinidad te ha llevado a pensar en un disco de tango?

-La idea no era adelantar demasiado, pero uno de los grandes sueños de mi padre ha sido y fue que yo grabara un álbum de tango. En aquella época las condiciones no estaban dadas y quizá para asumir un compromiso como ese, la carrera debía estar más aceitada, para poder hacer un disco especial.

Pero sí, entre los próximos proyectos ya lo estamos abordando. Será un álbum que va a traer, aparte de 12 canciones inolvidables de todos los tiempos, un documento que tiene que ver con mi vida, con el Ricardo de 7 años que emigró; y reflejará algo de la historia de lo que fue mi vida.

Ricardo Montaner tiene previsto grabar un disco de tango, algo con lo que soñaba su padre.
Ricardo Montaner tiene previsto grabar un disco de tango, algo con lo que soñaba su padre.

El proyecto inicial de mi papá creció y será mucho más amplio y más grande, porque la gente no sólo lo va a poder escuchar, sino ver.

La familia y La Voz, un solo corazón

-Hace poco te plantaste a defender a tu yerno Camilo, que fue criticado en Twitter por una seguidora tuya. ¿El límite es la familia?

-Pienso que si bien las redes sociales deben convertirse en un escenario de libertad, la libertad no puede significar que yo viole tus espacios y asuma que tengo el derecho de agredirte. Y, sobre todo y peor, agredir a tus amores más íntimos y cercanos. Entonces cuando veo que se comete cierta imprudencia lejos de bloquear a alguien le salgo al encuentro, sobre todo si tiene que ver con mi familia.

Si son temas intrascendentes pues ni caso, pero cuando tengo esa cosa de pasar por ahí y de repente me encuentro con alguien que está agrediendo a alguien de mi familia, sobre todo sin tener razón, te salgo al encuentro de la mejor manera que puedo, que es con palabra. También creo que la mejor manera muchas veces de contrarrestar ciertas antipatías es siendo simpático.

-También se cuestionó el que trabajes como jurado con tus hijos, Mau y Ricky, en esta temporada de La Voz Argentina.

-Lo que pasa es que como nosotros somos visibles, es obvio que llame la atención. Pero si tú te pones a ver, conozco familias y familias de médicos que son todos médicos y tienen una clínica juntos. Nosotros somos todos músicos y tenemos una clínica juntos, pero una clínica de música, somos todos artistas.

Los que elegimos ser artistas nos va muy bien gracias a Dios y los que no lo eligieron de nuestra familia y hacen otra cosa, también les va muy bien.

Ricky y Mau Montaner, los hijos de Ricardo, con carrera propia y jurados de "La Voz Argentina" (Telefe). Captura TV.
Ricky y Mau Montaner, los hijos de Ricardo, con carrera propia y jurados de “La Voz Argentina” (Telefe). Captura TV.

-¿Sentís que esa elección molesta a algunos?

-Por supuesto que puede ser que haya gente que no le parezca cool, pero a nosotros sí, que es lo más importante. Somos muy unidos y nos hace muy felices trabajar juntos y sobre todo enviar un mensaje juntos. Lo que nadie puede negar aquí es que todos damos un mensaje de amor, de unión familiar y de fe, entonces si hay gente que no está de acuerdo con eso es porque debe tener mucha carencia.

-¿Como coach en tu octava temporada, cuesta menos bajarle el pulgar a un participante en las audiciones a ciegas? ¿Es un entrenamiento?

-Sin lugar a dudas tengo un poco más de experiencia, pero no quiere decir que no me rompa el corazón el tener que decirle que no a alguien; no es fácil decir que no pasaste a la siguiente etapa.

Muchas veces no nos damos vuelta los cuatro coaches y cuando lo miramos no sabemos cómo decirle. No es simpático estar dado vuelta y tener que elegir si el participante sigue o no.

Y sé que a la gente probablemente no le gusta cuando uno rechaza a un artista, pero desgraciadamente el formato del show dice: vas a escuchar 300 y tantas voces de las cuales solo puedes elegir 22. Entonces se te arma un lío importante.

Ricardo Montaner, en su rol de jurado de La Voz Argentina. Es su octava participación en estos realities. Foto Captura TV.
Ricardo Montaner, en su rol de jurado de La Voz Argentina. Es su octava participación en estos realities. Foto Captura TV.

-Y las redes no te lo perdonan…

-¡Muchas veces te pegan por algo que, además, no es culpa tuya! Ahora, para colmo yo no había experimentado esto que tiene el formato que se va renovando, con El Regreso )participantes que mediante un concurso en las redes de Telefe pueden volver al concurso). Entonces, para que haya gente que vuelva, los que regresan tienen que tener muy buena calidad.

¿Y cómo haces tú si no dejas gente buena para El Regreso? El público todavía no está acostumbrado a que ese regreso existe.

El nido vacío y el fantasma de la soledad 

-Cambiando de tema, desde que Evaluna se mudó con Camilo, ya no convivís con tus hijos, ¿no?

-No, Evaluna fue solamente por 8 meses a vivir a Colombia con él y ahora está viviendo en un autobús. Están haciendo gira en España con Camilo y cantando en su show; cantaron anoche en Cádiz y pasaron la noche durmiendo en el autobús. Recién el 26 de julio nos vamos a encontrar todos en República Dominicana para el concierto que tenemos el 31.

Pero no volvió a vivir a casa. Tiene una casita que compraron con Camilo, que están remodelando, y mientras tanto viven aquí. Pero como están de gira tampoco los vemos mucho.

-¿Te cuesta el desapego?

-A nosotros nos ha pegado muy fuerte. Cuando comenzó la pandemia fue justo cuando Evaluna volvió de luna de miel y regresó a nuestra casa, como si no se hubiera casado, con marido y todo. Y aquí los primeros tiempos de la pandemia vivieron Mau y Ricky también, entonces la casa estaba llena.

Al volver a la normalidad la cosa, todos tienen su hogar, pero por lo menos tenemos la suerte de que Eva todavía no ha terminado la suya. (Risas)

El Clan Montaner, formado por Mau y Ricky, Evaluna, Camilo y papá Ricardo presenta su primer streaming Juntos en familia, en vivo y en tiempo real. Foto Prensa
El Clan Montaner, formado por Mau y Ricky, Evaluna, Camilo y papá Ricardo presenta su primer streaming Juntos en familia, en vivo y en tiempo real. Foto Prensa

-El fantasma del nido vacío…

-¡El famoso nido vacío! Pero no sabes cómo me ha pegado a mí en lo personal. Mucho. La fragilidad, la vulnerabilidad. Ahora me toca irme a Buenos Aires por casi 10 días y Marlene no puede venir porque hay otras cosas pasando y tiene que estar aquí. Y aún cuando Mau y Ricky vienen también, ellos viven en un lugar y yo en otro.

Entonces a mí la soledad de los viajes no me gusta nada, no la paso bien. Prefiero muchas veces pasarme 10 horas en un avión, si tengo tres o cuatro días libres para venirme a casa, estar aquí y volverme a ir. Aunque sacrifique un poco mi espalda.

“Mis hijos heredaron el amor por la celeste y blanca”

Con base en Miami pero el corazón en Buenos Aires, Montaner alentó a la Selección a la distancia y festejó el triunfo argentino como local. “La Copa la celebramos como si Di María hubiese sido uno de mis hijos y yo Scaloni.

Nosotros nos reunimos cada vez que hay un evento en donde está la Selección, porque a pesar que mis hijos nacieron en Venezuela, yo la traje en mi corazón como herencia cuando me vine a vivir para acá. Y a medida que fueron naciendo, heredaron ese amor por la celeste y blanca de toda la vida”, se enorgullece.

Y como buen hincha del club de Avellaneda, completa: “Mis grandes ídolos de Independiente eran Prospitti, Decaria, luego pasando por gente como ‘El Bocha’ Bochini. En casa somos muy arraigados con todo lo que sucede con el fútbol, aunque no podamos seguir la liga del fútbol argentino constantemente porque vivimos viajando”.

E.S.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir