Sky Rojo: cómo ven a Lali Espósito en Europa

admin

22/03/2021

Lali Espósito es la estrella de Netflix y del pop latino e influencer con que sueñan muchos diseñadores para vestirla con su moda. Comprometida. Charlatana. Directa. Bajita. Increíblemente fibrada. Vigorosa. Directa y simpática como nadie. Lali Espósito es una estrella, de la tele, del pop y también de las redes. Ahí arrasa. Lo que ella haga o se ponga se convierte en un objeto de deseo para sus más de ¡ocho millones! de seguidores”. Así comienza una nota sobre Lali Espósito, que acaba de salir en La Vanguardia, uno de los diarios más prestigiosos de España.

A continuación, la nota completa:

“Pero sus looks atrevidos como su carácter, un punto desvergonzados, ya tienen dueño. Dueños”. 

Lali Espósito es buscada por las marcas de indumentaria en Europa.
Lali Espósito es buscada por las marcas de indumentaria en Europa.

Son, por un lado, ella misma, que es tan bajita que se vio obligada a crear su propia línea de ropa, y por otro el diseñador español Domingo Rodríguez Lázaro (fundador y director creativo de Dominnico y autor también de algunos de los estilismos más irreverentes de Rosalía y Lady Gaga), quien ha conseguido convertirla en la más radiante de sus musas.

Dominnico ya la vistió para el videoclip de Ladrón y sigue, y quiere seguir haciéndolo por mucho tiempo, para dar forma, con colores, brillos, volúmenes, transparencias y botas muy al estilo drag al inagotable ascenso de Lali Espósito al olimpo de la fama.

Ella, la estrella, se rinde a los estilismos de aire futurista y espíritu rebelde y motero de la colección primavera verano 2021 que envuelven y modelan su cuerpo. Dominnico, que se considera un autodidacta a pesar de estar graduado en Diseño en LCI, ofrece siluetas marcadas por grandes lazos, monos ultraceñidos de aire deportivo noventero y brillos, plumas y pieles nobles (el funcionamiento de la marca se lo debe a sus padres, pero también a su asociación con un amigo peletero) que deslumbran a la perfección con las ganas de gustar de Lali Espósito.

Lali Espósito es dueña de un presente muy exitoso en Europa. Sky Rojo la puso en boca de todos.
Lali Espósito es dueña de un presente muy exitoso en Europa. Sky Rojo la puso en boca de todos.

Es él mismo quien cita a la actriz de 29 años nacida en Buenos Aires (series infantiles como Casi ángeles y Chiquititas la convirtieron en un fenómeno ya a los diez años) en el hotel Majestic de Barcelona. Quien le presenta los modelos que para ella ha escogido. Y quien la invita a mostrar su yo empoderado y poderoso vestida con los diseños atrevidos que resumen el proyecto detallista y cocido a fuego lento que es Dominnico. Nutrido con influencias que viajan del glam al pop, de los sesenta a los noventa.

Quiere, además, la casualidad que el día escogido sea precisamente cuando el paseo de Gracia barcelonés amanece derrotado y destrozado tras la (primera) protesta por la detención de Pablo Hasél. Y Lali Espósito, la protagonista de Sky Rojo (ya estrenada en Netflix) junto a Miguel Ángel Silvestre y del nuevo videoclip de Gente en la calle (que habla sobre las personas sin hogar) de Fito Páez, no puede callarse. Condena, claro, la violencia, pero advierte que no hay que amedrentarse.

Ella, que aunque parezca una niña, está ya a las puertas de los 30, recuerda que no ha sabido nunca morderse la lengua. Y recuerda que fue especialmente con la búsqueda de la ley del aborto gratuito en Argentina.

Lali Espósito y Miguel Ángel Silvestre en la TV española.
Lali Espósito y Miguel Ángel Silvestre en la TV española.

-¿Cómo se involucró en eso?

-Fue una movida de muchos años. Éramos un país que no teníamos ese derecho y viene de mucho tiempo y yo, siendo muy pequeña (de edad y también físicamente, soy un pedo de baja), empecé a aprovechar el micrófono a pedir eso hablar de eso. No falta decir que siempre había el típico comentario de quienes me advertían que no me metiera con eso. Que tuviera cuidado de lo que decía.

-Pero no se calló…

¡Nooooo! Tengo la suerte de que desde mi profesión puedo defender como mujer y como ciudadana ideas que son justas y que no hay que callar.

Las tres protagonistas femeninas de Sky Rojo: Lali Espósito (Wendy), Coral (Verónica Sánchez) y Gina (Yany Prado). Foto Netflix
Las tres protagonistas femeninas de Sky Rojo: Lali Espósito (Wendy), Coral (Verónica Sánchez) y Gina (Yany Prado). Foto Netflix

-Desde ‘Sky Rojo’ también hay denuncia.

-Es una propuesta valiente, porque me parece que es un tema que está muy poco abordado y menos con la estética de Álex Pina. En formato de cómic, extrema y directa, creo que lo tiene todo para ser un exitazo. Está planteado todo como un caballo de Troya de forma que desde dentro de esa locura de producción visual, trajes de cómic, música y maquillaje con glitter a todo trapo impactantes) llega el bombazo de lo que realmente te están contando. No te lo esperas y te machaca de forma inesperada.

-Se ve en 170 países… ¿No teme que su presencia en las redes la desborde? ¿Cuántos seguidores tiene?

Muchos. Es muy heavy, pero no sé el número exacto, espera, lo miro… ¡Carajo!, ahora mismo son 8,2 millones, si es una locura. Pero no va a desbordarme porque la verdad es que no lo sigo mucho y tampoco no sé muy bien qué significa todo eso y menos por qué carajo tanta gente me sigue. Creo que la razón está en que yo soy de una generación que todavía creció sin teléfono.

Lali Espósito encarna a Wendy en Sky Rojo, una joven de espíritu valiente y desafiante.
Lali Espósito encarna a Wendy en Sky Rojo, una joven de espíritu valiente y desafiante.

-¿Qué quiere decir?

-Bueno, parece una boludez pero es muy distinto haber crecido con un móvil en la mano o no. Yo ahora tengo 29 y el hecho de no haber estado pendiente de lo que sucede en las redes me ha hecho tener mucha conciencia del trabajo y el foco que pongo en mis cosas. Me gusta, ¡claro! tener todos esos millones de seguidores y me divierte, pero no me hago la boluda. Sigo trabajando y trabajando y trabajando como siempre.

-¿Cómo hay que definirla? ¿Cantante? ¿Artista? ¿Influencer?

-Me siento más cantante que artista, que es una palabra grande, muy grande y a veces también un poco de pudor envolverme con ella.

Lali Espósito en la filmación de Sky Rojo, en Madrid.
Lali Espósito en la filmación de Sky Rojo, en Madrid.

-También diseñadora de moda…

 -¡Ja, ja, ja, ja, ja! Eso llegó casi a la fuerza. Tengo mi línea de ropa de ‘niña’ en Argentina de líneas muy urbanas y en una cápsula de una marca, pero lo hice porque como que soy un ‘enano’ me cansé de no encontrar ropa de mi talla.

-Y sin embargo Dominnico la considera su musa.

¡-Oh sí! Le amo. Le agradezco muchísimo que me haga sentir grande y radiante como una modelo por un rato.

Casi Ángeles. Lali Espósito es la primera a la izquierda.
Casi Ángeles. Lali Espósito es la primera a la izquierda.

-Pero está acostumbrada al ruido de la fama…

-Con las series infantiles llegábamos a actuar semanalmente ante miles de personas. Una locura. Esa maquinaria televisiva juvenil que funcionaba de p… madre me ayudó muchísimo. Me ofreció un gran colchón para la carrera y para la decisión de hacer música que coincidió con un momento álgido de popularidad pero también de la conciencia de qué quería hacer realmente.

-Además le abrieron las puertas del cine.

-Y además con Leonardo Sbaraglia. Increíble. Sí, soy una afortunada.

-¿Qué ha estudiado?

-¿Estudiado? Lo justo, obligado y basta. No tuve tiempo. Con diez años ya estaba trabajando al máximo.

endy (Lali Espósito) y Gina (Yany Prado), huyen en busca de su libertad, en Sky Rojo.
endy (Lali Espósito) y Gina (Yany Prado), huyen en busca de su libertad, en Sky Rojo.

-¿Cómo entró en el medio?

-Un día me escapé de mi casa para ir un rato a hacer un casting que había visto en la tele. Le pregunté a mi madre si me acompañaba y me dijo que ‘ni en pedo’ así que tuve que convencer (fue fácil) a mi hermana Anita y cruzamos todo Buenos Aires. Yo era de un barrio muy humilde del sur y todo lo que era televisión, todo lo que el mundo de la fantasía televisiva vendía, le pasaba a otra gente. Así que decidí ir al casting que pedía niños que canten y bailen a ver qué pasaba.

-¿Qué dijeron sus padres?

-Bueno, al principio casi me matan. Luego todo muy bien. Mi madre, que era visitadora médica, ahora es productora. Una grandísima productora. Ya ves, ese casting equivocado acabó por cambiarnos la vida a todos.

-Y ahora usted es arte y parte de una generación muy potente. Rosalía, Minerva Portillo…

-Somos una generación de locura y a la vez creo que lo interesante de mi generación es que sobre todo es como romper los paradigmas. Además hoy tenemos todos los medios, el teléfono y la redes sociales para hacer ruido por donde sea. Lo lindo es conectar con gente con valores, compartir, crecer. El talento que tenga uno u otro no vale una mierda si no aporta una buena experiencia. Si no es de verdad. Si no es sentida.

Fuente: La Vanguardia/Margarita Puig

WD

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta