Tiene EPOC y diabetes, pero debió luchar meses para que la vacunaran porque figuraba como fallecida

admin

21/05/2021

Después de meses de lucha y falta de respuestas, la vecina de Morón de 65 años que no podía registrarse en la campaña de vacunación del coronavirus porque figuraba como fallecida, logró que le dieran al fin su primera dosis.

La damnificada se llama Mónica Godoy y junto a sus hijas debió atravesar una situación insólita, que se agravaba por su condición de persona de riesgo: tiene r Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), además de diabetes, problemas en las tiroides y exceso de colesterol.

Aún así, nadie le daba ya no una solución, sino al menos una explicación más o menos plausible de lo que estaba sucediendo. 

A partir de un pedido desesperado de ella y su familia en las redes, que se viralizó y tomó publico conocimiento, finalmente autoridades del Municipio y la Provincia se comunicaron con ella para, al fin, darle la respuesta más lógica y sencilla: un turno.

En rigor, fueron dos trámites. En la mañana del lunes 17 le renovaron el DNI, que tenía un error que generó el despropósito. Y por la tarde, finalmente, le aplicaron la vacuna.

El comprobante que certifica que Mónica recibió la primera dosis de la vacuna Covieshield.
El comprobante que certifica que Mónica recibió la primera dosis de la vacuna Covieshield.

“Me da enojo pensar en cuántas otras personas pueden haber atravesado lo mismo que yo. Aunque la diferencia es que tuve que hacer público esto cuando era algo que me correspondía”, le dice Mónica a Clarín, desde su casa en el Oeste del Gran Buenos Aires y recién llegada de una consulta médica.

La vecina cuenta que recibir la primera dosis la alivia, ya que se está realizando nuevos controles médicos por su problema en las tiroides.

Hasta que destrabaron la situación, la única explicación más o menos lógica se la habían dado después de varias idas y vueltas los empleados de la ANSES. Especulaban con que el impedimento para acceder a la vacuna se originaba en que, por error, en su DNI Monica figuraba como hombre.

Monica Godoy con el papel de ANSES que certificaba que estaba viva: pero no le alcanzaba para destrabar la situación.
Monica Godoy con el papel de ANSES que certificaba que estaba viva: pero no le alcanzaba para destrabar la situación.

Esa información se habría cargado en las bases de datos de la campaña de vacunación, por lo cual, suponían, cuando el sistema de inscripción constataba los datos que ella daba en el formulario con los del documento, detectaba una diferencia y rechazaba el trámite. 

Aún así, eso no explicaba por qué a su hija menor la aplicación Vacunar le decía que Monica estaba fallecida, mientras que a la mayor, que también intentó anotarla, le informaba que a su mamá ya le habían aplicado la primera dosis. Desconcertante.

El error en el DNI que podría haber originando todo el despropósito: Mónica aparecía con sexo masculino.
El error en el DNI que podría haber originando todo el despropósito: Mónica aparecía con sexo masculino.

Finalmente, luego de que trascendió su caso, en el fin de semana previo la llamaron desde el Registro Nacional de las Personas para avisarle que el lunes 17 podía retirar su nuevo DNI, que ya no presentaría el error del anterior. 

En la tarde de ese mismo día, después de que se contactaron desde el Ministerio de Salud de la provincia para pedirle disculpas y otorgarle un horario, la vacunaron ante los ojos de su hija mayor, que la acompañó en ese emocionante momento y sacó la foto de rigor.

Al momento en el que logró sentarse –mientras le daban la vacuna Covishield, producida por el Serum Institute de India– a Monica le atravesaron muchos sentimientos y un pensamiento que por fin le dio paz.

Cuando la hija menor de Mónica intentaba inscribirla, le aparecía el aviso de que su madre se encuentra fallecida y no podía recibir la vacuna.
Cuando la hija menor de Mónica intentaba inscribirla, le aparecía el aviso de que su madre se encuentra fallecida y no podía recibir la vacuna.

“Sentí una gran alegría. Tengo muchos problemas de salud y poder ser vacunada me permite pensar que voy a poder compartir mas años con mi familia”, expresa.

El raid que debió atravesar para llegar a ese momento sorprende. Godoy fue a todos los entes disponibles, desde el Registro Civil, hasta la ANSES y siguió por PAMI, incluso llegando a la Municipalidad y sus delegaciones.

No había caso: todos chequeaban sus datos y le decían que no figuraba como fallecida. ​Y no podían explicarle por qué el sistema de vacunación rechazaba su inscripción.

“Me pedían papeles y yo soy una persona de riesgo, tengo 64 años, no puedo estar saliendo a la calle y es por eso que me desplazo lo justo y necesario. Tengo miedo“, explicaba con inquietud la vecina de Morón, paradójicamente el municipio del GBA con mayor proporción de la población ya inmunizada.

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir