Un informe, cuatro teorías: qué dicen los científicos que investigan las pistas sobre el origen del coronavirus

admin

25/03/2021

Un equipo de científicos internacionales y chinos está a punto de presentar un informe sobre su búsqueda conjunta de los orígenes del coronavirus que desencadenó una pandemia, tras ser detectado por primera vez en China hace más de un año.

El extenso informe se publica después de meses de disputas, sobre todo entre los gobiernos de Estados Unidos y China, acerca de cómo surgió el brote, mientras los científicos tratan de mantener su atención en la búsqueda, hasta ahora infructuosa, del origen de un microbio que ha matado a más de 2,7 millones de personas y ha asfixiado las economías de todo el mundo.

No estaba claro cuándo se publicaría el informe, después de que su publicación se retrasara a principios de este mes. Según muchas opiniones, el informe podría ofrecer pocas respuestas concretas y podría plantear más preguntas.

Ofrecerá una primera visión por escrito de 10 epidemiólogos internacionales, científicos especializados en datos, veterinarios, laboratorios y expertos en seguridad alimentaria que visitaron China y la ciudad de Wuhan -donde un mercado fue considerado el epicentro inicial- a principios de este año para trabajar con sus homólogos chinos que recogieron el grueso de los primeros datos.

El hospital central de Wuhan, en China. Foto AP
El hospital central de Wuhan, en China. Foto AP

Los críticos han planteado dudas sobre la objetividad del equipo, insistiendo en que el gobierno chino tuvo una influencia decisiva en su composición. Los defensores de la Organización Mundial de la Salud, que reunió al equipo, afirman que no puede simplemente lanzar expertos en paracaídas para decir a un país lo que tiene que hacer, y mucho menos a uno tan poderoso como China.

“Espero que este informe sea sólo un primer paso en la investigación de los orígenes del virus y que la secretaría de la OMS probablemente lo diga”, dijo Matthew Kavanagh, director de la Iniciativa de Política y Gobernanza Sanitaria Global de la Universidad de Georgetown en el Instituto O’Neill. “Y espero que algunos critiquen esto como insuficiente”.

El viaje a Wuhan se anuncia como la primera fase de una tarea exhaustiva destinada a esclarecer los orígenes del virus.

La OMS se ha opuesto a la descripción de la misión como una “investigación”, diciendo que huele a una investigación forense invasiva que no estaba prevista en la resolución adoptada unánimemente por los estados miembros de la agencia en mayo, que allanó el camino para la colaboración. La OMS y China han establecido posteriormente las normas básicas.

El miembro del equipo, Vladimir Dedkov, epidemiólogo y subdirector de investigación del Instituto Pasteur de San Petersburgo (Rusia), resumió las cuatro pistas principales que se expusieron por primera vez en una conferencia de prensa maratoniana celebrada en China el mes pasado, acerca del presunto origen de la primera infección en humanos. Son, por orden de probabilidad: de un murciélago a través de un animal intermediario; directamente de un murciélago; a través de productos alimenticios congelados contaminados; de una fuga de un laboratorio como el Instituto de Virología de Wuhan.

Qué dice China

Las autoridades chinas, así como el jefe del equipo chino Liang Wannian, han promovido la tercera teoría -la de la cadena fría-, mientras que la administración estadounidense, bajo el presidente Donald Trump, ha jugado con la cuarta, la de la filtración del laboratorio. Pero Dedkov dijo que esas dos hipótesis estaban muy abajo en la lista de fuentes probables.

Sugirió que los productos congelados en los que se encontró el virus fueron probablemente contaminados por personas infectadas. También es probable que una persona infectada trajera y propagara el virus en el mercado de Wuhan asociado al brote, donde posteriormente se encontraron algunos de los productos contaminados.

“En general, todas las condiciones para la propagación de la infección estaban presentes en este mercado”, dijo Dedkov en una entrevista. “Por lo tanto, lo más probable es que se produjera una infección masiva de personas que estaban conectadas por el lugar”.

Un parque en Wuhan, China. Foto AFP
Un parque en Wuhan, China. Foto AFP

“En este momento, no hay hechos que sugieran que hubo una fuga de un laboratorio”, dijo Dedkov. “Si de repente aparecen hechos científicos desde algún lugar, entonces, en consecuencia, la prioridad de la versión cambiará. Pero, en este momento, no”.

Las sospechas de intromisión política han perseguido a la misión, y el jefe del equipo internacional -Peter Ben Embarek, de la OMS- reconoció en entrevistas la semana pasada, que podrían pesar “presiones” no especificadas sobre sus miembros. Liang, en una entrevista con un periódico chino, también lamentó la presión política sobre el equipo.

Los retrasos en el envío del equipo internacional a China, los repetidos retrasos en el calendario de publicación del informe y la modificación de los planes para el mismo -un resumen inicial de los resultados fue desechado como idea- no han hecho más que avivar las especulaciones de que los científicos han sido dirigidos por las autoridades políticas u otros.

“La última información que teníamos era que se esperaba que se publicara esta semana; tendremos que ver si eso ocurre realmente”, dijo el miércoles el encargado de negocios de Estados Unidos en Ginebra, Mark Cassayre. “Tenemos claro que se necesitarán otros estudios”.

Dijo que Estados Unidos tenía la esperanza de que el informe fuera un “verdadero paso adelante para que el mundo comprenda los orígenes del virus, de modo que podamos prepararnos mejor para futuras pandemias. De eso se trata realmente”.

Los dirigentes de la OMS, incluido el Director General Tedros Adhanom Ghebreyesus, elogiaron repetidamente la pronta respuesta del gobierno chino al brote, aunque las grabaciones de las reuniones privadas obtenidas por The Associated Press expusieron la frustración de los altos funcionarios de la OMS ante la falta de cooperación de China.

Visita sensible

El equipo internacional se basó totalmente en los datos recogidos por los científicos chinos tras la aparición del brote, y Dedkov calificó la visita a Wuhan como un “viaje analítico, principalmente con fines de análisis retrospectivo en el sentido de que estudiamos sólo los datos que se obtuvieron antes”.

No recogimos ninguna muestra, no realizamos ningún estudio de laboratorio allí, sólo analizamos lo que se nos mostraba”, dijo. Si no se recogieron algunos datos, no fue porque los chinos quisieran ocultar algo, añadió.

La visita del equipo fue políticamente sensible para China, que está preocupada por cualquier acusación de que no manejó el brote inicial de forma adecuada. Poco después del brote, el gobierno chino detuvo a algunos médicos chinos que intentaron dar la alarma.

El informe, que según Ben Embarek ocupó la semana pasada unas 280 páginas, está destinado a formular recomendaciones y a sentar las bases para los próximos pasos, como por ejemplo si el equipo, u otros, obtienen un nuevo acceso a China para realizar más análisis. En última instancia, el objetivo es encontrar pistas que ayuden a prevenir otra pandemia de este tipo en el futuro.

Kavanagh, de Georgetown, dijo que no ha visto el informe, pero que tiene sospechas sobre lo que dirá.

“Basándonos en lo que hemos oído hasta ahora, espero que el informe dé cierta credibilidad a una relación entre la cría de animales salvajes y el COVID-19, pero sin pruebas completas sobre cómo pudo ocurrir exactamente el paso de los animales a los humanos”, dijo.

Dedkov dijo que lo siguiente es planificar una “investigación en tiempo real”, pero señaló que no hay garantía de que los futuros viajes encuentren todas las respuestas.

“Pero se puede intentar”, añadió. “Por supuesto, si se encuentra la fuente de origen del virus, ayudará a responder a muchas preguntas y, en general, disipará esta innecesaria tensión política en torno al virus”.

Daria Litvinova y Jamey Keaten. Agencia AP

PB​

Lo leiste en #FMVoz

0 Comments

Dejá una respuesta

Abrir