Streaming y cines: la guerra tiene una nueva batalla

admin

04/06/2021

Si uno ama el cine, esta semana hubo muchos motivos para sentirse contentos. Mirando fronteras afuera, Un lugar en silencio Parte II fue un exitazo en Norteamérica, donde se llenaron los cines, lo mismo con Cruella, de Disney.

Y luego fue la confirmación y la programación del Festival de Cannes. No solo por el regreso tras un año suspendido del festival más importante del mundo, sino porque hay más películas que en ediciones anteriores (65 se proyectarán en julio, contra las 54 de mayo del 2020) y porque todo esto significa apostar por ver cine en el cine.

De hecho, no hay ni una sola producción de Netflix en la grilla de la selección oficial de Cannes. Seguramente a Thierry Frémaux le hubiera encantado contar con la presencia de una ganadora de Cannes, como Jane Campion (The Power of the Dog), pero hay que ver a Cannes de este año como un paso en la dirección correcta.

El elencazo de "The French Dispatch". El filme de Wes Anderson esperó un año para estar en Cannes. Foto Disney
El elencazo de “The French Dispatch”. El filme de Wes Anderson esperó un año para estar en Cannes. Foto Disney

Un paso hacia la consolidación de ver cine en el cine.

Todo esto apunta a que el púbico elige ver cine en el cine. Que no es una batalla entre las salas de proyección y el streaming. Y si lo es, no significa que el segundo se impuso sobre el primero.

Sorpresa y media

Lo recaudado por Un lugar en silencio Parte II, el thriller de horror con Emily Blunt y Cillian Murphy (Peaky Blinders), sorprendió a propios y a extraños. Esos 58,5 millones de dólares, con el feriado del lunes en los Estados Unidos, no había conseguido ninguna película en salas desde la pandemia. Y los US$ 26,4 millones de Cruella también llaman la atención, pero por otro motivo.

"Cruella" estreno en salas en los EE.UU y en streaming en todo el mundo. ¿Y si lo hacía solo en salas primero, era mejor negocio? Foto DIsney
“Cruella” estreno en salas en los EE.UU y en streaming en todo el mundo. ¿Y si lo hacía solo en salas primero, era mejor negocio? Foto DIsney

Disney apeló a un híbrido a la hora de decidir estrenar la precuela de 101 dálmatas, con Emma Stone y Emma Thompson. La lanzó en salas allí donde estuvieran abiertas, pero también la puso a demanda para quienes estuvieran suscriptos a Disney+, pero, y siempre hay un pero, con un costo adicional.

Que, dependiendo del país en el que uno esté sentado en su sillón, podría costarle 30 dólares o unos 7, más o menos al cambio del blue, como ocurre en la Argentina, donde ver Cruella ahora cuesta 1.050 pesos extra. A mitad de julio no hará falta abonar nada más que la suscripción.

¿Hizo bien Disney en lanzarla en streaming?

Si la contestación se busca por el costado económico, del negocio, tampoco hay una respuesta correcta. Cruella en tiempos normales, hubiera sobrepasado los 100 millones de dólares. Al estar on demand, y no darse a conocer el número de suscriptores que pagaron el precio adicional, no sabemos si la cifra total se aproxima a aquella.

Emma Stone, al volante en "Cruella". Foto Disney
Emma Stone, al volante en “Cruella”. Foto Disney

Lo cierto es que Disney, al ponerla en su propia plataforma de streaming, no pierde nada, sino que gana todo.

¿Cómo es esto? Porque no comparte el ingreso de la taquilla de los cines, que suele ser 50% para los dueños de los cines, y el otro 50% para los distribuidores o “dueños”, en el caso de Disney, de la película. Así que todo lo que se recaude por streaming es ganancia neta.

No me las voy a dar de adelantado, pero allá por abril de 2020, en Lo que viene: estrenos online en vez de en los cines y en julio, en ¿Voy al cine, o espero 17 días y la veo en mi casa? anticipaba que el negocio de Universal con Trolls 2: World Tour fue estrenar en streaming y saltear las salas.

Barb, en "Trolls 2: World Tour". El coronavirus canceló su estreno en el cine, pero fue un exitazo en streaming. Foto UIP
Barb, en “Trolls 2: World Tour”. El coronavirus canceló su estreno en el cine, pero fue un exitazo en streaming. Foto UIP

De ahí que el beneficio, dólar sobre dólar, haya sido mayor con Trolls 2 (más de US$100 millones de recaudación, pero como no tenía plataforma de streaming propia, se quedó con el 80%. Y 80% es 80 millones para Universal) que con la original estrenada en 2016 (US$ 153 millones en salas: 50% es 76,5 millones para Universal).

Se verá cómo sigue esto. Por ahora, claro, los argentinos lo veremos por TV, hasta que veamos cine en el cine.

Continuará.

Lo leiste en FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir