“Ser Schumacher en una bendición y una maldición”: la curiosa mirada de David sobre una de las grandes dinastías del automovilismo

admin

20/09/2021

Se llama David y su apellido es Schumacher. Corre en la Fórmula 3 y, a los 19 años, sueña con llegar a la Fórmula 1. Pero el peso de su nombre no es fácil de llevar. Hijo de Ralf, sobrino de Michael, primo de Mick, hasta llegar a una de las teloneras de la máxima categoría del automovilismo mundial eligió ser David Brinkmann. Sí, había decidido usar el nombre de su madre, la ex modelo Cora-Caroline Brinkmann, para evitar el lastre de portar uno de los apellidos más pesados del deporte motor.

“No sé cómo sería si mi nombre no fuera Schumacher. Crecí así y me acostumbré. ¿Maldición o bendición? Creo que ambos”, dijo David en el sitio especializado Speedweek. Lo concreto es que aceptó llevar su apellido desde que llegó a la Fórmula 3 y entonces fue cuando terminó de darse cuenta de que no tenía ninguna obligación extra por hacer lo que más le gusta y mejor le sale.

“No es nada molesto. Desde que estoy en Fórmula 3, casi nadie me reconoce y puedo vivir mi vida como quiero. Tengo paz y tranquilidad, puedo ir a comer normalmente”, agregó David, que corre para el Trident Racing y compara su vida con la de Mick, su primo e hijo de Michael, que vive otra realidad.

Esta es la tercera temporada del hijo de Ralf Schumacher en la Fórmula 3. Foto: Twitter @FIAFormula3
Esta es la tercera temporada del hijo de Ralf Schumacher en la Fórmula 3. Foto: Twitter @FIAFormula3

Advirtió que el piloto de Haas la tiene mucho más complicada a la hora de resguardar su privacidad. Recordó que una vez fue a comer con Mick, tras una carrera de Fórmula 2 en Budapest (Hungría), y no les fue sencillo. “De repente había 15 personas alrededor de nuestra mesa”, graficó.

David, que por ahora no pudo festejar triunfos en la F3 -lleva tres temporadas, pero recién ahora está en una estructura un poco más competitiva-, también sueña con llegar a la Fórmula 1 y competir mano a mano con su primo para reeditar los duelos que tenían su padre, Ralf, con su tío, Michael.

La relación con el primo Mick

“Con la familia uno se enfrenta mucho más fuerte. Tuvimos una temporada juntos en el karting, fue el año de mi debut en la categoría junior. Fui más rápido que él en una carrera bajo la lluvia. Lo pasé en la última vuelta, y en la siguiente curva me chocó por la espalda, tenía muchas ganas de ganarme”, rememoró.

¿Cómo se lleva con Mick? “Se volvió mucho más abierto. Desde que entró a la Fórmula 1 nos vemos más a menudo”, se sinceró.

Eso sí. Por ahora está lejos de volver a enfrentarlo en una pista por los puntos. El último de los Schumacher se ubica undécimo en el campeonato de Fórmula 3 con 55 puntos. “Tengo que demostrar que valgo. La Fórmula 3 no ha ido mal desde Austria. Pero al final depende de mí, pero también de la Fórmula 1 y de los equipos”, concluyó.

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir