Un hombre con discapacidad mental fue esclavizado durante años en un restaurante

admin

04/05/2021

A los 12 años John “Jack” Christopher Smith, un afroestadounidense con discapacidad cognitiva, comenzó a trabajar a tiempo parcial en la cafetería J&J en Conway, Carolina del Sur.

Se encargaba de lavar los platos, atender las mesas y cocinar. Durante dos décadas hizo su trabajo sin problemas y recibía un salario.

Bobby Paul Edwards (izq) y John "Jack" Christopher Smith (Horry County Jail y WPDE).
Bobby Paul Edwards (izq) y John “Jack” Christopher Smith (Horry County Jail y WPDE).

Pero en 2009 Bobby Paul Edwards asumió la gerencia del local y desde entonces todo cambió para Smith que tiene discapacidad intelectual y un coeficiente intelectual de 70.

VIVIÓ UN INFIERNO

Durante los siguientes 5 años, el nuevo encargado del restaurante dejó de pagarle a Smith, lo maltrató física y verbalmente, y lo hacía trabajar 15 horas al día de lunes a domingo.

“Edwards llevó a cabo este trabajo forzoso aprovechándose de la discapacidad intelectual de Jack y manteniendo a Jack aislado de su familia, amenazando con arrestarlo y abusando verbalmente de él”, según documentos judiciales. “Su control sobre Jack también implicaba abuso físico“.

Bobby Paul Edwards fue sentenciado a 10 años de cárcel (Horry County Jail).
Bobby Paul Edwards fue sentenciado a 10 años de cárcel (Horry County Jail).

Edwards, que ahora tiene 54 años, fue detenido en octubre de 2017. Lo acusaron de “intento de establecer peonaje, esclavitud, servidumbre involuntaria o tráfico de personas”.

El juez del Tribunal de Distrito, Bryan Harwell, condenó en noviembre de 2019 a Edwards a 10 años de prisión y le ordenó pagar 272.952,96 dólares por concepto de salarios no pagados y compensación por horas extras.

El local donde sucedieron los hechos (Google Maps).
El local donde sucedieron los hechos (Google Maps).

“Por robar la libertad y el salario de su víctima, el señor Edwards se ha ganado cada día de su condena”, dijo la entonces fiscal federal de Carolina del Sur, Sherri A. Lydon, quien actualmente es la juez titular del mismo distrito.

NUEVO FALLO

Pero un Tribunal de Apelaciones este 21 de abril que el tribunal de distrito “se había equivocado” en la cantidad que debía pagar Edwards porque no tomó en cuenta las leyes laborales federales que le dan derecho al agraviado a recibir el doble de la compensación (por años de trabajos forzados), con lo cual la suma se eleva a 546.000 dólares.

“Cuando un empresario no paga esas cantidades, el empleado sufre pérdidas, que incluyen la pérdida del uso de ese dinero durante el periodo de retraso. Por tanto, para compensar plenamente al trabajador es necesario contabilizar las pérdidas derivadas del retraso”, dice la corte de apelaciones.

Mirá también

Mirá también

GML

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta