Sébastien Haller: la increíble historia del perfecto tapado de la Champions League

admin

17/09/2021

Nada ni nadie pudo contra él. En la primera fecha de la fase de grupos de la Champions League, habitual espacio facilitado para goleadas de los gigantes y celebraciones de los rostros y los cuerpos más famosos, esta vez hubo un asombro de los grandes. Un tal Sébastien Haller, 27 años, nacido en Francia, hijo de marfileños, delantero, marcó cuatro goles en el debut del Ajax frente al Sporting de Lisboa, de visitante, en el José Alvalade. Al cabo fue un 5-1 que tuvo a este gigantón de 190 centímetros como gran figura.

Estaban las cartas sobre la mesa: el PSG con Lionel Messi, Kylian Mbappé y Neymar; la revelación del Sheriff de Transnistria (el “no país”), el Inter contra el Real Madrid; el partidazo del Liverpool contra el MIlan; la estupenda goleada 6-3 del Manchester City ante Leipzig (que fue lo mismo que decir Nkunku, autor de un triplete, y 10 más), entre otras bellezas nominales. Lindas cartas. Pero el único poker lo ofreció Haller.

Fueron dos ráfagas. Una en cada tiempo. Entre los dos y los nueve minutos de la etapa inaugural encaminó al equipo holandés a la victoria. Siete minutos, dos goles. En el complemento, marcó a los seis y a los 18. Once minutos, dos goles. Datos propios de los dos máximos exponentes de este deporte en la última década: Messi y Cristiano Ronaldo. Detalle clave que agiganta el logro: fue en su debut en la máxima competición de clubes (al menos, la que más dinero reparte).

Saltó a las portadas de todos los diarios de Europa y desde cada rincón remoto donde la televisión hace cercanos a los que tan lejos están. La historia le tenía reservado este día, el de su segundo nacimiento. ¿O acaso fue casualidad aquel desatino tan reciente? En la temporada pasada no pudo jugar la Europa League por un absurdo error administrativo: el club se lo compró al West Ham por 22,5 millones de euros, pero nunca lo inscribió. Se guardó los goles para esta ocasión bajo cielo portugués. Y para establecer un récord en el continente de su sangre: es el primer africano en hacer cuatro goles en un encuentro de la Champions

El otro récord tiene que ver con su club actual, al que llegó hace una temporada y media. Se convirtió en el segundo futbolista en convertir cuatro goles en su debut en la Champions. Alcanzó a un paradigma de su puesto, a un ídolo de su club, a un futbolista que ya se ganó el bronce para siempre: Marco Van Basten. Sucedió en 1992, frente al IFK Goteborg, de Suecia. La madre de Haller todavía no estaba embarazada de su goleador. Además, sólo otros ocho llegaron a tres tantos (el llamado hat-trick): Asprilla (1997), Yakubu (2004), Rooney (2005), Iaquinta (2009), Grafite (2014), Brahimi, Haland y Orsic (los tres en 2019). Todos ellos, quizá, se llevaron la pelota. Pero ninguno vivió esas sensaciones de Haller en el Alvalade. 

Haller festeja junto a sus compañeros su cuarto gol, el del póker, el sexto del Ajax. REUTERS/Pedro Nunes
Haller festeja junto a sus compañeros su cuarto gol, el del póker, el sexto del Ajax. REUTERS/Pedro Nunes

Ris-Orangis es una población y comuna francesa, ubicada en la región de Isla de Francia, departamento de Essonne, en el distrito de Évry. En sencillo: las afueras de París. Hoy tiene unos 27.000 habitantes, 3.000 más que cuando Haller llegó al mundo, tres días después de que en Estados Unidos a Diego Maradona le cortaron las piernas. Según los especialistas captadores de talentos hay tres lugares que sobresalen al resto: las periferias de París, de San Pablo y de Buenos Aires. Sobran nombres en las memorias de cualquier futbolero para justificar ese enunciado como certeza.

Pero el de Haller es un caso raro: parece que su carrera y su deseo de mostrarse en la élite va de menor a mayor. Su recorrido lo demuestra. Comenzó en esos equipos de periferia -que, por ejemplo, retrata el documental Les Bleus– como el FCO Vigneux y el Brétigny Foot. En 2007 llegó a las categorías menores del Auxerre. Hace una década firmó su primer contrato con ese club, que entonces jugaba en la Ligue 2, la segunda categoría gala.

Haller debutó un año más tarde de aquella firma inicial. Estuvo tres años en el Auxerre. Seis goles y dos asistencias en 50 partidos. Nada hacía pensar entonces en una noche como la de Lisboa. Se fue a jugar a Holanda, a Utrecht. Tres buenas campañas (0,52 de promedio de gol). Ya estaba más maduro, más fuerte, más adaptado. Entonces, dio el salto a las grandes ligas: lo contrató el Eintracht Frankfurt (dos temporadas, 77 partidos, 33 goles, y el título en la Copa de Alemania). Pasó luego al West Ham, de la Premier League, a mediados de 2019. Por Haller pagaron 50 millones de euros. Parecía una exageración propia de los mercados de pases de este tiempo.

Como no brilló en el club de Londres (14 goles en 52 partidos), fue transferido en menos de la mitad de lo que lo habían pagado: 22,5 millones de euros. Ajax para él cambió de nombre para siempre: se llama Mi Revancha. En 2021 ganó la Liga y la Copa de Holanda. Su aporte fue clave. Y lo sigue siendo, por supuesto. Su promedio de gol es de 0,76 por partido; y en esta temporada lleva convertido ocho goles en cinco encuentros. A los 27 años, parece, se anima a todo y a todos. 

Haller gana de cabeza y convierte en el 5-1 frente a Sporting, en Lisboa. (PATRICIA DE MELO MOREIRA / AFP)
Haller gana de cabeza y convierte en el 5-1 frente a Sporting, en Lisboa. (PATRICIA DE MELO MOREIRA / AFP)

Más sobre él: es derecho, juega como atacante por el centro aunque también actuó por la banda de su perfil. Su cuerpo, claro, lo convierte en un tanque de área y buen cabeceador. Y ahí explota. Usa el el número 22 en la espalda, pero le gusta el 9, como el que eligió para representar al equipo de su sangre, Costa de Marfil. Para su seleccionado disputó seis partidos y marcó tres goles (el primero, justo en otro debut, 2-1 frente a Madagascar).

De acuerdo con el sitio especializado Transfermarkt su valor de mercado es de 27,5 millones de euros. Su camino firme por el Ajax no hacen más que agrandar esa cifra. Y el que tenía alguna duda puede ver de nuevo el partido frente al Sporting de Lisboa. Quizá no sea para que se preocupen Robert Lewandowski y todos los goleadores estelares en esta nota mencionados. Pero Haller ya avisó que es capaz de cualquier cosa en una noche de Champions. Incluso, quitarles el protagonismo universal de los supercracks.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir