Soledad Silveyra y Verónica Llinás, en duelo de grandes actrices y catarsis colectiva

admin

10/07/2021

Arriba del escenario no existe la pandemia ni las restricciones. En Dos locas de remate, hay dos mujeres, Julia y Catalina, hermanas, distintas, opuestas, delirantes, sacándose los trapitos al sol de toda una vida, de una manera exorbitada. Abajo, un público dispuesto a hacer catarsis con ellas, a pesar de la distancia social y los barbijos que imponen los protocolos. En la obra que dirige Manuel González Gil en el teatro Astral, Julia y Catalina son Verónica Llinás y Soledad Silveyra, respectivamente, dos actrices con matices bien distintos que ellas aprovechan muy bien para el juego de contrastes que propone el texto.

Estas hermanas, que no se ven hace 20 años, se reencuentran cuando Catalina, que se acaba de quedar en la calle, llega a lo de Julia a pedirle ayuda. La convivencia forzada será el campo de batalla para enfrentar puntos de vista, personalidades, y también algunos secretos dolorosos del pasado.

La obra del dramaturgo y director español Ramón Paso plantea este ping pong de opuestos complementarios que nunca falla: la despistada contra la obsesiva y estructurada; la sentimental contra la racional, incluso, en este caso, reforzado hasta en lo físico, algo a lo que las actrices saben sacarle el jugo.

Soledad Silveyra y Verónica Llinás en "Dos locas de remate" en el teatro Astral. Foto: Simon Quezada.
Soledad Silveyra y Verónica Llinás en “Dos locas de remate” en el teatro Astral. Foto: Simon Quezada.

Vínculos familiares

Otro elemento que también funciona siempre es el de los vínculos familiares y sus tensiones. Julia y Catalina son hermanas pero también son dos desconocidas que tienen mucho para reclamarse mutuamente. Y en el medio, el cariño, los sentimientos que surgen naturalmente o están reprimidos y que no se pueden forzar.

Se dice que la comedia es tragedia más tiempo. En Dos locas de remate algo de eso se respira en el aire, con una historia que tiene su cuota de drama pero que apela a la exageración para convertirla en humor. 

Para dar vida a toda esta trama qué mejor que dos actrices como Solita y Llinás que están llenas de recursos y que saben darle a la obra todas las tonalidades que hagan falta. Con estilos y formaciones bien distintos, esa diferencia juega a favor de la puesta en escena en la que ambas entregan todo.

Soledad Silveyra y Verónica Llinás, cmo dos hermanas muy opuestas enn "Dos locas de remate" en el teatro Astral. Foto: Simon Quezada.
Soledad Silveyra y Verónica Llinás, cmo dos hermanas muy opuestas enn “Dos locas de remate” en el teatro Astral. Foto: Simon Quezada.

Las armas de cada una

Silveyra apela al melodrama tan bien aprendido durante décadas de telenovelas y a su picardía natural para esta Catalina desamparada y vapuleada. Llinás saca a relucir todo el delirio de sus años en el under para crear a una Julia prejuiciosa, llena de tics, siempre crispada y a punto de desbordarse.

El director aprovechó la mezcla para generar un clima ideal de comedia, apoyado por los juegos de luces y la música, apelando también al recurso de borrar la cuarta pared con algunos momentos en los que los personajes se dirigen directamente al público.

Esa complicidad, sumada a los picos de delirio de estas mujeres, que hacen volar objetos y exabruptos por el aire, provocan una sensación de catarsis, en el sentido más puro del término. Un poco de emoción y bastante de diversión funcionan como catalizador para los espectadores.

Si el ritual del teatro es. de por sí, una complicidad compartida, en este momento, esa sensación se multiplica con una predisposición más fuerte que nunca por parte de los espectadores. El encierro, el miedo, el dolor, la incertidumbre instalados por la pandemia, parecen borrarse durante el tiempo que dura la función.

Y así como hay una entrega total por parte de las artistas, que agradecen con gran emoción cuando llega el aplauso final, es el público el que ofrece su emoción a flor de piel, disfrutando hasta el último minuto, antes de volver a la calle donde espera la realidad.

Ficha

Dos locas de remate

Calificación: Muy buena

Funciones: viernes a las 19.30; sábados a las 18 y a las 20; domingos a las 18. Teatro Astral: Av.Corrientes 1639. Entradas: desde $1800, por www.plateanet.com

WD

Lo leiste en FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir