Traducción en Muntref: del castigo divino a la diversidad lingüística

admin

26/03/2021

El mito bíblico de Babel habla de la ambición de los hombres de querer llegar al cielo con una torre alta, infinita. Dios, enojado con esa desmesura, desbordó la tierra con innumerables lenguas y dialectos. Se lo entendió y se expandió como un castigo divino. Pero, ¿por qué se aceptó esa diversidad como una maldición? “Era una oportunidad, siempre y cuando… se traduzca”, destacó Barbara Cassin, curadora de la muestra. De esta manera, la traducción implica no solo un pasaje de un idioma a otro, sino también un encuentro entre culturas y –fundamentalmente– la apreciación y la valoración de las diferencias. Ese es el espíritu de esta innovadora exposición Después de Babel. Traducciones rioplatenses que se expone en el Centro de Arte Contemporáneo, Sede Hotel de Inmigrantes del Museo de la Universidad de Tres de Febrero, ubicado en Retiro, de cara al río de la Plata. En esta investigación –de carácter universal y exquisita– trabajaron también los investigadores del Instituto de Investigación en Arte y Cultura Dr. Norberto Griffa (IIAC) de la UNTREF, Marina Aguerre y Leandro Martínez Depietri con el apoyo de Diana Wechsler, directora artística de MUNTREF e historiadora del arte.

A la derecha se ve una “Babel” de Luis Scafatti y “Números imaginarios” Manuel Aja Espil.
Foto: Rafael Mario Quinteros
A la derecha se ve una “Babel” de Luis Scafatti y “Números imaginarios” Manuel Aja Espil.
Foto: Rafael Mario Quinteros

La muestra incluye obras fundamentales de renombrados artistas argentinos como Roberto Aizenberg, Antonio Berni, León Ferrari, Raquel Forner, Annemarie Heinrich, Marta Minujín, Marie Orensanz, Cristina Piffer, Quino, Xul Solar, Grete Stern, entre muchos otros, que ilustran el rumbo de las lenguas, sus traducciones y los contextos históricos, políticos y religiosos en los que se desarrollaron. Cuenta también con documentos, textos y traducciones de Domingo Faustino Sarmiento, Jorge Luis Borges, José Hernández, Juan Domingo Perón, Juan Manuel de Rosas, Leopoldo Lugones, Manuel Belgrano, Victoria Ocampo. Las obras, objetos y textos provienen de más de 30 instituciones culturales locales.

También se exponen documentos valiosos por su carácter anticipatorio en la inclusión lingüística. Martínez Depietri destaca, dentro de este universo de la traducción rioplatense, “los proyectos políticos que hubo en torno a las lenguas originarias, su vitalidad en el momento de la independencia, de la formación del estado, porque acá trabajamos justamente la relación del español con las lenguas originarias. Tenemos la proclama de Manuel Belgrano en guaraní para llamar a los guaraníes a la gesta independentista, tenemos el acta de Independencia en español, guaraní, aymara y quechua. También hay un lugar destacado para los diálogos entre el lunfardo y las traducciones en neocriollo de Xul Solar en complicidad con Borges, y el papel clave de la editorial Losada. La muestra está organizada en nueve ejes. Para Marina Aguerre “es un diálogo permanente entre publicaciones, documentos, y obra proveniente de las artes visuales”.

Una temática de presencia ineludible es la religiosa. Martínez Depietri destaca la elección del mito de Pentecostés, que Cassin denomina el contramito de Babel. Allí, el Espíritu Santo desciende sobre los apóstoles y les permite predicar a cada uno en su lengua, pero al mismo tiempo cada persona del público, los escucha en su propia lengua. El Espíritu Santo aparece como el “primer traductor” y devuelve una “traducción divina” simbolizada en una lengua de fuego. Así se ve en la ilustración de Gustavo Doré .

También se destacan en las vitrinas las recopilaciones que hizo Juan Domingo Perón. El ex presidente pasó su infancia en la Patagonia y recuperó la toponimia patagónica de etimología araucana y mapuche. A partir de la obra de Cristina Piffer “300 actas”. Son láminas plateadas que replican las actas del Libro de Bautismo de la Isla Martín García donde se registra la conversión a la fe cristiana de los indígenas allí bautizados. En las actas aparecen la edad y género de los prisioneros, también su nombre cristiano y una referencia racial: “Indio de 2 años de edad”, “india de 20 años de edad. Explica Aguerre que “es un acto de violencia identitaria y nuestro objetivo entonces era que esta obra que es magnífica y que tanto nos interpela estuviera en tensión con todos los textos sagrados traducidos al aimara, guaraní o la pintura Coronación de la Virgen (de autor anónimo, Alto Perú o altiplano jujeño, de fines del S.XVIII o principios del S. XIX.) una obra que viene del Museo Fernández Blanco representada con el mismo rostro revestido tres veces”.

"Coronación de la Virgen", de autor anónimo. Forma parte del acervo del museo Fernández Blanco.
Foto: Rafael Mario Quinteros
“Coronación de la Virgen”, de autor anónimo. Forma parte del acervo del museo Fernández Blanco.
Foto: Rafael Mario Quinteros

Diana Wechsler destaca la dimensión política, dado que “en el sentido más amplio, la traducción es política. La Argentina tiene una presencia a nivel mundial, de operaciones de traducción fuerte, que tiene que ver con gestos políticos de salir, por ejemplo, a producir textos, publicaciones en castellano en períodos como el franquismo en el caso de Losada. Si eso no es político… Ha habido un gran trabajo de reponer textos. Hasta no hace mucho los intelectuales españoles destacaban nuestra industria editorial, tanto porque podían publicar, como porque encontraban textos solamente aquí traducidos”.

Mirá también
Mirá también

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir