Tim Berners-Lee, el inventor de la web, ahora quiere crear una caja fuerte para datos

admin

09/02/2021

Hace tres décadas, Tim Berners-Lee ideó una serie de normas sencillas pero poderosas para ubicar, vincular y presentar documentos multimedia online. Las entregó libremente al mundo y desencadenó así la World Wide Web, popularizada hoy como WWW o simplemente “la web”.

Mientras otros se transformaron en multimillonarios de Internet, él se convirtió en el administrador de las normas técnicas destinadas a ayudar a que su creación floreciera como herramienta igualitaria de conexión e intercambio de información.

Pero ahora, a los 65 años, Berners-Lee cree que el mundo online se ha descarriado. Dice que hay demasiado poder y demasiados datos personales en manos de gigantes de la tecnología como Google y Facebook: “Silos” es el término genérico que prefiere usar, en lugar de referirse a las empresas por su nombre.

Alimentadas por grandes cantidades de datos, señala, se han convertido en plataformas de vigilancia y en guardianes de la innovación.

Tim Berners-Lee dice que los gigantes de la tecnología, como Google o Facebook, concentran demasiado poder. Foto: EFE.
Tim Berners-Lee dice que los gigantes de la tecnología, como Google o Facebook, concentran demasiado poder. Foto: EFE.

Los reguladores expresan quejas similares. No es casual que las grandes empresas tecnológicas se enfrenten a normas de privacidad más estrictas en Europa y en algunas regiones de los Estados Unidos, como California. Google y Facebook han sido objeto, además, de demandas antimonopolio.

Berners-Lee, en tanto, viene adoptando un enfoque diferente: su respuesta al problema es a través de tecnología que le dé más poder a las personas.

El objetivo, afirma, es avanzar hacia “la red que yo quería originalmente”.

Datos clave

Los pods, almacenadores de datos personales en línea, son un ingrediente técnico clave para lograr esa meta. La idea es que cada persona pueda controlar sus propios datos –sitios web visitados, compras con tarjeta de crédito, rutinas de ejercicios, música que se descarga– en una caja fuerte de datos individuales que, por lo general, constituyen tan solo una partícula de espacio en el servidor.

Si el nuevo concepto de Berners-Lee cobra vuelo, podrían surgir servicios de datos personales de bajo costo o gratuitos.

Las empresas podrían acceder a los datos de una persona, con permiso, a través de un enlace seguro para una tarea específica como el trámite de una solicitud de préstamo o la entrega de un aviso personalizado. Podrían vincularse y utilizar la información personal de forma selectiva, pero no almacenarla.

Tim Berners-Lee en los años 80,cuando le dio forma a la World Wide Web (WWW). Foto: Agencias.
Tim Berners-Lee en los años 80,cuando le dio forma a la World Wide Web (WWW). Foto: Agencias.

La visión de Berners-Lee acerca de la soberanía de los datos personales contrasta fuertemente con el modelo de obtención y almacenamiento de las grandes empresas tecnológicas. Pero conserva algunos ecos de la fórmula original de la web, un conjunto de estándares tecnológicos que los desarrolladores pueden usar para escribir programas y que empresarios y compañías pueden utilizar para hacer negocios.

Berners-Lee puso en marcha un proyecto de software de código abierto, Solid, y más tarde fundó una compañía startup, Inrupt, con John Bruce, veterano de cinco startups anteriores. “Se trata de crear mercados”, explica Berners-Lee, que es director de tecnología de Inrupt.

La compañía presentó en noviembre su software servidor para empresas y organismos públicos. Y este año está poniendo en marcha un conjunto de proyectos piloto, entre ellos uno con el Servicio Nacional de Salud británico y otro con el gobierno de Flandes, la región belga de habla holandesa.

Código abierto

El modelo de negocio inicial de Inrupt consiste en cobrar derechos de licencia por su software comercial, que utiliza la tecnología de código abierto de Solid pero con herramientas mejoradas de seguridad, gestión y desarrollo.

La empresa, con sede en Boston, ya ha reunido unos 20 millones de dólares en concepto de aportes de capital.

Las startups (compañías nuevas, de rápido crecimiento, que por lo general irrumpen en el mercado a través de un producto innovador), según indica Berners-Lee, pueden desempeñar un papel crucial en cuanto a acelerar la adopción de una nueva tecnología. La web, dice Tim, despegó realmente después de que Netscape presentara el software de navegación en internet y Red Hat incorporara el sistema operativo de código abierto Linux en los centros de datos corporativos.

Berners-Lee dice que su nuevo objetivo es avanzar hacia la red que él quería originalmente.

Pero los tiempos cambian. A través de los años, las empresas centradas en la protección de la privacidad en línea de los usuarios han ido apareciendo y desapareciendo. Su software era a menudo limitado, tosco, y sólo atraía a los más preocupados por la privacidad.

Hoy la tecnología se ha vuelto más rápida e inteligente, y la presión sobre las grandes corporaciones tecnológicas es cada vez mayor.

Las empresas tecnológicas han formado un Proyecto de Transferencia de Datos, mediante el cual se comprometen a hacer portables los datos personales que poseen. En la actualidad, el proyecto está integrado por Google, Facebook, Apple, Microsoft y Twitter.

“En este nuevo entorno normativo existe una oportunidad de mercado para que la firma de Tim Berners-Lee y otras empresas proporcionen a la gente mejores formas de controlar sus datos”, comenta Peter Swire, experto en privacidad de la Escuela de Negocios Scheller del Instituto de Tecnología de Georgia, Estados Unidos.

Inrupt apuesta a que inicialmente sean organizaciones confiables quienes patrocinen los pods. Para los usuarios son gratuitos. Si el concepto cobra vuelo, podrían surgir servicios de datos personales de bajo costo o gratuitos, similares a los servicios de correo electrónico.

Una app posible podría sugerir rutas y modos de desplazamiento para ir al trabajo una vez que se levanten las restricciones por Covid-19.

Tim Berners-Lee dice que los usuarios de Internet merecen más protección. Foto: AFP.
Tim Berners-Lee dice que los usuarios de Internet merecen más protección. Foto: AFP.

Una aplicación así podría combinar datos de localización del teléfono inteligente de una persona con sus preferencias en materia de ejercicio y reducción de la huella de carbono, el clima, los horarios del transporte público y los lugares de retiro de bicicletas o motos de alquiler.

Para Berners-Lee, la aventura empresarial Solid–Inrupt es un proyecto de reparación. Tim ha dedicado su carrera a defender el intercambio de información, la apertura y la capacitación personal en línea como director del World Wide Web Consorcio, presidente del Instituto Open Data y académico del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y de la Universidad de Oxford.

“Tim está cada vez más preocupado porque en el mundo digital el poder se inclina contra el individuo”, afirma Daniel Weitzner, investigador principal del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT. “Ese vuelco es lo que Solid –Inrupt pretenden corregir”, dice.

Berners-Lee sostiene que la puja por dar a la gente mayor control sobre sus datos suele comenzar como una cuestión de privacidad. Pero dice que un nuevo acuerdo requerirá que empresarios, ingenieros e inversores vean oportunidades para nuevos productos y servicios, al igual que hicieron con la web.

Capacidades personales

 La visión a largo plazo es la de un mercado próspero, descentralizado, impulsado por la capacidad personal y la colaboración, declara Berners-Lee.

No se sabe si su equipo podrá hacer realidad ese proyecto. En el campo de los datos personales, algunos opinan que la tecnología Solid–Inrupt es demasiado académica para los desarrolladores convencionales.

También se preguntan si alcanzará la velocidad y la potencia necesarias para convertirse en plataforma de futuras aplicaciones, como asistentes de software animados por los datos de una persona.

“Nadie va a cuestionar la dirección”, asegura Liam Broza, fundador de LifeScope, un proyecto de datos de código abierto. “Berners-Lee está en el lado correcto de la historia”, sentencia.

Otros consideran que la tecnología Solid–Inrupt es sólo una parte de la respuesta. “Hay mucho trabajo fuera del proyecto de Tim Berners-Lee que será vital para su objetivo”, señala Kaliya Young, copresidenta del Taller de Identidad en Internet, cuyos miembros se dedican a la identidad digital.

Berners-Lee insiste en que su equipo no está inventando un sistema de identidad propio y que cualquier otra cosa que funcione podría incorporarse a su tecnología.

Inrupt enfrenta una serie de desafíos técnicos, pero ninguno que sea insuperable, según Bruce Schneider, conocido experto en seguridad informática y privacidad que se ha unido a esa compañía como jefe de arquitectura de seguridad.

Es optimista. “Esta tecnología podría dar lugar a una enorme cantidad de innovaciones con probabilidad de convertirse en una nueva plataforma como lo fue el iPhone para las aplicaciones de teléfonos inteligentes”, dice.

“Creo que esto tiene muchas posibilidades de cambiar el funcionamiento de Internet”, comenta. Curiosamente, Tim ya lo hizo antes.

 Traducción: Román García Azcárate

Mirá también

Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

El cine a través de la música regresa a la TV Pública

El cine a través de la música regresa a la TV Pública

Después de estrenar su primer capítulo en agosto por la Televisión Pública, El cine a través de la música tendrá su segundo capítulo este sábado 6 de febrero, a las 21. Presentado por El Instituto Nacional de la Música (INAMU) y dirigido por Emilio...

Raya y el último dragón, de Disney, hecha en casa

Raya y el último dragón, de Disney, hecha en casa

OK, es casi, casi un mundo ideal como el que nos cantaba Aladdin, un mundo de fantasía el que plantea y vemos en Raya y el último dragón, que Disney+ estrena este viernes 5 de marzo en su plataforma, y que desde el jueves 4 se proyecta en los cines en la Argentina. En...

México: AMLO, mucho ruido y pocas nueces

México: AMLO, mucho ruido y pocas nueces

Hace algunas semanas el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció que la vacuna mexicana contra el COVID-19 ya tiene nombre, se llamará “Patria”. Se oye bien. Sin embargo, cuando le preguntaron por el avance en la investigación, su financiamiento,...

El dilema nicaragüense en la izquierda latinoamericana

El dilema nicaragüense en la izquierda latinoamericana

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), recién presentó su informe anual sobre la situación en Nicaragua, país sumido desde 2018 en una agobiante crisis política. Las noticias no son alentadoras. Bachelet,...

0 Comments

Dejá una respuesta