Sin ranking y sin ropa: el perfecto desconocido que le ganó a Diego Schwartzman en Copa Davis

admin

18/09/2021

El sitio web oficial de la Asociación de Tenis Profesional indica que “Infortunadamente no tenemos información sobre este jugador”. No aparece su fotografía, la casilla que debería indicar su puesto en el ranking está vacía y solo hay dos datos: su fecha de nacimiento (8 de mayo de 2003) y una característica de su juego, es diestro y le pega a dos manos el revés.

Daniil Ostapenkov protagonizó una de las mayores sorpresas de la historia argentina de la Copa Davis al vencer este sábado en el primer partido de la serie a Diego Schwartzman en sets corridos.

La previa ofrecía pocos datos y un escenario tranquilo. Es que en el regreso al Buenos Aires Lawn Tennis, y con la vuelta de un porcentaje del aforo del público en el estadio, el Peque, la raqueta nacional, número 15 del mundo, abría el match frente a Bielorrusia contra un chico de 18 años que solo podía ostentar un lugar en el escalón 63 de Junior.

Su anterior participación en la Davis fue en Alemania, en marzo de 2020, y terminó en una contundente derrota.
Su anterior participación en la Davis fue en Alemania, en marzo de 2020, y terminó en una contundente derrota.

“Más que la presión por el favoritismo –advertía Schwartzman el viernes-, lo que hará difícil esta serie es que no conocemos a los rivales, no sabemos cómo juegan ni con qué nos vamos a encontrar”.

Su único partido en Copa Davis hasta que saltó a la court Guillermo Vilas de Buenos Aires había sido en marzo de 2020, ante Alemania y terminó con una contundente derrota frente Dominik Koepfer 6-0, 6-2 en Dusseldorf.

Tras el largo parate por la pandemia, el bielorruso continuó su camino en el circuito Juniors.

Nunca jugó un torneo profesional, ni siquiera un Future. Y en Junior tiene ganados dos títulos: un J5 en Minsk en 2019 y otro J5 en Chornomorsk en 2020.

En agosto de este año, tal como lo retrató en las publicaciones que subió a su cuenta de Instagram se consagró en dobles un J1en Pančevo, Serbia, en dupla con el ruso Konstantin Zhzhenov. Y perdió la final en singles.

De allí fue a jugar el J2 de Novi Sad, también en Serbia, y perdió en primera ronda ante el local Nikola Jovanovic, 804° del ranking junior. Fue su último partido antes de viajar a Argentina.

La experiencia en la Davis en esta serie inicial del Grupo Mundial I también está retratada en las redes sociales del joven de 18 años, que publicó paso a paso desde el viaje que inició en Minsk, haciendo escala en Frankfurt, hasta una vista impresionante desde el hotel en el microcentro porteño.

La soltura y eficacia que tuvo en la cancha para lograr un triunfo histórico mutó en sorpresa a la hora de enfrentar a los micrófonos en la conferencia de prensa posterior. Todavía lucía incrédulo el bielorruso.

“Fue un gran triunfo, el más importante de mi carrera contra uno de los mejores jugadores del mundo. Espero que el equipo siga jugando bien y que podamos darle el triunfo a Bielorrusia, No siempre juego así, fue un partido especial y una sorpresa también para mí“, confesó.

En la vereda de enfrente, la desolación de Schwartzman se mezclaba con impotencia: “Estuvimos buscando información sobre cómo jugaba para poder planificar el partido, pero no hubo manera de encontrar nada”, dijo el Peque.

Se olvidó la ropa, pero llevó el tenis

Daniil Ostapenkov en acción, con su indumentaria improvisada. Foto Pepe Mateos/Telam
Daniil Ostapenkov en acción, con su indumentaria improvisada. Foto Pepe Mateos/Telam

Para coronar un escenario atípico, Ostapenkov se olvidó la ropa oficial del equipo en el hotel donde se hospeda la delegación bielorrusa y salió a jugar con la indumentaria de entrenamiento: una remera gris lisa que ni siquiera decía el nombre del país y un short azul. Pero al comenzar la acción, la trama cambió por completo y se convirtió en el héroe de la jornada, jugando con mucha intensidad y sometiendo desde el inicio a un Schwartzman desconocido que no tuvo reacción.

El Peque, demasiado retrasado en la cancha y jugando corto, comenzó a ser superado por el bielorruso que se llevó el set inicial por 6-4 en 45 minutos.

En el segundo parcial, Schwartzman falló con su saque y tampoco encontró respuestas en la devolución, así quedó abajo 4-0 y con la sensación de que no podría revertir el partido.

El público (se permitió el ingreso de unas 3 mil personas) tomó nota del mal momento del argentino y comenzó a alentarlo ruidosamente, y también festejó cada error no forzado del juvenil europeo para presionarlo.

Ostapenkov, con la táctica de lanzar tiros profundos y jugarse cada vez que pudo con misiles sobre las líneas, se mantuvo firme y conectó un total de 30 winners que le dejaron el partido servido para definirlo finalmente por 6-4.

“Hice prácticamente todo mal. Creo que fui jugando cada vez peor, muy por debajo de mi nivel, lo de hoy fue muy pobre”, sentenció sin vueltas el argentino, quien ostentaba una serie de 10 triunfos en el Buenos Aires Lawn Tennis desde 2019 y una única derrota en la final de ese año ante el italiano Marco Cecchinato.

Una derrota histórica

Tomando en cuenta el ranking actual de la ATP, ninguno de los tenistas que figuran en los primeros 15 lugares perdió un partido frente a un rival juvenil que no figurara en la nómina.

Lo más parecido a lo que le tocó sufrir a Schwartzman fue la caída de Rafael Nadal en Estocolmo 2006. El español era número 2 del mundo y perdió en segunda ronda frente al sueco Joachim Johansson (690°)

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir